Empresa

5 rasgos propios de un líder con inteligencia emocional

inteligencia emocional

Si quieres ser un buen líder con un impacto positivo en tus empleados y, consecuentemente, en la empresa es importante que tengas una alta inteligencia emocional. Descubre cuáles son los rasgos de un líder con inteligencia emocional y cómo desarrollarlos.

¿Quieres que tus empleados te vean como un aliado y compañero más que un jefe? La clave está en tu nivel de inteligencia emocional.

Los mejores líderes tienen  una alta inteligencia emocional. Cuanta más inteligencia emocional tengas, más facilidad tendrás para conectar con tu equipo y transmitirles una sensación de seguridad y comodidad que, a su vez, se traduce en una mayor felicidad del empleado y consecuentemente mejores resultados para la empresa.

Entender y ser consciente de las emociones del resto es imprescindible para mejorar las relaciones interpersonales en el trabajo. Mientras que cada empleado puede poner su granito de arena para mejorar la dinámica del equipo, el líder es el primer responsable de sembrar una actitud positiva y un ambiente agradable en la empresa.

9 libros imprescindibles para desarrollar tu inteligencia emocional

Por ello, hoy te revelamos los 5 rasgos propios de un líder con inteligencia emocional. Puede que vayas bien encaminado, y en caso contrario te daremos las claves para desarrollar tu inteligencia emocional.

  • Empatía: Un líder con inteligencia emocional es capaz de entender cómo se siente la otra persona; su habilidad de valorar la situación desde distintas perspectivas y ponerse en el lugar del otro puede ser la solución a grandes problemas. Para desarrollar esta habilidad cada vez que se presente un problema, o tengas un conflicto ya sea dentro o fuera del trabajo, para un momento a pensar cómo se siente la otra persona; intenta imaginar cómo ven el problema, y cual sería tu actitud si estuvieras en su posición, ¿cómo sería diferente del tuyo?. Todos tenemos nuestras opiniones y motivos, la clave está en entenderlos y llegar a un punto medio favorable para todos.
  • Conciencia de uno mismo: Es importante entender al resto, pero es aún más crucial entenderse a uno mismo. Piensa qué saca lo mejor de ti y, del mismo modo, qué saca lo peor. Conócete a ti mismo, tus fallos, tus debilidades, tus preferencias y aquello que te desagrada, con el fin de entender mejor tus emociones. La próxima vez que tengas un problema analiza cómo te sientes y pregúntate por qué te sientes así. Adoptar esta actitud más racional ante una situación difícil te ayudará a tomar mejores decisiones y a lidiar mejor con la misma.
  • Autenticidad: Un buen líder siempre es sincero con sus empleados y cumple con su palabra. Si quieres que tu equipo confíe en ti manténles informados sobre detalles relativos a sus proyectos o la empresa, y nunca hagas una promesa que no puedas cumplir. Así, también es crucial que aprendas a reconocer tus errores y a recuperar la confianza de los integrantes del equipo.
  • Optimismo: La clave está en ser optimista, pero sin distorsionar la realidad. Sabes reconocer un problema y lograr enfrentarte al mismo con una actitud positiva transmitiéndoselo a tu equipo. Para ponerlo en practica cada vez que se presente un problema intenta encontrar el lado positivo del mismo: ¿qué vais a conseguir al resolverlo? Al hablar sobre el problema con tu equipo se sincero y deja claro que es un reto pero tiene solución, y juntos lo encontraréis.
  • Considerado: Un buen líder valora el trabajo bien hecho, y se asegura de que su equipo sepa lo mucho que lo aprecia por lo que reconoce abierta y habitualmente los logros del resto. Para desarrollar esta aptitud es clave hablar frecuentemente con tus empleados; pídeles feedback y asegúrate de que conoces cuáles son sus objetivos; asegúrate de que todo el mundo hable en reuniones y que conoces la opinión de cada miembro del equipo. Así, no debemos olvidarnos del factor realista: tus empleados no son perfectos y también les tendrás que dar feedback negativo, aprende como hacerlo con inteligencia emocional.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.