Empresa

7 consejos para afrontar la vuelta de vacaciones (con el mismo optimismo con el que las empezaste)

Escritorio de trabajo a rebosar tras la vuelta de vacaciones
Escrito por Redacción TICbeat

El trabajo es aquello que sucede entre unas vacaciones y otras. Vivimos pensando en los próximos puentes y en nuestros días libres para descansar. Pero irse implica volver y la vuelta siempre es dura. Aquí tienes siete consejos para que la incorporación después vacaciones sea lo más llevadera posible.

La vuelta de vacaciones es quizás, junto con la cuesta de enero, uno de los momentos más complicados a los que se enfrenta el ser humano a lo largo del año. Vivimos pensando en los próximos puentes o días libres. Calendario en mano marcamos en rojo, y en grande, los merecidos días de descanso entre jornada y jornada.

Pero irse implica volver y para evitar aquello que dice la canción de Volver, con la frente marchita…. te damos siete consejos que te ayudarán a afrontar la vuelta de vacaciones con el mismo optimismo con el que te fuiste y así evitar el tan temido síndrome postvacacional.

Los especialistas aseguran que es necesaria entre una y dos semanas para volver a la rutina del día a día y recuperar el ritmo de productividad. Aun así existen ciertos hábitos que pueden ayudarnos a afrontar el regreso con una sonrisa de oreja a oreja o al menos sin caer en el temido síndrome post vacacional.

1. Busca el lado positivo a la vuelta al trabajo (sí, afirmativo, lo tiene)

Reencontrarse con los compañeros de trabajo es uno de los principales motivos de alegría a tener en cuenta para querer incorporarse a la rutina. Como cuando éramos pequeños y el primer día después de un largo verano nos mandaban hacer una redacción contando qué habíamos hecho en todos esos días de período estival. Pues igual pero en versión hablada y resumida y con un café en mano mientras inicias el ordenador y vas saludando a tus compañeros de departamento.

2. Vuelve de vacaciones unos días antes

A todos nos gusta aprovechar al máximo hasta el último minuto de nuestros días libres. A no ser que sea estrictamente necesario, procura regresar de tu lugar de vacaciones unos días antes. Además de ser beneficioso para tu cuerpo y tu mente, evitarás aglomeraciones y atascos innecesarios y propios de la “operación retorno” de las vacaciones.

3. Adquiere el hábito de madrugar antes de incorporarte

A lo bueno nos acostumbramos muy pronto y en vacaciones el despertador es lo primero que desconectamos. Por eso es recomendable que unos días antes de incorporarte al trabajo vayas, de manera progresiva, madrugando. Así llegado el día “D” tu cuerpo estará acostumbrado y no te costará nada salir de la cama. Eso sí, el día anterior no vale trasnochar. Tienes que mentalizarte de que la vuelta al trabajo está cerca y el descanso es esencial de cara a evitar estrés durante la vuelta a la rutina. 

Este curioso truco te ayudará a mejorar tus relaciones en el trabajo

 4. Adelanta el despertador 10 minutos

Si a pesar de lo anterior, la idea de volver al trabajo no provoca en ti una sonrisa, prueba a poner el despertador 10 minutos antes de lo habitual. Ese tiempo es suficiente para hacer unos ejercicios de estiramiento, tener una primera toma de contacto con el nuevo día, darte una ducha más tranquila de lo habitual, tomar un desayuno completo, etc., en definitiva prepararte mentalmente para afrontar la vuelta.

5. Incorpórate de manera progresiva y prioriza tareas

El primer día de trabajo tras la vuelta de vacaciones es recomendable que lo hagas poco a poco. Si has tenido la suerte de desconectar al 100% empieza iniciando tu equipo de trabajo y accediendo al correo para ponerte al día de todo lo ocurrido. Si por el contrario has tenido acceso restringido al email y sabes, por encima, todo lo que ha sucedido durante tu ausencia, avisa a los miembros de tu equipo de tu vuelta y organiza tu jornada según las prioridades. 

6. Organiza planes para después del trabajo

Vuelvas cuando vuelvas de vacaciones siempre hay un plan para después del trabajo. Aprovecha los días con luz natural para hacer planes al aire libre. Quizás sea un buen momento para practicar deporte. Queda a merendar con amigos de la facultad, haz planes con tu pareja o compra entradas para el teatro. Tener la mente distraída después del trabajo es básico para recargar pilas entre jornada y jornada.

7. Divide las vacaciones a lo largo del año laboral

A no ser que en tu empresa por convenio esté estipulado un momento concreto para tener vacaciones, procura espaciar los días a lo largo de todo el año. Tener concentradas las vacaciones sólo es recomendable si tienes planeado un viaje largo que requiera tiempo. De lo contrario, mejor poco a poco. Volver al trabajo sabiendo que pronto tendrás unos días de descanso ayuda a la mente organizarse mejor y a pasar “ese trago de la vuelta” con una actitud más positiva.

Las mejores técnicas para motivarte al volver al trabajo tras las vacaciones

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.