Empresa

4 cosas que nunca debes preguntar en una entrevista

Te hablamos de 4 cosas que nunca debes preguntar en una entrevista

Los nervios, las meteduras de pata o las respuestas desacertadas son habituales durante las entrevistas de trabajo y los procesos de reclutamiento de empleo. Hoy queremos subrayar cuatro cosas que nunca deberías preguntarle a tu entrevistador.

Perfeccionar la elaboración de tu currículum vitae, cuidar tu lenguaje corporal o informarte acerca de la compañía a la que te postulas como candidato son pasos fundamentales previos a una entrevista. No obstante, es fundamental que repares en aquellas cosas que no debes hacer o decir y que pueden implicar tu eliminación del proceso de selección de empleo.

Cómo causar buena impresión en una entrevista de trabajo según Harvard

Entre los muchos errores posibles que puedes cometer como solicitante de empleo se encuentran la revelación de determinados datos personales, la falta de talento o perspicacia para responder a preguntas complejas o tu insistencia en realizar a tu entrevistador preguntas indiscretas y poco recomendables, tema que hoy nos ocupa.

4 preguntas que no debes hacer a tu entrevistador

  1. ¿Podría hablarme de la empresa?: Realizar esta pregunta o cualquier otra similar revela que inmediatamente no te has esforzado en realizar una investigación sobre la actividad de la compañía, sus valores o sus principales campos de acción. En las páginas web corporativas e incluso en las redes sociales como LinkedIn o Facebook podrás conocer de forma previa los datos más importantes de la empresa.
  2. ¿Cuánto será mi sueldo y cuántos días tendré de vacaciones?Aunque en algunos casos concretos existirán negociaciones abiertas acerca de la remuneración económica, estas siempre se realizan al finalizar el proceso de reclutamiento. Atreverte a negociar sin ni siquiera haber superado la entrevista de trabajo o las diferentes fases del proceso puede tacharte de persona presuntuosa o maleducada.
  3. ¿Podría usted hablar con mi padre o con mi madre?: Pese a que, por lógica pura, esta pregunta resulta absurda, incoherente e infantil, nos encontramos con que una encuesta reciente de Adecco reveló que el 8 por ciento de los graduados universitarios habían admitido haber traído a sus padres a su última entrevista. Una cosa es solicitar consejo a tus allegados en casa y otra llevarlos a una entrevista, lo que lógicamente puede dar una apariencia de inmadurez e inexperiencia. 
  4. ¿Cuando podré optar a promocionar internamente?: Debes esperar, en primer lugar, a obtener los resultados del proceso de selección, y si eres seleccionado, dejar que tu esfuerzo, tu talento y tu trabajo sean los encargados de promocionarte con el paso del tiempo de forma paralela a tu desarrollo en la compañía. Además, en el futuro también será fundamental que sepas escoger las palabras y momentos más adecuados para hablar con tus superiores.

Vía | University Herald

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.

  • linsms

    La 2 y la 4 son preguntas que haría si no ha quedado claro bien en la oferta, bien en la conversación anterior. Nadie quiere perder el tiempo, ni el entrevistador ni el entrevistado, en una segunda o tercera fase para darse cuenta de que las condiciones del puesto no interesan. Incluso haría la primera pregunta con matizaciones, ya que si bien es cierto que me habría informado de la empresa, hay muchos aspectos del funcionamiento interno que no es fácil averiguar si no te los cuenta alguien de dentro.