Empresa

5 perfiles de candidatos que nunca deberías contratar

5-perfiles-de-candidatos-que-nunca-deberias-contratar
Escrito por Lara Olmo

Hay candidatos que aparentan lo que no son en una entrevista de trabajo y es fácil caer en la trampa y contratarlo. Estos cinco perfiles son reconocibles porque dan pistas de su verdadera personalidad.

Los procesos de selección son trámites complejos que requieren de una importante recolección de información, de seguimiento de los candidatos y de filtrado. El último paso es conocer personalmente a los seleccionados para elegir al definitivo, lo que es todo un reto porque exige que en muy poco tiempo (30 minutos o una hora como mucho) reconozcamos si la persona es apta para el puesto.

Por eso tantos reclutadores se arrepienten de sus decisiones, cuando pasado un tiempo descubren el verdadero carácter y el perfil del candidato y se acuerdan de ese otro que no eligieron porque le creían peor.

Perfiles de empleados según sus motivaciones

Hay que tener mucha mano izquierda y bastante intuición para que esos candidatos que tratan de aparentar una cosa pero en realidad son otra se cuelen en nuestra empresa, y al final ralenticen su funcionamiento o perjudiquen el clima laboral. Rick Crossland, asesor de empresas y experto en talento, sabe bastante al respecto porque él mismo se ha enfrentado a procesos de selección en ocasiones anteriores.

Esto le ha permitido reconocer cinco perfiles de candidatos muy concretos que no conviene contratar bajo ningún concepto, y que suelen dar pistas de su carácter durante las entrevistas. Son los siguientes:

  • El que aparenta: este tipo de candidato es sólo fachada, el problema es que se la curra muy bien. Desde la vestimenta hasta la forma de expresarse, estos profesionales de la apariencia tratan de encandilar al reclutador generándole buenas sensaciones que, en el fondo, no se fundamentan en nada. Para desenmascararles basta hacerles preguntas específicas sobre sus trabajos anteriores, como por ejemplo qué hicieron para obtener esos éxitos de los que hablan. Lo más probable es que responda con vaguedades.
  • El que va de señorito: la primera sensación que dan también suele ser buena, pero a medida que avanza la entrevista, hacen preguntas relacionadas con el horario de trabajo o los incentivos y se interesan especialmente por saber si el puesto de trabajo tendrá ventajas o comodidades. Esto te dará pistas de que probablemente sea una persona que, en épocas de más trabajo y más exigentes, se desmarque o no ponga todo de su parte.
  • El narcisista: es como el anterior pero llevado a la máxima potencia. Durante la entrevista tratará de exponer todos los logros que ha cosechado en su exitosa carrera pero además tendrá detalles “feos”, como compararse con sus ex-compañeros o si la entrevista es grupal, puede que interrumpa a los demás o que sólo preste atención a los que considera tan buenos como él (por edad o por los puestos de responsabilidad anteriores).

  • El veleta: este perfil de candidato no permanece en el mismo trabajo más de 2 años, y casi siempre por la misma razón: se marcha en busca de algo mejor. Puede ser fácil detectarlos si su currículum es muy extenso y son profesionales jóvenes, o si indican la fecha de inicio y final de sus anteriores puestos. Si no es el caso, se les puede preguntar por su experiencia y preguntarles por qué se marcharon. Además de expresar su frustración puede que culpen a la empresa o a sus antiguos jefes.
  • El que no te entusiasma: esto es más subjetivo y depende de cada reclutador. Hay veces que un candidato no tiene pegas y aparentemente es perfecto para el puesto, pero que por la razón que sea tiene algo que no encaja o no convence. En ese caso lo mejor es seguir buscando y, aunque no descartarlo de inmediato, hacer otra criba que nos permita compararle con otros.

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Anónimo

    Menudo artículo tan agresivo y falta de sensibilidad. Sobretodo al candidato que llamas “el veleta” que es joven y con varios puestos de trabajos. ¿Tu sabes las condiciones que dan ahora a lo jóvenes? Yo tengo 30 años y según contrato soy auxiliar administrativo cuando no es verdad. Si encuentro algo mejor me voy

  • sergi

    no creo q sea malo cambiar de empresa en busca de algo mejor….en el caso num 4…creo q todos hacemos lo mismo…veo el post un tanto flojo la verdad quiere decir mucho y no noq dice nada que ya no sepamos.

  • Deivid

    Está claro que no vas a contratar a un gandul ni a un aprobechado, pero de ahí a ni poder preguntar por las condiciones lavorales… es como si te digo que me escribas un articulo y ya te pago según vea, y no me preguntes no sea que vaya a pensar que eres una señorita narcisista veletera.

    Que digo yo, tampoco dice mucho sobre una persona que en la entrevista no muestre inquietudes por mejorar o superarse… pero en fin, si ud. prefiere a aquellos que vayan con el tarro de vaselina y la fusta en la boca ya dispuestos para el trabajo…