Empresa

Apple siembra la duda sobre todo el modelo de licencias de Qualcomm

En el litigio que enfrenta a Apple y Qualcomm por 1.000 millones de dólares, la firma de Tim Cook pretende echar por tierra las bases de todo el negocio del proveedor de chips.

Apple pasa a la ofensiva total en su particular guerra con Qualcomm. Así pues, y con el fin de dinamitar todos lo cimientos del negocio de este fabricante de chips, la empresa de Tim Cook acaba de solicitar a un tribunal federal de EEUU que considere inválidos todos los acuerdos de licenciamiento que unían a ambas entidades y que obligaban a Apple a pagar una cantidad fija a Qualcomm por cada iPhone fabricado.

Esta petición se suma a la demanda que la firma de la manzana mordida ya presentó contra Qualcomm en enero, después de que el fabricante de semiconductores se negara a devolver unos 1.000 millones de dólares en pagos en referencia a la tecnología de radio y otros chips de esta marca incorporados en los iPhone. Anteriormente, y por cerrar la teoría conspiranoica, Apple había colaborado públicamente con loas autoridades reguladoras coreanas que estaban investigando las operaciones y el monopolio de Qualcomm en este mercado, algo que no debió sentar muy bien a su amado proveedor de chips.

Qualcomm no hace ni una concesión a la UE en la compra de NXP

La polémica práctica de Qualcomm, conocida como ‘sin licencias, sin chips’, exige a todos sus clientes firmar acuerdos de licencias de patentes antes de poder acceder a la adquisición de sus chips, lo cual permite a la firma obtener una vía de ingresos extra más allá de la pura comercialización de sus semiconductores. En concreto, los chips de módem (que son los que permiten conectar el teléfono a las redes móviles) son los más usados para esta suerte de chantaje, ya investigado por las autoridades de competencia norteamericanas y también la Comisión Europea.

Según denuncia Apple, y siguiendo la estela de Blackberry que ya ganó su arbitraje contra Qualcomm, esta compañía podría cobrar por la licencia de la patente o por el chip… pero no por ambos al mismo tiempo. Dicho de otro modo: se podría considerar un obstáculo a la competencia el no poder comprar un semiconductor de forma independiente, sin tener que sellar ningún acuerdo de propiedad industrial.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.