Empresa

6 casos en los autónomos no tienen que hacer factura

5 casos en los que no es obligatorio hacer factura para los autónomos

Así son los seis casos en los que los profesionales autónomos de España no tienen que emitir factura obligatoria si no lo desean, según apunta la legislación vigente. Si eres trabajador por cuenta propia, toma nota.

Emitir facturas es el día a día de cualquier autónomo, que puede optar por hacerlas en papel o en el cada vez más extendido formato electrónico, incentivado por la aparición de cómodos e intuitivos programas de facturación online. Sin embargo, no en todos los casos es obligatorio elaborar facturas por los productos o servicios, sino que existen algunas excepciones que recogemos en este post y que han sido recopiladas por la web Ideas para tu empresa.

Así se quedaría la cuota de autónomos lo que resta de 2018

Cabe destacar que aunque no sea obligatorio, es muy recomendable emitir facturas, ya que se trata de la herramienta más apropiada para llevar un control fiscal exhaustivo y en el caso de que exista algún problema legal o jurídico, poder justificar una transacción o la prestación de un servicio. A continuación, puedes encontrar las excepciones y casos en los que no estás obligado a hacer factura si eres autónomo. 

Cuándo no es obligatorio hacer factura si eres autónomo

  • Operaciones exentas de IVA: Reguladas en el artículo 20 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, estas operaciones son las siguientes:
    • Entregas de objetos y mercancías o prestaciones de servicios gratuitos como muestras sin valor comercial estimable, servicios de demostración, impresos entregados sin contraprestación, etc. La limitación se encuentra si el coste total de los suministros a un destinatario en concreto supere los 200 euros en un año.
    • Entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas de forma directa por las Administraciones Públicas en las que no medie contraprestación o si esta es de naturaleza tributaria como las tasas.
    • Autoconsumos de servicios y bienes en los casos en los que el sujeto pasivo no tuviese derecho a deducir, de forma total o parcial, el IVA soportado en el momento de realizar el servicio o adquirir el bien.
    • Concesiones y autorizaciones de carácter administrativo.
    • Prestaciones de servicio sin coste dictadas por un convenio colectivo o una norma jurídica.
    • Transmisiones del patrimonio profesional o empresarial: Estos deben estar capacitados para, por sus propios medios, continuar una actividad profesional o económica aunque el adquirente ejerza una actividad diferente.
    • Servicios de trabajo prestados por funcionarios de las Administraciones Públicas y trabajadores por cuenta ajena: También se incluyen los realizados por sus socios a su propia cooperativa de trabajo y a las demás cooperativas.
  • En el Régimen Especial del Recargo de Equivalencia: En este régimen se desarrolla una actividad de comercio minorista, por lo que las ventas se hacen al cliente final del producto y recogen algunas excepciones como las relacionadas con los vehículos a motor. El autónomo no está obligado a emitir factura puesto que cuando el comerciante hace su compra, paga el IVA y una cantidad adicional, denominada recargo de equivalencia. Sí que deberán emitir factura en 3 operaciones muy específicas, que encontrarás aquí.
  • Con autorización de Hacienda: Si el Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT te autoriza para evitar alteraciones en actividades empresariales o profesionales, no deberás emitir factura.
  • Operaciones financieras y de seguros: En estas tampoco es obligatorio emitir factura, con la excepción de las operaciones sujetas y no exentas localizadas en el Territorio de Aplicación del Impuesto -Península e Islas Baleares- o en otro Estado Miembro.
  • Actividades acogidas al Régimen Simplificado del IVA: Las excepciones son las situaciones en las que la determinación de las cuotas devengadas se lleve a cabo considerando volumen de ingresos y cuando se trata de transmisiones de activos fijos materiales e inmateriales. Puedes consultarlas en el siguiente enlace.
  • Actividades acogidas al Régimen Especial de Agricultura, Ganadería y Pesca: Desde la AEAT apuntan “sin perjuicio de tener que expedir un recibo (“recibo agrícola”), por el reintegro de las compensaciones si, a su vez, han adquirido los bienes o servicios a empresarios o profesionales acogidos al citado Régimen especial”. Eso sí, se debe emitir factura por la entrega de inmuebles.

Fuente | Ideas para tu empresa

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.