Empresa

Cómo ganarte el respeto de los miembros de tu equipo

Cómo ganarte el respeto de los miembros de tu equipo

El respeto es uno de los valores más importantes que debes fomentar y provocar en tu equipo. Ganarte la admiración sana entre los miembros de la plantilla es posible mediante las siguientes estrategias.

A la hora de ser un buen jefe, existen diversas habilidades y competencias que deben trabajarse, desde descubrir cuál es el estilo de liderazgo más óptimo a reducir las posibles actitudes tóxicas o aprender a retener el talento dentro de tu compañía. Asimismo, dentro de la plantilla es importante fomentar el compañerismo, la competitividad sana o el espíritu colaborativo, además de valores como la sinceridad, el compromiso o la generosidad con el resto de compañeros.

10 libros que todo buen jefe debería leer (o tú si quieres ser un gran líder)

Otro de los puntos clave cuando te encuentras en una posición de liderazgo es lograr que las personas que integran tu proyecto sientan respeto por ti, lo que facilitará que las conversaciones sean más fluidas, las negociaciones más cómodas y la dinámica de la empresa más compacta y poderosa. Para generar respeto puedes recurrir a las siguientes claves.

  • Amabilidad ante todo: Las personas hoscas y maleducadas generan aversión y rechazo. Por ello, se trata de una premisa muy sencilla: si quieres que te traten con respeto, debes hacer lo mismo tú también, asegurándote de ser amable y educado en todos los contextos sociales, laborales o familiares.
  • Elimina las conductas groseras de tu rutina diaria: Las acciones de tu día a día son fundamentales para generar respeto, por lo que debes prestar atención a tus oyentes, desarrollar la empatía y generar un entorno de escucha cordial. Evita gestos irrespetuosos como estar con el móvil mientras te hablan, gesticular ante otras personas o hablar mal de alguien delante de otros. Considera que no te gustaría que a ti te hiciesen nada semejante.
  • Escucha de verdad: Escuchar no es sinónimo siempre de oír, sino que requiere una actitud proactiva, esfuerzo, voluntad, atención y concentración. Si escuchas adecuadamente, podrás desentrañar las las necesidades, emociones y problemas de tus empleados, inducirlos a compartir experiencias y hacer que los demás se sientan validados e importantes. 
  • Brinda tu mano a los demás: Si escuchas a otros en momentos de necesidad y les prestas tu ayuda, podrás ser útil y generar respeto.
  • No pongas excusas y responsabilízate de tus acciones: Tus decisiones son tuyas, por lo que salvo una circunstancia de fuerza mayor, no recurras a la excusa ni a la mentira para restarte responsabilidades. Si has llegado tarde a una reunión, no has podido terminar un proyecto o has tenido una mala contestación hacia un empleado, aporta una explicación oportuna y discúlpate si es necesario. 
  • No te aferres a la rabia: El resentimiento puede envenenarte, por lo que es mejor que te permitas el enfado y luego avances para dejar atrás la situación. Además de infundir respeto a los demás, te evitará problemas de ansiedad y de estrés y te ayudará a retener mejor tu energía.
  • La evolución es clave: Estar abierto al cambio te abrirá muchas puertas y propiciará que tu mente sea más flexible y completa. No te dejes llevar por al automatismo, adquiere nuevas habilidades e intenta no dejar de crecer como persona.

Vía | Entrepreneur

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.