Empresa

5 claves para hacer bien una entrevista de trabajo por teléfono

Cómo hacer una entrevista de trabajo por teléfono

Si te han llamado para realizar una entrevista de trabajo por teléfono, ¡que no cunda el pánico! Debes mantener la misma profesionalidad que en una prueba de selección en persona y echar mano de los siguientes consejos para ser considerado como un candidato óptimo.

En la actualidad, no todas las entrevistas se realizan de forma presencial, ya que la evolución tecnológica o la imposibilidad de que algunos candidatos puedan desplazarse a una ciudad lejana –ya que cada vez existen más trabajadores remotos– propicia que este tipo de prueba del proceso de selección se realice mediante herramientas digitales como Skype o Hangouts, o a través de la vía telefónica, menos convencional pero a la que diversos empleadores recurren.

Cómo preparar una entrevista de trabajo, paso a paso

Muchos candidatos se ponen nerviosos al tener que realizar una entrevista de este tipo, en parte por la imposibilidad de ver a su entrevistador cara a cara, generarle una buena impresión a través de la vestimenta, la sonrisa o el apretón de manos y la invisibilización total del lenguaje corporal a lo largo de la prueba.

Sin embargo, debes recordar que existen ciertas ventajas con respecto a una entrevista a la cara, como la posibilidad de consultar notas y esquemas previamente elaborados, así como tener tu CV a mano y despreocuparte de encontrar un sitio o tener un problema de impuntualidad debido al tráfico. Si cuidas la voz, podrás aplacar el nerviosismo, ya que el entrevistador no verá tu rostro. A continuación te proporcionamos algunas claves para salir airoso de esta clase de entrevista.

Investiga previamente puesto y compañía

Resulta un error común pensar que porque la entrevista se realice de forma telefónica, esta será más liviana, superficial o sencilla de realizar que una personal. Exactamente igual que en cualquier otro formato de entrevista, es muy importante llevar hechos los deberes y rastrear toda la información posible sobre la compañía -sus proyectos, productos, servicios, estructura, organigrama, cultura corporativaimagen de marca, etc- y también sobre tu puesto y los requisitos que exige.

Para ello, es recomendable que le eches un vistazo a su página web, que contactes con algún miembro de la compañía o a través de LinkedIn, que accedas a sus cuentas oficiales, leas reportajes y artículos sobre la marca y navegues por sus diversos perfiles en redes sociales.

Comprueba la señal del teléfono para una conversación clara

El sonido debe ser nítido y sin problemas para que la entrevista pueda realizarse de forma fluida. Con el fin de evitar que se produzcan interrupciones, la calidad del sonido sea baja o haya que realizar varias llamadas, asegúrate de tener una señal fuerte, el volumen correcto y por supuesto, la batería a tope. Una mala conexión o el ruido de fondo podrían generar una atmósfera negativa y riesgo de mala comunicación.

Prepara un espacio tranquilo específico para la entrevista

Es mejor que estés solo, te alejes de cualquier fuente de interrupción y huyas de las distracciones, minimizando cualquier posibilidad que corte o empeores las circunstancias de la entrevista, como la llegada de alguna persona o los sonidos fuertes. Prepara la habitación para que esté ordenada, luminosa y tranquila, algo que te permitirá sentirte más relajado y dispuesto para responder a las preguntas.

Ten a mano tu currículum y anotaciones alusivas a tu experiencia, trayectoria laboral y formación, así como tus virtudes, capacidades, programas que manejas o habilidades y competencias dentro de un grupo -liderazgo, asertividad, creatividad, etc-. No tengas preparadas respuestas rígidas ni leas nada de forma literal, o podría sonar prefabricado.

Aprovecha la voz y el vocabulario como recursos expresivos

En la comunicación telefónica tu único recurso expresivo es la voz, ya que tu mirada, el movimiento de tus manos, tu postura corporal o todo el lenguaje no verbal en general estará ausente a ojos de tu entrevistador. Debes asegurarte de parecer atento, concentrado y fluido, empleando fórmulas verbales que atestigüen tu seguimiento de la conversación.

Al responder a las preguntas, evita los silencios demasiado largos, las muletillas o las expresiones dubitativas. Explícate en profundidad y emplea un lenguaje rico y preciso, sin caer en ambigüedades pero tampoco en palabras ostentosas. .

Realiza ejercicios de relajación previos

Si estás muy nervioso, puedes dedicar unos minutos antes de la entrevista a realizar algún ejercicio de relajación o meditación. Sentarte en el suelo adoptando la postura fácil de yoga y realizando respiraciones profundas, inhalando y exhalando lo más lento posible a través de las fosas nasales– es una buena técnica, así como contraer y relajar de forma progresiva la musculatura de tu cuerpo. De esta manera, afrontarás la prueba de una manera más relajada.

Es importante que intentes que la voz sea firme y no quedarte en blanco durante la entrevista, así como recordar dar las gracias a la empresa por su interés en tu candidatura al finalizar la llamada, preguntando cuándo obtendrás los resultados de la misma.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.