Empresa

4 cosas que debes preguntar a tus compañeros en tu primera semana de trabajo

4 cosas que debes preguntar a tus compañeros en tu primera semana de trabajo

¿Estás en tu primera semana de trabajo y no sabes qué clase de preguntas hacer a tus nuevos compañeros? Desde The Muse proponen cuatro cuestiones clave que generarán buen ambiente laboral y demostrarán tu predisposición e interés.

Ya has superado con éxito tu entrevista de trabajo, firmado tu contrato laboral y preparado para la primera semana en la oficina desempeñando tu nuevo puesto de empleo, inundado de motivación. Seguramente una de tus preocupaciones o inquietudes es la relativa a tus compañeros de trabajo, ya que es probable que estés expectante ante el tipo de liderazgo y de ambiente laboral que existe en la empresa, quieras caer bien y demostrar tu valía y aptitudes. 

6 consejos para comer sano en la oficina

Afortunadamente, si quieres causar la impresión correcta, generar confianza y plasmar interés por tus compañeros de trabajo, te recomendamos que hagas alguna (o todas) de estas cuatro preguntas durante tu primera semana en el trabajo. ¡No olvides cuidar tu lenguaje corporal!

4 preguntas para tus nuevos compañeros de trabajo

  • ¿Puedes hablarme de tu trabajo o rol en la empresa?: Especialmente si tu empresa fomenta el trabajo colaborativo, es importante que alcances una comprensión sólida del papel que juegan y las funciones que ejercen cada uno de tus compañeros. Por tanto, no temas preguntarles de forma explícita qué hacen diariamente, de modo que sabrás a quién acercarte en caso de dudas o problemas. Además, mostrarás verdadero interés en conocer a tus compañeros y disposición a la cooperación y el trabajo en equipo, algo fundamental para evitar conflictos.
  • ¿Puedo comer con vosotros o sentarme aquí?: Si hay una estancia destinada al almuerzo y te has traído un tupper, supera tu timidez inicial y pregunta a tus compañeros si puedes sumarte al grupo y compartir el rato de la cocina con ellos. Los descansos de este tipo, así como para tomar un café, son importantes para ahondar en el aspecto más personal y mostrarte amigable y accesible. Se trata del momento ideal para hacer preguntas que no harías en la oficina, descubrir interés comunes y acortar distancias.
  • ¿Cómo puede mi trabajo aportar valor al tuyo?: Formulado de la manera que consideres más apropiada, es importante que remarques que quieres que tu trabajo sirva cómo complemento activo a la labor de los demás, desde tus compañeros a tu jefe. Manifestar desde la primera semana que quieres trabajar por el bien del equipo, y no de forma individualista es fundamental.
  • ¿Te puedo echar un cable con algo?: La primera semana de trabajo te resultará extraña y repleta de novedades, llena de papeleo, reuniones de trabajo o contactos con un nuevo software.  Si tienes algún momento de inactividad o espera no dudes en brindar tu ayuda a otros compañeros que veas saturados o con prisa. De esta manera podrás sembrar una impresión positiva y tendrás una mejor comprensión del funcionamiento de los procesos en la empresa.

Fuente | The Muse

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.

  • Añado: «¿Cuánto ganas?».
    Es la pregunta que mejor me ha ayudado a ubicarme en las organizaciones (y a dejarlas marchar).