Empresa

Apple recurrirá la multa de 13.000 millones de la Unión Europea

apple-ventas-productos

Apple se siente perseguida en Europa por “generar muchas noticias” y defiende sus prácticas fiscales en el Viejo Continente por las que la UE les reclama 13.000 millones de euros defraudados entre 2003 y 2013.

Que a Apple no le sentó nada bien la sanción de 13.000 millones de euros impuesta en agosto por la Unión Europea a causa de sus escarceos financieros no es ningún secreto. El propio Tim Cook llegó a calificar esta multa de Bruselas como “basura política”. Lo único que faltaba ya era la confirmación de que los de Cupertino recurrirían la decisión de manera formal.

Para ello ha habido que esperar a hoy, cuando la Comisión Europea ha publicado el dictamen final -de 130 páginas- en que se condena el uso de los privilegios fiscales de Irlanda por parte de Apple y que permitieron a esta multinacional evadir esos 13.000 millones de euros entre 2003 y 2013.

La firma de la manzana mordida ha contestado por voz de Bruce Sewell, vicepresidente de Apple, en una entrevista a Reuters, en la que mantiene los mismos argumentos que ya sostuvieron durante la investigación comunitaria: que no cuentan con ningún tipo de trato de favor por parte del gobierno irlandés (pese a los dos pactos fiscales existentes entre ambas instituciones, firmados en 1991 y 2007), que en todo momento respetaron las normas europeas de movimiento de capitales y que pagaron los impuestos correspondientes sobre la venta de sus productos en los países donde éstas se generaron. Unos principios que también comparte el gobierno irlandés, que tampoco acepta la decisión tomada por la UE al entender que está tratando de inmiscuirse en su política fiscal nacional.

Sewell también insinúa que la Unión Europea no obró con total diligencia durante la investigación, casi rozando la manía persecutoria que dicen sufrir muchos infantes. En concreto, Apple se queja de que “es un objetivo fácil porque genera un montón de noticias”, además de acusar de que la UE habría realizado un proceso de investigación y valoración distinto al habitualmente empleado para analizar este tipo de prácticas (incluso rechazando de plano la opinión de los expertos aportados por Irlanda en este caso).

Y no sólo eso: el directivo carga de frente contra la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager: “Esta sentencia permite además que la comisaria se convierta en la ‘Danesa del año 2016′”, honor que el diario de ese país ‘Berlingskea’ ha concedido recientemente a esta política.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.