Empresa

Airbnb perderá 350 millones en Londres este año por el límite a los alquileres

Airbnb perderá 350 millones en Londres por los límites a los alquileres

El nuevo límite de 90 noches al año para que los propietarios alquilen sus viviendas en Londres podría suponer para Airbnb una pérdida en 2017 de hasta 350 millones de dólares en reservas en la capital británica.

Airbnb se ha visto en los últimos meses más controlada por los reguladores, que han obligado a la startup de Silicon Valley a realizar concesiones. Ahora, un estudio realizado por la herramienta de búsqueda de alojamiento AllTheRooms -en el que ha participado el medio Financial Times-, ha calculado el elevado coste que supondrá para la compañía de economía colaborativa el cumplimiento de la nueva regulación en Londres, el segundo mayor mercado para Airbnb.

Las 10 casas rurales más caras y lujosas de Airbnb

Según la investigación, cerca de un tercio del ahorro que Airbnb ofrece a los viajeros con respecto a lo que cuesta un hotel proviene de las ventajas fiscales que la empresa obtiene con su modelo de negocio. Hace tiempo que la compañía intenta resolver el problema de los impuestos en Europa, buscando fórmulas para que los propietarios de los inmuebles abonen la pertinente tasa impositiva al declarar ingresos por el alquiler de los inmuebles a través de su plataforma.

En Reino Unido, la ventaja de Airbnb es todavía más elevada que en otras regiones, ya que el Gobierno impone impuestos elevados a los hoteles pero brinda exenciones fiscales a los pequeños negocios y a los propietarios que alquilan habitaciones. 

El nuevo límite de 90 días para Airbnb

Mientras que en otros lugares como Amsterdam los alquileres están limitados a 60 noches al año, en Londres el nuevo límite es de 90 días, que obligan a la plataforma a bloquear los alquileres cuando se supere esta cifra -a no ser que el propietario cuente con una autorización especial del ayuntamiento-.

Este dato supone que casi la mitad de las noches que se alquilaron mediante la plataforma en 2016 se verán ahora comprometidas por la nueva regulación, implicando una reducción de un tercio durante este 2017. Ante este panorama, algunos usuarios se inclinarán por una vivienda distinta de Airbnb, mientras que otros se decantarán por otras alternativas como Booking.

Según AllTheRooms, de no ser por las nuevas limitaciones, los ingresos por alquileres de Airbnb en Londres habrían pasado de 600 millones de dólares en 2016 a 1.240 millones en 2017. Ahora, sin embargo, la expectativa es que no rebasen los 812 millones de dólares. Los ingresos netos de la compañía en la capital se situarán levemente por encima de los 100 millones de dólares, ya que la startup cobra una tarifa por servicio del 13% de cada alquiler.

Así funciona Experiencias de Airbnb, las visitas turísticas colaborativas que llegarán a España en 2017

Desde la compañía alegan que los clientes disponen de una amplia variedad de alojamientos alternativos en su misma plataforma, mientras algunos de sus principales competidores como HomeAway y Booking.com, no imponen el límite de los 90 días arguyendo que las reservas son responsabilidad exclusiva del propietario.

Muchas autoridades se han quejado en los últimos tiempos por el incumplimiento de la normativa de Airbnb, además del daño que la plataforma ha provocado en la oferta de alquileres a largo plazo y en el sector hotelero.

En 2016, los reguladores de Berlín prohibieron los alojamientos a corto plazo de viviendas completas, Nueva York también ha impuesto severas oenalizaciones a las estancias cortas en apartamentos y  el ayuntamiento de Barcelona, otro de los grands mercados de la plataforma, ya ha multado en varias ocasiones a Airbnb, sumando más ejemplos a la conflictiva relación entre la economía colaborativa y la legislación actual.

Vía | Financial Times

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.