Empresa

Alphabet crea XXVI Holdings para separar Google del resto de negocios alternativos

Alphabet, nuevo nombre de Google

Una nueva reestructuración de Alphabet, matriz de Google, incluye la creación de un nuevo holding llamado XXVI que aglutinará todos los negocios del grupo de forma independiente entre sí.

En octubre de 2015, Google se convertía oficialmente en una filial de Alphabet: un holding creado ex profeso para valorizar mejor cada unidad de negocio en un grupo donde los negocios del popular buscador (que incluye también a Android y YouTube) copan el 99% de la facturación total. Y si a nivel operativo esta diferenciación se ha llevado a cabo con relativa fluidez, lo cierto es que todos los ‘negocios alternativos’ de Alphabet (como Verily, destinada a sanidad, o Waymo, para los coches autónomos) seguían dependiendo legalmente de Google.

Una situación ilógica que no daba sentido legal a la existencia de dos sociedades que controlaban exactamente lo mismo y a la que la compañía de Larry Page y Sergey Brin va a poner fin. Para ello, Alphabet creará XXVI, un holding de nueva creación que aglutinará a todas sus sociedades en igualdad de condiciones y de manera totalmente diferenciada a nivel legal.

Como puede verse en la gráfica inferior (distribuida por Businessmonkeynews), bajo el paraguas de Google se quedará el propio ‘core’ del grupo -especialmente, la gestión publicitaria-, la división cloud, YouTube, Android, el negocio de hardware (Pixel o Chromecast) y su homólogo de infraestructuras.

Al mismo tiempo, XXVI Holdings controlará directamente a otras compañías como Calico (alargar y mejorar la vida humana), Nest (domótica), SideWalk (smart cities), GV (fondo de capital privado), X (antigua Google X, el laboratorio de proyectos más secretos del grupo), Jigsaw (incubadora tecnológica para desafíos geopolíticos), Verily (sanidad), Deepmind (inteligencia artificial), Waymo (coches autónomos), Capital (equity fund) y la división de ‘acceso y energía’, que engloba a su vez a Google Fiber y sus propuestas en energías renovables. Recordemos que todas estas compañías apenas representan el 1% de la facturación total de Alphabet y arrojaron unas pérdidas nada desdeñables de 772 millones de dólares en el segundo trimestre del año.

XXVI no es un nombre elegido al azar, sino que representa al número de letras en el alfabeto expresadas en números romanos. Un juego de palabras que sigue al de la propia Alphabet, representativa de todo el conocimiento humano que esta empresa busca indexar, manejar y entregar a los millones de internautas que usan sus servicios, cada vez más omnipresentes.

Estos cambios no tendrán ningún tipo de impacto sobre la distribución accionarial de Alphabet, la operativa diaria, los puestos de trabajo de sus 75.600 empleados o las fórmulas de pago de impuestos a los gobiernos nacionales. En lo que sí habrá cambios será en la manera en que el grupo hace públicas sus cuentas: al considerar Google una filial a todos los efectos (cambiará su denominación a la de sociedad limitada, LLC en inglés, adecuándose así a su nuevo status de empresa no cotizada) no tendrá que desglosar los datos financieros de cada una de sus divisiones.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.