Empresa

5 errores de liderazgo que hasta los mejores responsables cometen

5 errores de liderazgo que hasta los mejores responsables cometen

Hasta las personas con mejores dotes de liderazgo cometen ciertos errores que se repiten en sus compañías y que ocasionan malestar en sus empleados. Hoy, repasamos cinco de los más destacados para que puedas corregirlos a tiempo.

Existen diversos fallos recurrentes a la hora de comunicarte con tus empleados, delegar responsabilidades o corregir errores en los procesos laborales de tu empresa. Aunque errar es humano, si los conoces de antemano podrás detectar ese tipo de actitudes y eliminar las malas conductas, generando mejores niveles de satisfacción entre tus empleados.

Errores o malos hábitos que pueden costarte un puesto de trabajo

Para reducir en la medida de lo posible aquellos fallos más comunes, es importante que determines tu propio estilo de liderazgo, construyas un equipo sólido en el que puedas delegar adecuadamente responsabilidades e intercambiar roles y limpies el ambiente tóxico en tu empresa. Corregir los errores depende en gran medida de la humildad y la capacidad de reconocer el fallo, además de detectar tus carencias y puntos flacos e iniciar un plan de acción para abordarlas del mejor modo posible.

5 fallos frecuentes de liderazgo

  • No proporcionar a los empleados suficiente información: Es importante que la comunicación sea fluida y constante, informando a tu equipo de los cambios y aportándoles feedback tanto positivo como negativo para que puedan mejorar y no se sientan desmotivados ni desconectados de la compañía. Cuando los ánimos están bajos o existen problemas, es fundamental saber tranquilizar a los empleados y dotarlos de herramientas, manteniendo una distancia emocional cercana e incentivando la confianza mutua entre todos los miembros del equipo. 
  • No entrenar a los miembros de tu equipo: Saber hacer coaching en materia de negocios es fundamental para transmitir conocimiento, aportar valor y lograr que los empleados progresen dentro de la compañía y vean su talento crecer. Aquellas personas líderes que funcionan como buenos entrenadores son capaces de incrementar la productividad de su equipo, lograr una mayor integración, multiplicar sus capacidades y mejorar sus niveles de motivación. El entrenamiento incluye formación y mentoría, así como un proceso de diálogo mutuo y positivo que incluye preguntar, dar consejo, proporcionar ayuda, realizar un seguimiento e invertir tiempo. 
  • El error de una “política de puertas cerradas”: Una política de puertas abiertas es fundamental para que los empleados lleguen a niveles altos y mejoren sus cotas de satisfacción, fomentando el compartir ideas, impresiones, soluciones y expectativas a través de reuniones periódicas, estrategias de intercambio de roles y herramientas para proporcionar feedback. El hecho de que los empleados puedan tocar tu puerta para hablar de sus problemas y sientan que la disponibilidad con ellos por parte de la compañía es total implica que mejorarán sus niveles de compromiso y se sientan parte activa del equipo.

Vía | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.