Empresa

8 cosas que debes hacer para que el lunes sea el día más productivo de la semana

8 cosas que debes hacer para que el lunes sea el día más productivo de la semana

¿Te cuesta recuperarte del fin de semana y cambiar ocio por madrugón, cafeína y tareas laborales? Para facilitar tu adaptación y convertir el lunes en el día más productivo de la semana, te aportamos los siguientes consejos.

Son muchos los que sienten vértigo ante los domingos, pero más los que aborrecen los lunes. El primer día de la semana se antoja para muchos como una cuesta de enero en miniatura, una ladera de difícil escalada o una jungla llena de trampas dominada por el reloj, las tareas que se han acumulado en la agenda, los correos electrónicos y llamadas telefónicas atrasadas que es preciso responder o la prisa y el estrés de conciliar los horarios y las obligaciones personales y profesionales.

5 tipos de música que mejoran tu productividad

Sin embargo, ¡que no cunda el pánico! Bien gestionado y afrontado con ánimo y solvencia, los lunes son un día fundamental para recargarse de energía, establecer las prioridades y metas de la semana y gestionar el tiempo adecuadamente. ¿Y cómo convertir este día en el más productivo de todos? Solamente tienes que llevar a cabo las 8 pequeñas acciones que apuntamos a continuación.

8 mini acciones para que el lunes sea el día más productivo de todos

  • Haz una lista de tareas pendientes y agrupa elementos similares: Esta se trata de una técnica de productividad increíblemente eficaz, cuyo fin es ahorrarte tiempo entre transiciones. Si realizas de forma seguida las tareas del mismo tipo o dificultad podrás organizarte y llevarlas a cabo en los fragmentos del día con picos más altos de productividad.
  • Realiza una tarea sencilla como primera cosa de la mañana: No hay nada más satisfactorio para tu cerebro que una meta cumplida o tarea realizada, por lo que escoge algo pendiente que no te lleve demasiado tiempo ni implique un exceso de esfuerzo -como una publicación breve en tu blog o responder un email- y utiliza esa retroalimentación positiva para recargarte de energía.
  • Planifica tu vida social: Debes intentar corregir el hecho de que tu horario te domine y dictar, dentro de la flexibilidad que tengas, tus propios horarios. Para mantener una alta motivación a lo largo de la semana, es importante que asumas la responsabilidad de la organización y dejes fijados planes de ocio. Saber que a mitad de semana cenarás con tus amistades o que el viernes acudirás a un concierto o a ese esperado estreno de cine será un cebo que te ayude a avanzar.
  • Escoge una meta principal para la semana y mide tu éxito sobre esa base: Un truco excelente es elegir un objetivo en particular cada semana que deberás haber logrado el domingo siguiente. Por supuesto, es clave que sea realista. Por ejemplo, si quieres comenzar una novela, tu meta de esta semana podría ser completar el primer capítulo. Cuando se convierta en un hábito, podrás establecer objetivos de mayores dimensiones y más frecuentes.
  • Haz tu compra de la semana: No dejes que el horario y las obligaciones laborales o la prisa dominen tu alimentación, ya que esta es un pilar fundamental de tu salud, de tu equilibrio y de tu felicidad. Por ello, es importante que planifiques tu menú semanal con antelación y realices la compra de los ingredientes saludables y frescos que precises para poder seguir una dieta rica en nutrientes variados y cocinar cada noche el tupper que te llevarás a la oficina al día siguiente.
  • Un café o una infusión por la mañana: Sin pasarte con la dosis de cafeína ni de teína consumida a lo largo del día, al desayuno puedes incorporar la bebida que mejor te siente para estimular tu energía y mejorar tu capacidad de atención y concentración. 
  • No revises el correo electrónico hasta el mediodía: Aunque pueda resultar tentador -y salvo asuntos urgentes-, tu mañana será mucho más productiva si en lugar de bucear durante largo rato por tu bandeja de entrada aparcas hasta el mediodía este asunto pendiente y comienzas por las tareas más complejas y tediosas. extensiones de Gmail para mejorar tu organizaciónTambién te recomendamos instalar estas.
  • Establece alarmas para tomar pequeños descansos: Los recordatorios te ayudarán a pautar pequeños momentos de relax y desconexión. Lo ideal es que estos sean de cinco a diez minutos cada hora y media o dos horas. También puedes recurrir a la técnica Pomodoro. Eso sí, no recurras al descanso para seguir enganchado a tu smartphone o quedarte sentado en el sitio: abandona los dispositivos tecnológicos, pasea, toma un snack saludable, realiza unas asanas de yoga y respira aire fresco. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.