La UE ya denunció el pasado 1 de junio ante la OMC la imposición “injustificada” de aranceles al acero (del 25%) y al aluminio (del 10%), al tiempo que anunciaba la activación del plan de respuesta previsto para este caso: la fijación de tasas para productos estadounidenses por valor de 2.800 millones de euros. Y este miércoles la Comisión Europea ha anunciado a través de un comunicado la aplicación de esas tasas extra a partir del próximo 22 de junio, esto es, el próximo viernes.

“Nosotros no queríamos estar en esta posición, pero la decisión unilateral e injustificada de EEUU de imponer aranceles adicionales al acero y aluminio de la UE no nos deja otra opción […] Nuestra respuesta es medida, proporcionada y totalmente en línea con las normas de la OMC. No es necesario decir que si EEUU elimina sus tarifas, nuestras medidas también serán eliminadas”, ha manifestado este miércoles la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström.

Más de 200 productos podrían elevar su precio por los nuevos aranceles

bandera estados unidos

Con esta medida, la UE no tendrá posibilidad legal de imponer nuevos aranceles sobre otros productos estadounidenses fuera de la lista facilitada este miércoles hasta dentro de tres años o desde el momento en que la OMC declare que la decisión de Trump es contraria a sus reglas. El balance de la guerra comercial dejaría a la UE con un déficit de unos 3.600 millones de euros por el elevado coste que implican los aranceles de EE.UU.

China y su reciente ciberataque a los satélites y sistemas militares de Estados Unidos

Así, la lista de productos que se verían sometidos a un gravamen extra, anticipada por la UE desde el pasado 18 de mayo, finalmente afectará a más de 200 artículos procedentes del país norteamericano y alcanzará a casi todos sectores del mercado: desde el agrícola al textil, pasando por metalúrgico.

Por suerte, la dependencia de España de la mayoría de estos productos es mínima y, llegado el caso, podría suplirse en teoría con proveedores de otros países, si bien existen artículos bastante asentados en nuestro país que podrían ver incrementado su precio si los productores estadounidenses quieren seguir manteniendo su margen de beneficios tras la aplicación de estos nuevos aranceles por parte de la UE.

Estos son algunos de ellos: