Empresa

5 consejos a la hora de redactar una carta de presentación efectiva

Los mejores consejos a la hora de redactar una carta de presentación efectiva y original

¿Estás en proceso de búsqueda de empleo y no adjuntas una carta de presentación a tu candidatura? ¡Craso error! En este artículo te enseñaremos algunas pautas para redactarla adecuadamente.

Antes de postularte a una oferta de empleo adaptada a tus características hay mucho que hacer. Desde revisar tu currículum vitae para no cometer fallos, tenerlo actualizado y amigable para dispositivos móviles o darle un enfoque creativo, hasta preparar las preguntas de una posible entrevista, entrenar tu lenguaje corporal o redactar un email perfecto para convencer al reclutador de leer tu propuesta.

Consigue trabajo desde cualquier parte con la nueva app de Infojobs

Pero, ¿te has acordado de ese valioso documento llamado carta de presentación? Mientras que la carta de motivación es requerida por universidades, másters y posgrados u otras unidades de formación, la de presentación es una excelente manera de exponer y sintetizar tu valía, tu experiencia y tus aptitudes en relación a la vacante. 

En este artículo te daremos los mejores consejos para que esta herramienta sea un importante apoyo en tu búsqueda activa de empleo.

Trucos para elaborar una carta de presentación efectiva

Cabe destacar que estas recomendaciones son aplicables tanto para una carta de presentación en papel como digital y orientada para el envío online. Sin embargo, esta segunda modalidad exige que la acortes si el tamaño de la original es muy extenso, ya que en la red solemos “escanear” lo que leemos. Toma nota:

Radiografía tus habilidades

Tras leer el anuncio, haz un esquema con las competencias ajustadas al puesto, los motivos que te conducen a querer aspirar al mismo, las razones por las que tu perfil profesional encaja en la empresa y los principales atractivos de ese puesto para ti, así como los puntos que más valoras en un trabajo. Será ideal si la compañía puede rastrear tu marca personal en Internet.

Estructura el contenido

Sobra decir que la ortografía y la gramática deben ser impecables. Al margen de ello, debes presentarte, mencionando tu edad, tu formación esencial y experiencia relativa al puesto, tu argumento explicando las razones por las que eres idóneo para el puesto. Menos es más: lo más importante es que seas capaz de ser conciso. Un reciente estudio estadounidense señalaba que  el 46% de quienes contratan prefieren una carta de presentación de media página. 

En esta línea, algunos expertos apuntan que lo ideal es que esté estructurada en tres párrafos, describiéndote en base a tres o cuatro ideas primordiales. 

Huye de los tópicos y usa la técnica de la imitación

¿Has pensado en cuantas cartas de presentación llegan a manos de los reclutadores? Por ello, las expresiones manidas, las cartas que son idénticas al resto y que no demuestran ningún indicio de personalización previa o las frases hechas chirrían a los responsables de decidir si eres apto para una entrevista.

Un consejo muy útil es aplicar la técnica de la imitación. Esta se basa en fijarte en las palabras usadas para describir la oferta y el tipo de lenguaje -coloquial, neutro, familiar, técnico- que la empresa utiliza en su web o redes sociales. Aplica esas palabras para tu propia carta de presentación, valiéndote de sinónimos de las exigencias y cualidades requeridas en la oferta de empleo, además de un tono similar para despertar el interés del reclutador.

Personaliza cada carta

Recopila toda la información de la compañía a través de su información corporativa y de plataformas de empleo como LinkedIn para que la carta de presentación recoja todos tus datos relevantes en relación al puesto, y no genéricos. No satures ni contamines el contenido del documento hablando de formación desconectada de las competencias requeridas o habilidades inconexas. Ve al grano y nunca inventes datos para inflar tu perfil o te elogies en exceso. Debes mostrar seguridad, predisposición, creatividad y espíritu de colaboración.

Siempre que puedas, contacta con la empresa y pregunta a quién puedes dirigirte en la carta, dirigiéndote al responsable de Recursos Humanos en el encabezado. Este pequeño detalle sirve para demostrar interés y postularte como un candidato proactivo.

Adapta tu tono según la cultura de la empresa

Tras informarte mediante su blog, redes sociales, contacto con otros empleados, averigua las bases de la cultura corporativa de la empresa y escoge el tono para dirigirte a ellos. Aunque mantengas cierto protocolo -evitando siempre el tuteo, las palabras malsonantes o la jerga excesivamente amistosa-, no debes emplear el mismo lenguaje técnico o de rigor para un banco que para una agencia publicitaria, por ejemplo. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.