Empresa

5 preguntas que nunca debes hacer en tu primera entrevista de trabajo

5 preguntas que no debes hacer en tu primera entrevista de trabajo

A la hora de enfrentarte a tu primer proceso de selección, puedes sentirte tentado a realizar una serie de preguntas al finalizar la entrevista. Desde aquí, ponemos el foco en cinco cuestiones inapropiadas de las que deberías huir para no lastrar las posibilidades de tu candidatura.

Enfrentarse a una entrevista de trabajo en los tiempos que corren no es un proceso para nada sencillo: es preciso cuidar al máximo el lenguaje corporal, sentarte adecuadamente, presentarte de forma correcta, no caer en el uso de determinadas palabras o errores al expresarte, y preparar de antemano puntos clave como una documentación en detalle sobre la compañía y el puesto o un resumen de tus habilidades y competencias más relevantes.

Los pasos a seguir después de una entrevista de trabajo

Además de ensayar las posibles preguntas que puedan hacerte, desde las más extrañas y surrealistas a las más complicadas de responder es fundamental que también revises de antemano las cuestiones que quieres realizar al finalizar la entrevista o durante el transcurso de la misma para no arruinar tus posibilidades de ser contratado.

Mientras que existen numerosas preguntas altamente recomendables para realizar a tu reclutador -desde el método de retención de talento a querer saber el plazo en el que os comunicarán la decisión sobre la candidatura- existen otras interrogaciones que no deberías poner sobre la mesa en tu primera entrevista. Es recomendable que las cuestiones que realices sirvan para reflejar tu interés y tus ganas de aprendizaje constantes. Elude aquellas que recopilamos a continuación.

5 preguntas para no hacer en tu primera entrevista laboral

  • ¿Qué hace esta empresa?: Lógicamente, antes de postularte como candidato idóneo para un proceso de empleo y solicitar ser considerado para el puesto, se presupone que has hecho los deberes y que conoces la actividad de la compañía, sus productos y servicios más recientes, sus valores o los emblemas de su identidad, así como sus acciones en redes sociales o sus principales valores corporativos. Esta pregunta te dejará en evidencia y revelará al reclutador tu falta de interés en la compañía. 
  • ¿Cuánto tiempo de vacaciones tengo?: Preguntar sobre el número de días de vacaciones o el tiempo libre en la primera entrevista no da precisamente imagen de estar deseando ponerte frente a los proyectos de la compañía. Si bien es una pregunta que deberás realizar cuando seas contratado para planificar tu tiempo o favorecer la conciliación entre tu vida personal y laboral, el momento propio del proceso de selección no es el óptimo, ya que podrá ser considerado un indicador de pereza, desidia o falta de compromiso.
  • ¿Puedo llevar a mi mascota al trabajo?: Aunque haya alguna empresa innovadora en este aspecto, no es una pregunta en absoluto recomendable. Al 99%, la respuesta será negativa, conllevando como extra la perplejidad, el asombro y la mala impresión de tu entrevistador.
  • ¿Cuál va a ser mi sueldo?: Nuevamente, esta pregunta encaja dentro del espectro de cuestiones que puedes realizar una vez vayas a firmar el contrato y te hayan confirmado que el puesto es para ti, ya que según el salario y los incentivos puede interesarte o no pasar a formar parte de la empresa. Sin embargo, tu primera entrevista no es el espacio idóneo para negociar este punto, siendo aconsejable dejar la remuneración y las cifras para otro momento. Una entrevista no es un debate. 
  • ¿Cuál es la postura ideológica de la empresa?: Al igual que tú no tienes que revelar tu pensamiento político, tus creencias religiosas o tu orientación sexual en una entrevista -de hecho, es ilegal abordar cuestiones de este tipo-, tampoco debes preguntar al reclutador su voto en las últimas elecciones o la postura ideológica de la empresa con respecto al panorama político. Además de parecer maleducado y entrometido, este descaro podría borrarte de un plumazo del proceso de selección.

Fuente | Hollywood Life

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.