Empresa

4 puntos para averiguar si eres un falso autónomo

Te aportamos las claves para saber si eres un falso autónomo

Si quieres conocer si trabajas como falso autónomo en tu empresa, es importante que evalúes algunas de las características básicas ligadas a tu puesto de empleo, condiciones salariales y laborales y desempeño de tus funciones.

El problema de los falsos autónomos tiene cada vez mayor presencia en la actualidad. Este término alude a una persona que a pesar de trabajar en una relación de dependencia para la empresa, tal y como lo vendría haciendo un trabajador por cuenta ajena bajo un contrato laboral corriente, es obligado a darse de alta en régimen de autónomo.

Dicho de forma más sencilla: tú trabajas como un asalariado pero estás ‘contratado’ como si fueras un autónomo. 

10 claves que debes conocer sobre la nueva Ley de Autónomos en España

Los falsos autónomos carecen de nómina, ya que deben emitir una factura por sus servicios y costearse íntegramente la cuota de autónomos, viendo su liquidez mermada al tener que incluir una retención del IRPF. Si no se pacta en un contrato mercantil, el falso autónomo no tiene derecho a vacaciones retribuidas ni indemnización por despido, carece de derecho a paro y su prestación se servicios está sujeta a la legilsación mercantil.

Este fenómeno es cada vez más incisivo en nuestra economía a causa de la crisis y el incremento del desempleo. Así, estos trabajadores desempeñan su actividad exclusivamente para una empresa, con la que tienen una relación de dependencia, pero sin haber realizado un contrato laboral ni haber cursado su alta en el Régimen General de la Seguridad Social. Aunque en realidad está trabajando por cuenta ajena, el trabajador es obligado a darse de alta como autónomo.

Cuatro claves para reconocer a los falsos autónomos

Si cumples estas características principales, lo más probable es que seas uno de ellos.

  1. Voluntariedad: El falso autónomo no desempeña voluntariamente sus funciones, sino que debe acatar las directrices empresariales. 
  2. Salario. La retribución salarial que recibe el trabajador viene determinada por la empresa, a pesar de que debe emitir factura en lugar de percibir nómina. 
  3. Dependencia. Si existe una clara relación de dependencia con la empresa, se entiende que se trata de un trabajador por cuenta ajena. 
  4. Ajenidad: Se da cuando el trabajador usa los medios de producción de la empresa o se atiene a las estrategias empresariales de la organización para la que trabaja.

Diferencias entre TRADE y falso autónomo

La figura del falso autónomo debe distinguirse de la del TRADE que, a diferencia del anterior, es absolutamente legal. El TRADE, o trabajador económicamente dependiente, es un autónomo que trabaja prácticamente en exclusiva para una sola empresa, para la que realiza una labor con una remuneración variable, pero sin tener dependencia desde un punto de vista funcional. El TRADE planifica su trabajo de forma autónoma, emplea sus medios de producción y asume sus propios riesgos.

Desde Panque Asesores advierten sobre las graves consecuencias que puede asumir una empresa al hacer un uso fraudulento de la figura del falso autónomo, ya que si el trabajador consigue probar que les une una relación laboral directa que debería encuadrarse en el Régimen General, el empresario estará obligado a dar de alta al trabajador y a hacerle un contrato indefinido, reconociéndole su antigüedad y abonando las cotizaciones debidas además de las pertinentes sanciones que le correspondan.

Recurso | Paneque Asesores

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.