Empresa

5 de las causas de despido más comunes (y cómo evitarlo)

despido

Conservar tu empleo no siempre dependerá únicamente de ti, pero si hay algunos comportamientos que deberías evitar si quieres evitar que te despidan. Hoy te revelamos 5 de las causas de despido más comunes y maneras de evitar provocarlas.

No hay una manera de conservar tu trabajo para siempre. Desafortunadamente en ocasiones la causa del despido no es atribuible al empleado sino a cambios de estrategia o motivos económicos de la empresa.

No obstante, si hay ciertas actitudes o decisiones que podrían hacerte perder tu trabajo. Es importante saber identificar y evitar este tipo de comportamiento, no dándoles ningún motivo a tu empresa por la que despedirte y aumentando así las probabilidades de conservar tu empleo.

Señales que indican que tu empresa va a realizar un despido masivo

Hoy te traemos 5 de las causas de despido más comunes; el primer paso para solucionar un problema es reconocerlo.

  • Robar material de la oficina: No nos estamos refiriendo únicamente a robar ordenadores u otras cosas de mucho valor – esto último no hace falta ni citarlo dada la obviedad. Si constantemente coges cosas de la oficina para ahorrarte unos cuantos euros al mes – aunque sean unos paquetes de folios del cuarto de la impresora – puedes acabar teniendo un problema. Incluso coger snacks de otros empleados puede darte problemas con la dirección. La solución a esto es muy simple: si tienes dudas de si puedes coger algo, mejor no lo hagas.
  • Mentir: Desde el primer momento en el que pones pie en una empresa para hacer la entrevista de trabajo hay una regla de oro que debes seguir: no mientas. Al final la verdad acabará saliendo a la luz de una manera u otra, y nadie quiere un empleado o compañero de trabajo en el que no puede confiar. Si tu problema es que tiendes a mentir para ocultar un error puede que te ayude aprender cómo arreglarlo si te equivocas en el trabajo.
  • Tratar mal a otro compañero: La manera en la que trates al resto de tus compañeros puede alterar lo popular que seas para la dirección. Comentarios sutiles pero hirientes o pequeñas pero frecuentes faltas de respeto puede hacer que empieces a ser prescindible en la empresa – independientemente de lo problemático que sea el otro empleado. Que el otro trabajador sea tóxico no es ninguna excusa, hay muchas maneras de lidiar con ellos. A continuación puedes encontrar algunos consejos sobre qué hacer cuando no te llevas bien con tus compañeros de trabajo.
  • No hacer tu trabajo: Muchas veces dejamos de esforzarnos de manera completamente involuntaria por falta de motivación. No obstante, procrastinar no te llevará a ninguna parte. Si sientes que no estás esforzándote al máximo pregúntate cuál es el motivo. Si estás estancado es mejor que lo hables con tu jefe para que te de nuevos retos…O puede que sea el momento de buscar un nuevo empleo.
  • Llegar tarde o directamente no aparecer: Si cada dos por tres llegas tarde o no apareces en la oficina por enfermedad u otros motivos personales sin duda mosquearás a la dirección. Mientras que faltar de vez en cuando al trabajo es inevitable, no deberías abusar de ello. Así, hay muchas maneras en las que puedes esforzarte para convertirte una persona más puntual.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.