Empresa

5 rasgos de la honestidad emocional que debes reconocer en el entorno de trabajo

5 cosas importantes que debes ver cada día en tus compañeros de trabajo

El rasgo mas atractivo, innegociable y destacado de una persona en el entorno de trabajo se trata de la honestidad emocional, estrechamente vinculada con la inteligencia emocional. Te enseñamos cómo detectarla en tus compañeros de trabajo y cómo desarrollarla por ti mismo.

Aquellas personas con suficiente inteligencia emocional tienen un mejor desempeño en el terreno profesional, ya que están capacitadas para gestionar las emociones propias y ajenas, desarrollan más empatía para tratar con sus compañeros, son capaces de ponerse en el lugar de los clientes y disponen de las herramientas adecuadas para resolver conflictos y optimizar la comunicación.

3 claves de Harvard para gestionar los conflictos en el trabajo

Si elevas tu grado de sinceridad a la categoría de honestidad emocional, serás capaz de establecer límites, desdeñar la ambigüedad con tus compañeros de trabajo y manejar problemas profesionales duros como las discusiones y los malentendidos, así como los despidos o el feedback negativo. Las personas caracterizadas por la sinceridad emocional despiertan admiración, generan respeto y son auténticas, influenciando de forma positiva a todo su entorno. Te contamos algunos de los principales rasgos de este don.

5 características de las personas honestas en el trabajo

  • Obtienen respeto: Cuando eres fiel a ti mismo, no solo confías en los juicios y decisiones que tomas, sino que también confías en ti mismo y tienes una autoestima fuerte. Así, tus compañeros te respetan por estar alineado con tus valores y creencias y actuar de forma acorde a los mismos.
  • Viven y trabajan con integridad: Cuando eres honesto, no dudas en hacer lo correcto o saltar frente a las injusticias según tus valores, sin ceder a presiones externas, intereses económicos o chantajes emocionales. La integridad se observa en que quien eres, lo que haces, y lo que crees son factores que se alinean. 
  • Son personas resolutivas ante el conflicto: Ser evasivo ante los problemas o mostrarte autoritario e irascible no es propio de la gestión de un conflicto por parte de las personas honestas. Estas cuentan con los recursos dialécticos, la inteligencia emocional, fuerza y la confianza para abordar un asunto antes de que este se agrande o evolucione de forma desfavorable. Sin evitar la confrontación, cada conflicto puede abordarse de una manera saludable. 
  • Son fieles a sus ideas: No flaquear ante propuestas indecentes, ser capaz de pensar acorde al bien colectivo y ser leal a la personalidad propia frente a las tentaciones o los impulsos es un rasgo esencial del personal honesto. Este es capaz de defender y argumentar sus ideas escuchando a los demás y dando el brazo a torcer en las situaciones en las que están equivocados, reconociendo el error y rectificando sus acciones.
  • Nunca fingen ser quien no son: Estas personas huyen del chantaje emocional y la manipulación mental, no se dejan intimidar ni utilizan estrategias pasivo-agresivas para conseguir imponer su punto de vista o lograr sus intereses. Jamás se esconden tras una máscara y saben minimizar el impacto del estrés en sí mismos y los demás.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.