Empresa

4 claves para diseñar una oficina más fresca, moderna y sostenible

5 claves para diseñar una oficina más fresca, moderna y sostenible

Las oficinas del futuro ya están aquí y son funcionales, minimalistas, respetuosas con el medio ambiente y diseñadas para impulsar una cultura del bienestar en la empresa y fomentar la productividad y la motivación de los trabajadores.

Aunque cada vez existen más alternativas como el trabajo remoto o los espacios de coworking, las oficinas siguen siendo un espacio de trabajo predominante y cuya disposición, elementos, color o iluminación¡incluso la música!– son fundamentales para generar un clima propicio de trabajo y mejorar la satisfacción de la plantilla o asentar el trabajo colaborativo, especialmente si tenemos en cuenta el número de horas que pasamos en ellas a la semana.

Cómo la naturaleza y las oficinas “verdes” pueden revolucionar tu empresa

Así, el concepto de oficina ha sido sometido a una gran evolución en los últimos años, dejando atrás los espacios amurallados, los cubículos aislados y los deprimentes espacios cerrados con iluminación artificial. Las compañías tecnológicas más punteras como Google o Facebook ya se han decantado por campus completos con oficinas abiertas, gimnasios, salas de juegos o de yoga, espacios verdes colaborativos o iluminación natural. 

Pese a que tu pequeño o mediano negocio no tenga el presupuesto ni la capacidad de movilización de las grandes empresas, sí puedes poner en práctica una serie de medidas y consejos de diseño para que tu oficina sea más fresca, moderna y respetuosa con el medio ambiente. 

4 consejos para modernizar el diseño de tu oficina

  • Reconsidera los materiales y el mobiliario: En un mundo donde todo parece de usar y tirar, hasta los muebles parecen tener obsolescencia programada. Abandona la tiranía de las modas y opta por una compra responsable y sostenible, adquiriendo mobiliario reciclado, procedente de marcas con sellos de sostenibilidad y que promuevan el impacto positivo sobre el medio ambiente. En cuanto a los materiales, intenta que dejen una huella medioambiental lo más pequeña posible: madera y metal reciclado o bambú son opciones que ganan peso, así como los diseños ergonómicos destinados a espacios abiertos y colaborativos.
  • Apuesta por la iluminación natural: La luz diurna es un elemento que genera energía y un ambiente de trabajo más positivo, además de ser beneficioso para la vista. Los ventanales grandes son la mejor opción, permitiendo una ventilación favorable, mejores condiciones climáticas y espacios verdes o prácticas de huerting dentro de la oficina. Otra opción fantástica son las claraboyas, que disminuyen la necesidad de iluminación artificial. En el caso de esta, es recomendable que sea de tipo LED, por su alta durabilidad y eficiencia energética. Los accesorios como lámparas pueden ser de materiales reciclados e incluso ser elaborados por los propios integrantes de la plantilla, aportando un toque creativo.
  • Espacio amplio que fomente la movilidad: Los espacios deben ser amplios, favoreciendo las escaleras abiertas, el vidrio y la atmósfera diáfana y bien iluminada, así como la circulación de personal y el minimalismo en lo tocante al diseño.
  • Optimiza los productos y actividades comunes: Tanto el papel como las soluciones de limpieza pueden ser adquiridos en base a la optimización ecológica y la sostenibilidad medioambiental. Teniendo en cuenta que un empleado de oficina promedio usa más de 10.000 hojas de papel anualmente, intenta emplear papel reciclado, optar en la medida de lo posible por las soluciones digitales y emplear software colaborativo. Una de tus finalidades debe ser reducir la huella de carbono. Otras medidas son fomentar el reciclaje en la propia oficina, fomentar el código de vestimenta informal para aportar más frescura al ambiente y por supuesto, añadir plantas y espacios verdes que permitan comer al aire libre, practicar al aire libre y establecer un mayor contacto con la naturaleza. 

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.