Empresa

4 cosas que jamás debería decir un líder

reunion-jefe

Un líder tiene que ser un ejemplo y un apoyo para su equipo, dirigiéndolo en la dirección adecuada sin ser autoritario. No es una tarea fácil, y para ser un buen líder deberás cuidar incluso tu lenguaje. Estas son 4 cosas que jamás debería decir un líder.

Cualquiera puede mandar, pero no todo el mundo puede liderar. Un buen líder es aquel que apoya a todos los integrantes de su equipo, guiándoles en la dirección correcta, dándoles además autonomía a la hora de desempeñar su labor.

No es una tarea fácil. Un líder debe convertirse en un modelo a seguir convirtiéndose en un cómplice para el trabajador, no una autoridad. Para convertirte en un buen jefe tienes que cuidar hasta tu lenguaje.

Hay algunas cosas evidentes que no debe decir un líder, dado el puesto influyente que tiene. Nada de alegar que solo llevas a cabo una labor porque la empresa te obliga, ni contar cotilleos o criticar a otros miembros de la plantilla. Pero hay veces que una afirmación o pregunta, que parece inofensiva, daña la dinámica del equipo.

Jefes tóxicos: este es el perfil del peor líder que puedes tener

Estas son 4 cosas que un buen líder jamás debería decir:

  • “Sigue haciendo lo que haces”: Si un empleado quiere saber cómo puede mejorar esta respuesta no le ayudará en absoluto. Es importante que como líder sepas cómo hacer una crítica constructiva. Corresponde a tus empleados más ambiciosos con feedback que les ayude a avanzar, e incita al resto a querer progresar continuamente con tu ayuda. En caso de estar completamente satisfecho con la labor de un empleado díselo saber y plantea nuevos retos; otra opción es revisar sus objetivos profesionales para ver cuál es el próximo que podrían alcanzar.
  • “¿Está todo claro?”: Si quieres saber si tus empleados se han enterado de las directrices que les has dado esto no te ayudará demasiado. Puede que crean que lo han entendido o que no se atrevan a admitir que no lo tienen claro. En cambio diles que vais a revisar los aspectos principales para aseguraros de que no hay ningún malentendido.
  • “Fracasar no es una opción”: Vale que quieras motivar a tu equipo, pero así no es como tendrías que hacerlo. Fracasar no es algo malo, el miedo a fallar tan solo frenará a tus empleados. En vez de atreverse con algo muy innovador irán a por lo seguro pero menos beneficioso. En cambio incítales a innovar y enséñales a aprender de sus errores.
  • “No quiero que me traigas problemas, quiero soluciones”: Es importante que tus empleados sepan cómo resolver problemas sin tu ayuda, pero si no te ven como un apoyo cuando hay algo que no saben solucionar lo más probable es que la próxima vez se callen y el problema no se resuelva. En cambio siéntate a ayudarle a encontrar una solución. Recuerda: estás ahí para guiarles, no para hacer su trabajo.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.