Empresa

7 de los peores errores que puedes cometer en el trabajo

9 de los peores errores que puedes cometer en el trabajo

Existen una serie de errores, malas actitudes y comportamientos negativos que nunca deberías tener en tu espacio de trabajo si no quieres generar mal ambiente y lastrar las relaciones con tus compañeros de equipo.

Equivocarse es humano, pero existen determinadas actitudes y comportamientos que pueden dañar con creces tu carrera profesional, causarte problemas dentro de la empresa, mermar la buena relación con tus jefes o compañeros o eliminar tus oportunidades de ascender, promocionar o mejorar tu reputación.

Estas son 7 formas sencillas de hacerte imprescindible en el trabajo

La autoconciencia se trata de una habilidad crítica que deberías desarrollar en tu lugar de trabajo. Es la base de la inteligencia emocional, un conjunto de habilidades que la reciente investigación de TalentSmart demuestra que es responsable del 58% del rendimiento laboral. Para que seas más consciente de ti mismo y puedas corregir tus errores, destacamos nueve faltas que no deberías cometer en tu entorno laboral.

7 errores que no debes cometer en tu empresa

  • Exceso de promesas y bajo rendimiento: No tiene ningún sentido prometer algo y generar frustración, ya sea a clientes, compañeros, a tu jefe o los proveedores e inversores de tu compañía. Por ello, es fundamental tener cuidado con la fecha límite y ser realista con respecto a la creación de objetivos y el cumplimiento de expectativas. 
  • Secuestro emocional: Gritar, arrojar objetos, hacer llorar a otro miembro del equipo o propiciar discusiones encarnizadas es una actitud reprochable. Demuestra inestabilidad, te hace parecer intimidante y plasma escaso control de tus emociones.
  • Adular a tu jefe: Lo ideal es tener una relación basada en el respeto mutuo, el diálogo y la escucha activa. Desde luego, intentar pasar por encima de los demás y hacer la pelota engordando el ego de tu jefe no te llevará a buen puerto, y menos aún entre tus compañeros.
  • Puñaladas por la espalda: Ser cotilla o chismoso, hablar mal de los demás a sus espaldas, generar conflictos innecesarios o pisar a otra persona para quedar bien delante de tu jefe o de un cliente te acarreará numerosos problemas y te hará parecer rencoroso, trepa y despiadado. Recuerda que el fin no justifica los medios. 
  • Negatividad excesiva: Por supuesto, todos tenemos bajones y malos momentos, y puedes solicitar apoyo. Sin embargo, tener una actitud permanentemente pesimista contagiará a tus compañeros y generará un clima oscuro en el trabajo.
  • Alardear: Regodearte de tus méritos, pecar de narcisista, sentirte superior a los demás o presumir constantemente de un ascenso, de tu sueldo o de tu nivel de vida te creará una justa fama de egocéntrico, vanidoso, poco empático y mal compañero.
  • Criticar constantemente tu trabajo: Si odias tu espacio de trabajo, no deberías gritarlo constantemente a los cuatro vientos. Por supuesto, puedes emitir quejas a tu jefe ante injusticias o conflictos o denunciar tu situación ante un sindicato si tienes problemas en tu trabajo.

Fuente | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.