Empresa

6 estrategias para potenciar la competencia sana en el trabajo

Aquí tienes 6 estrategias para foemntar la competencia sana en tu entorno de trabajo

La competencia sana busca un equilibrio entre el deseo de evolución y autosuperación de los empleados sin desembocar en una competitividad negativa y feroz que repercuta en un ambiente laboral negativo para los trabajadores.

Construir un ambiente de trabajo sano y competitivo es clave para promover y aumentar la productividad, la innovación o la motivación de la plantilla de empleados. Desde la directiva de la empresa, la cultura corporativa debe fomentar estos valores sin incentivar a una competencia insana y negativa que repercuta negativamente en los resultados y el ambiente laboral.

Cómo aplicar la inteligencia emocional en la empresa

En este artículo te aportamos algunas de las claves más efectivas y puestas en práctica por miles de compañías a la hora de llevar la competencia sana por bandera y lograr la integración y la productividad de todos los miembros del equipo.

6 consejos para promover la competencia sana

  1. Selecciona a las personas adecuadas: Durante los procesos de selección de personal, debes hacer especial hincapié en reclutar a aquellos candidatos para el puesto que proyecten valores de competencia sana, autosuperación personal, compañerismo y espíritu de colaboración, así como ganas de promocionarse de forma interna y aportar valor a la compañía. Los reclutadores deben rechazar aquellos perfiles que destaquen por una competitividad insana, dañina y excesiva para el entorno laboral.
  2. Establece metas y objetivos compartidos: Para que los empleados alcancen su pleno potencial, debes marcar metas concretas que contribuyan a que desarrollen su éxito tanto personal como colectivo. Para ello, es importante celebrar reuniones periódicas con el fin de evaluar el rendimiento de los empleados y encontrar recursos para fortalecer su mentalidad y espíritu de trabajo.
  3. Aporta feedback a los trabajadores: Los comentarios acerca de su desempeño laboral y la evaluación a través de diversos sistemas de retroalimentación son fundamentales para animar a los empleados a mejorar y corregir sus errores. Que todos dispongan de feedback es muy importante para generar una cultura corporativa unida y sólida. 
  4. Valora la diferencia: Los empleados no son robots, por lo que bienvenidas sean las diferentes perspectivas, ángulos y aportaciones diversas que los diferentes miembros del equipo puedan realizar. Es importante para el enriquecimiento de la compañía que se fomente la diversidad intelectual, la multiplicidad de puntos de vista y que, además, exista un espacio creativo y seguro donde los trabajadores se sientan cómodos para desarrollar su talento y compartir opiniones y retos de forma conjunta. 
  5. Evita los conflictos innecesarios: La competencia es sana de un modo moderado, por ejemplo a través de un sistema de recompensas, pero intenta mediar en las discusiones y problemas que puedan dificultar el crecimiento o mermar la interacción positiva entre los empleados de la plantilla.
  6. La gamificación es fundamental: El juego es una estrategia creativa que une a los miembros del equipo, fortalece la cultura de la empresa e incrementa la motivación y el espíritu de competencia, por lo que famosas empresas como Google apuestan por implementar dinámicas y huegos desde el billar o el furbolín a carreras de obstáculos u otras actividades formativas. 

Vía | Business 2 Community

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.