Empresa

A Google se le acumulan las deudas: Francia podría reclamarle 1.200 millones de euros

Escrito por Lara Olmo

A Google se le acumulan las deudas (y las sanciones). A la histórica que le ha interpuesto la Comisión Europea podría sumarse la del fisco francés, que considera que le debe 1.200 millones de euros.

Que Google se retrase en sus obligaciones tributarias no es ninguna novedad: en 2016 llegó a un acuerdo con el fisco de Reino Unido para pagarle cerca de 150 millones de euros en impuestos atrasados desde 2005 y también ese año Francia le exigió la devolución de 1.600 millones de euros por el mismo motivo.

Un año después, y si que este asunto se haya resuelto, el país galo está planteándose imponerle a la multinacional estadounidense otra sanción para que cumpla con sus obligaciones fiscales, pero esta vez la cantidad reclamada es de 1.200 millones de euros.

El motivo tras la evasión fiscal es el mismo en ambos casos: la sede europea de Google está en Irlanda, donde la presión fiscal es mucho menor, y la empresa tributa allí todo su volumen de negocio, independientemente del país europeo que lo origine (una práctica que también aplican otras grandes tecnológicas como Apple).

Ahora los jueces galos están debatiendo si debe hacerlo conforme a los ingresos que logra en Francia como si su sede estuviera en este país. De resolverse afirmativamente, esta sanción llegaría días después de la multa histórica que acaba de imponerle la Comisión Europe a Google de 2.400 millones de euros.

La medida no está exenta de polémica. Pese a lo que podría parecer, hay ciudadanos franceses que son contrarios a la posible nueva sanción contra Google, que interpretan como una manifestación de “populismo tributario”.

“Cualquier cambio en la interpretación de la ley tributaria se aplicaría a todas las empresas y podría disuadir la inversión en Francia“, afirma a Bloomberg el abogado especializado en fiscalidad, Maximilien Jazani.

Para él, la actual economía digital, sustentada por el propio Google, Facebook o Amazon, debería regularse por la permanencia del negocio, es decir, que no vincule la actividad de estas empresas con los países donde son consumidos sus servicios, para “evitar conflictos territoriales” o la doble o triple fiscalidad.

Así es la ingeniería financiera de Google para pagar menos impuestos en Europa

La coordinadora de justicia tributaria de la Red Europea de Deuda y Desarrollo (EURODAD) en Bruselas está de acuerdo con esta postura y dice que las reglas actuales están obsoletas porque se remontan a años en los que las multinacionales tenían fábricas en los países donde vendían sus productos.

Aunque no todos en Bruselas tienen esta posición. Margrethe Vestager, la máxima autoridad en materia de Competencia en la Unión Europea, está plantando cara a los “Big Five” y está liderando varias investigaciones para evitar que se aprovechen de unos beneficios fiscales que, a su juicio, son ilegítimos.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.