Empresa

4 tipos principales de motivación laboral (y ejemplos básicos)

4 tipos principales de motivación (y cómo afectan a tu mente)

La motivación no es otra cosa que el conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona. Aplicado a tu entorno laboral, estos son los tipos más significativos que debes conocer.

La motivación se trata casi de un estado de ánimo tan frágil como necesario para el adecuado desarrollo de cualquier proyecto. Los neurocientíficos y los psicólogos han establecido que experimentamos motivación cuando la dopamina, un neurotransmisor que transmite señales entre las células cerebrales, se libera y viaja al núcleo accumbens, un área del cerebro que media el comportamiento de recompensa.

Técnicas de motivación de empleados que usan Google, Facebook o Yahoo

Cuando la dopamina alcanza el núcleo accumbens, pide retroalimentación sobre si algo bueno o algo malo está a punto de suceder. Esta predicción nos impulsa a responder de maneras que minimizan una amenaza predicha -sensación de fracaso, gritos o degradación- o por el contrario, maximizan una recompensa predicha que puede ser económica, una alabanza ola sensación de logro, entre otras- o de Pero, ¿cuáles son los principales grandes tipos de motivación en el entorno laboral? Te lo explicamos con algunos ejemplos.

4 tipos genéricos de motivación en el trabajo

Una de las clasificaciones más populares usada en el mundo de los negocios es la desarrollada por los psicólogos Edward L. Deci y Richard M. Ryan en cuanto al origen de este interés por el trabajador que divide la motivación según si obedece a factores externos o internos.

  • Motivación intrínseca: Es la motivación generada según los factores internos de la persona. Por ello, no nace con el objetivo de conseguir un beneficio económico ni resultados inmediatos, sino que emerge del interior de la persona para satisfacer sus deseos de autorrealización y crecimiento personal, recompensas intangibles. Como ejemplos podemos destacar los proyectos de responsabilidad social corporativa (RSC) como las actividades de protección del medio ambiente, el deseo de formarse y ampliar el conocimiento o la aspiración de tener mayores responsabilidades dentro de la empresa.
  • Motivación extrínseca: Es inducida por elementos externos al sujeto, persiguiendo la aprobación de otra persona y disfrutando más de la meta alcanzada que el recorrido, además de perseguir recompensas tangibles como dinero. Como ejemplos, podemos citar las comisiones, la remuneración por horas extra de trabajo adicional, los regalos o recompensas materiales o las subidas de sueldo.

Por otro lado, según el carácter del estímulo percibido, también cabe diferenciar entre:

  • Motivación positiva: si el detonante se configura como un premio o recompensa.
  • Motivación negativa: si el refuerzo a la conducta del empleado está asociado a castigos o amenazas, que pueden desatar picos de ansiedad o estrés crónico en el individuo en el caso de que esta técnica empleada por la empresa sea recurrente.

Existen múltiples clasificaciones de la motivación en el trabajo, asociadas cada una de ellas a diversos procesosneuroquímicos. Por una parte puedes canalizarla a través de la expresión creativa, obedecer a incentivos financieros y salariales -algunos combinados con otros factores más intrínsecos como la autonomía, la competencia y la sensación de sentirse conectado con los demás-, o responder a la curiosidad y el deseo de aprender -agentes de motivación puramente intrínsecos-.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.