Empresa

9 pequeñas técnicas cotidianas para ahorrar más dinero

9 pequeñas técnicas cotidianas para ahorrar más dinero

Si necesitas que te echemos un cable para ahorrar dinero, repasamos algunas de las técnicas cotidianas de ahorro más sencillas que puedes comenzar a llevar a la práctica nada más finalizar la lectura de este artículo.

Si quieres ahorrar dinero al final de cada mes, la clave para alcanzarlos puede residir en construir una sólida colección de hábitos cotidianos más pequeños que no implican grandes exigencias ni privarte de las cosas más importantes. En pequeñas dosis, estos podrán servirte para ahorrar para la jubilación, realizar un viaje soñado, darte un pequeño capricho o llegar a final de mes con más holgura, así como afrontar gastos inesperados.

Cómo ahorrar 1.500 euros en 2018 con este método infalible

Si en otras ocasiones te hemos hablado de métodos virales para ahorrar como la técnica japonesa Kakebo para ahorrar hasta un 35% de tu sueldo -se trata de una especie de agenda para registrar tus gastos e ingresos, permitiéndote reflexionar acerca de tus hábitos, aprendiendo a ahorrar y mejorando la administración financiera-, la hucha del cambio, el reto de las 52 semanas, el método de ahorro Harv Eker o el sistema de los sobres, hoy queremos hablarte de pequeños y simples hábitos que puedes desarrollar desde hoy para mejorar tu situación financiera y lograr que tu dinero ahorrado crezca.

9 métodos cotidianos para ahorrar más

  • Configura transferencias automáticas: Algunos bancos tienen opciones para reservar o apartar una cantidad fija de dinero al mes de forma automática. Puedes tener una cuenta intocable destinada en exclusiva al ahorro, usar una cuenta de Paypal o realizar transferencias con periodicidad determinada para ahorrar un porcentaje de tu sueldo.
  • Planifica en detalle tus compras: Haz una lista exacta de la compra con un máximo y un mínimo de presupuesto, evalúa las posibles ofertas y descuentos y evita los gastos impulsivos, los caprichos superfluos y la adquisición de artículos innecesarios.
  • Encuentra alternativas más baratas: En ámbitos como la ropa, el ocio o la alimentación intenta economizar o apostar por opciones menos costosas, como las marcas blancas. Por ejemplo, estos son los 10 mejores productos de marca blanca en relación calidad-precio, según la OCU.
  • Calcula los gastos: Crea un fondo mensual destinado a abonar los gastos como las facturas, los recibos o el alquiler. De esta manera, podrás ahorrar de forma más ordenada.
  • La tradicional hucha: El margen de ahorro semanal puede ir a parar a una hucha que no romperás hasta que se llene o en un determinado período de tiempo. En ella tienen cabida la calderilla, las vueltas de las compras diarias o ese billete que te has encontrado por la calle.
  • Comprométete a ahorrar los extras: Si has tenido un estupendo mes como freelance, has cobrado la paga extra de Navidad, te ha tocado un pellizco en la lotería o te han pagado un proyecto atrasado, no corras a gastarte el dinero y ahórralo.
  • Frascos de ahorro específicos: Puedes tener diferentes botes de ahorro para diferentes fines como ocio, productos culturales, vacaciones y viajes, comer o cenar fuera, formación o gastos del hogar.
  • Gasta menos en una categoría específica: En lugar de ahorrar en todos los ámbitos, puedes apostar por hacerlo en un área en la que existan gastos redundantes. Por ejemplo, si pagas por separado para ir al gimnasio, a la piscina y tienes un entrenador personal, concibe la forma de aunarlos en un mismo servicio. Si constantemente tiras comida caducada, replantéate tu forma de consumo.
  • Dedica tiempo al seguimiento de tus progresos financieros: Evalúa tus deudas, el dinero que ganas, la evolución de tu cuenta corriente y tus posibilidades de ahorro al final de cada mes.

Fuente | Mental Floss

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.

  • José

    No casarte …. 😛 (es broma)