Empresa

5 errores comunes en las entrevistas que pueden hacerte perder el trabajo

5 errores comunes en las entrevistas que pueden hacerte perder el trabajo

Existen ciertas omisiones y errores comunes que suelen repetirse por parte de los candidatos en las entrevistas de trabajo y que pueden provocar que estos desperdicien la oportunidad de conseguir el empleo. Te contamos cinco de los más señalados.

En muchas ocasiones hemos destacado algunas de las recomendaciones mas relevantes a la hora de adaptar y perfeccionar tu CV o pulir tu carta de presentación, o hemos repasado los aspectos más importantes en torno a la preparación de una entrevista, teniendo cuenta puntos relativos al lenguaje corporal como la postura para sentarte o la forma de presentarte, así como las preguntas más habituales, difícilesextrañas que puede hacer el reclutador.

Preguntas ilegales que no pueden hacerte en una entrevista de trabajo

Hoy nos ocupa otro tema al que debes prestar mucha atención: el de los errores y omisiones que puedes cometer en una entrevista y que pueden marcar la diferencia a la hora de conseguir el puesto. Mientras que existen errores que puedes creer que te harán perder tus oportunidades pero que en la realidad no tienen tanta importancia, hoy repasamos algunos a la hora de enfrentarte a un proceso de selección con éxito que sí tienen relevancia.

No saber cuál es tu trabajo ideal

Es importante que dediques tiempo a reflexionar, tomar notas e imaginar cuál sería tu puesto de trabajo idóneo en las mejores circunstancias posibles. Para ello visualiza todas las condiciones que rodean al puesto de empleo, desde el salario, al horario y las posibilidades de flexibilidad y conciliación, el entorno laboral, el tamaño de la empresa, las recompensas y motivaciones del puestoel estilo de liderazgo de sus dirigentes, el tipo de espacio donde trabajas, las oportunidades de crecimiento o la posición de la marca en el mercado.

Probablemente, resulte imposible encontrar un trabajo que cumpla a la perfección con todos los atributos que deseas, pero sin embargo, puedes buscar con ahínco aquellos que cumplan más requisitos. Cuanto más parecido sea al trabajo de tus sueños, más motivado estarás de cara a la entrevista, mejor explicarás tus objetivos y ambiciones al reclutador y más adaptado estará tu perifl a las exigencias de la empresa.

Depender exclusivamente de portales de empleo en lugar de contactar con los empleadores

Es estupendo que recurras a portales de empleo online y que estés al tanto de la publicación de ofertas, así como que mantengas completo y permanentemente actualizado tu perfil de LinkedIn, pero es fundamental que, a la hora de enviar tu CV y de solicitar la oportunidad de tener una entrevista de empleo, busques un contacto más directo con los responsables del área de Recursos Humanos de la empresa donde trabajas. 

Debes tener en cuenta que las plataformas digitales como InfoJobs reciben cientos de solicitudes por cada oferta laboral, lo que sumado a su hermetismo a la hora de señalar tus habilidades, experiencia y formación académica, disminuyen tus probabilidades para que los reclutadores reparen en ti. Es aconsejable que averigües quiénes son los responsables del área en la que deseas trabajar -por ejemplo, a través de LinkedIn- y les envíes un mensaje o email manifestando tu interés y adjuntado tu CV y carta de presentación.

Recuerda que es más importante aprender qué impresionar, por lo que debes rastrear cuáles son las posiciones más importantes para lograr tu empleo ansiado.

Errores más comunes en una entrevista de trabajo

Olvidar la investigación previa de la empresa

La parte de investigación y preparación es clave para salir airoso de una entrevista: no caigas en el error de no llevar los deberes hechos. Investiga y recaba toda la información que puedas sobre la compañía y el puesto de trabajo, así como los valores corporativos, la estrategia de mercado, el organigrama, el volumen de ingresos, los últimos lanzamientos o gamas de productos, los servicios que ofrece o las acciones de comunicación en redes sociales.

Para ello, te recoemndamos navegar por su blog y página web, echar un ojo y seguir a la marca en redes sociales, contactar con alguno de sus empleados mediante LinkedIn, acceder a sus cuentas oficiales si están publicadas o leer artículos, reportajes y comentarios que te aporten feedback sobre la empresa. De esta manera, podrás demostrar tus amplios conocimientos sobre el segmento y la marca y además, remarcar tu interés y valía. Recuerda que a veces, la actitud supera a la aptitud. 

No realizar simulacros ni preparar las preguntas

Debes saber qué tipo de preguntas te harán y a qué tareas o retos podrías tener que enfrentarte, como las pruebas grupales. Puedes recurrir a simuladores de entrevistas online, ensayar delante del espejo o pedirle a algún conocido o amigo que te ayude a realizar un simulacro y ensayar algunas de las preguntas más recurrentes e importantes. Puedes pedir ayuda a alguien del sector que ya haya conseguido un puesto de empleo.

Esta práctica te otorgará fluidez y desenvoltura para enfrentarte a la entrevista, incluso aunque esta se ejecute en otros formatos distintos a la entrevista en persona, como por Skype o por teléfono. Tampoco memorices respuestas de forma rígida, o te hará parecer un autómata y te restará naturalidad y expresividad. 

No preparar preguntas reflexivas

Llega un momento en cada entrevista de trabajo donde tienes la oportunidad de hacer preguntas a tu entrevistador. Debes asegurarte de realizar preguntas inteligentes, no meter la pata con algunas inapropiadas, no hablar de ciertos datos personales y atender a aquellas que debes efectuar siempre. Todo ello podría posicionarte por delante del restod e candidatos.

Vía | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.