Empresa

25 sencillos trucos de limpieza para tener la casa ordenada

trucos casa limpia
Escrito por María Lázaro

Te damos algunos sencillos trucos de limpieza para tener la casa ordenada y limpia durante el máximo tiempo posible y que no se convierta en una rutina pesada.

¿Quieres conocer los mejores trucos para tener la casa limpia y ordenada sin necesidad de estar cada dos por tres cogiendo el mocho y perdiendo tiempo en organizar todo una y otra vez para que apenas dure un par de días? Seguro que tú también estás harto de ver aparecer polvo en lugares que habías limpiado hace nada.

La limpieza del hogar puede convertirse en una auténtica pesadilla si no somos capaces de ponerle remedio a tiempo. Y eso pretendemos que puedas evitar con este post, dándote en total 25 consejos para limpiar tu hogar en poco tiempo.

Vamos a ir estancia por estancia, dándote algunas indicaciones sobre cómo te puedes evitar el esfuerzo de tener que andar limpiando a fondo la vivienda cada poco tiempo.

9 trucos creativos para ahorrar espacio en tu nevera o congelador

¿Cómo hacer para mantener limpia y ordenada la casa? Seguro que te resulta familiar esta situación típica: ordenas la casa durante el fin de semana, el lunes aún reina el orden pero a medida que van avanzando los días va apareciendo ropa sin doblar, pelusas por el suelo, platos en el fregadero, una lavadora pendiente de poner… y un largo etcétera de tareas pendientes.

Llega el sábado y el domingo, y en lugar de descansar, te dedicas a ordenar tu casa. Entonces te preguntas si existe una manera de tener la casa recogida. Pues sí, la hay. Te vamos a dar unos consejos para no tardar mucho en limpiar la casa.

Ya te adelantamos que no es sencillo, que requiere un esfuerzo por tu parte para mantener unos mínimos. Pero siguiendo estos consejos para recoger tu hogar en poco tiempoconseguirás darle la vuelta a la situación, haciendo que lo que parece una rutina pesada y aburrida se convierta en algo entretenido y atractivo.

Así conseguirás que tu casa se convierta en un lugar al que estás deseando llegar cada día después de una larga jornada de trabajo. Porque vamos a reconocerlo de una vez por todas: a muy pocas personas les gusta limpiar su casa pero a todos nos gusta tener un hogar acogedor.

5 errores de seguridad alimentaria que estás cometiendo en la cocina

Tampoco nos engañemos: mantener la casa limpia y ordenada requiere dedicación, tiempo y continuidad a lo largo del tiempo con el fin de mantener unos mínimos que hagan que nuestra estancia en ella sea lo más agradable posible. De lo contrario corremos el riesgo de sufrir el síndrome de Diógenes, ese por el cual algunas personas acumulan todo tipo de objetos así como suciedad.

Para evitar llegar a situaciones extremas te proponemos 25 trucos para limpiar el hogar, de manera que la situación no nos termine desbordando, nos agobiemos y no sepamos por dónde empezar a ordenar la casa. Sólo así podremos creernos eso de Hogar, dulce hogar, en lugar de verse nublado cada vez que nos acordemos de que tenemos que hacer las tareas del hogar.

Si logramos tener las tareas del hogar al día conseguiremos que cada vez que entremos en ella tengamos la sensación de estar haciéndolo en un lugar acogedor, donde reina la calma y se respira paz y tranquilidad. Además, conservar la casa cuidada hace que empleemos menos tiempo cada vez que limpiemos.

Por eso es importante seguir un equilibrio dentro del hogar, no bajar la guardia ni despistarnos en ningún momento haciendo que se vaya de las manos y cuando queramos darnos cuenta haya cada vez más cosas en medio por recoger. Para evitarlo, nada mejor que seguir estos 9 sencillos trucos para tener la casa limpia y ordenada.

Cómo mantener recogida la habitación

Cómo tener la habitación recogida
  • Por la mañana al levantarte, abre las ventanas para que se ventile la estancia, las almohadas y las sábanas. Una vez transcurridos unos minutos, haz la cama antes de salir. Esto estimulará los niveles de productividad y hará que sea más difícil volver a meternos dentro de ella.
  • También aprovecha para limpiar tu mesita de noche con un pañuelo o una valleta mojada, así contribuirás a mantener a los gérmenes alejados del sitio donde descansas.
  • Ordena y revisa tu armario una vez al mes. Llevando a cabo un repaso frecuente de las prendas que vamos guardando en el armario, tendremos más claro cuáles son las que nos ponemos y cuáles no. En el caso de estas últimas, sácalas de ahí porque es muy probable que no te las vuelvas a poner.
  • Por la noche antes de irte a dormir dedica unos minutos de atención a la ropa que te has puesto ese día: algunas prendas serán para lavar y otras para guardar para siguientes ocasiones.
  • Establece un día a la semana para cambiar las sábanas. Y dale la vuelta al colchón cada 15 días.

Consejos para tener el baño limpio

Cómo tener el baño limpio
  • Cuando termines de ducharte acuérdate de echar un chorro de agua por la ducha o la bañera con un poco de jabón o de producto para limpiar. De esta manera conseguirás limpiarla de manera rápida.
  • Cuelga las toallas en barras o en ganchos para que se sequen y las puedas utilizar varias veces más. Lo ideal es cambiarlas una vez a la semana.
  • Ten en el baño una cesta para la ropa sucia. Cuando esté lleno, pon la lavadora. Así evitarás dos cosas: por un lado, que se pierdan prendas de ropa por la casa; y por otro lado, acumular ropa sucia.
  • Saca un hueco cada día para recoger el baño y guardar productos que usamos de manera frecuente como el peine para el pelo, el gel de la ducha o el cepillo de dientes. Una vez hecho, haz una pasada para limpiar las superficies.
  • Limpia el indoro cada noche o cada dos noches con un trapo mojado. Evitarás la acumulación de bacterias del día a día así como que sea menos pesada la limpieza semanal más profunda.

Recoger la cocina en pocos pasos

Cada cuánto tiempo hay que limpiar la cocina
  • Saca el lavavajillas o friega los platos pendientes mientras se hace el café matutino.
  • Cada vez que se caiga algo de líquido, procura limpiarlo al momento. Es recomendable adquirir el hábito de limpiar cuando se ensucia una superficie o mueble.
  • Echa los trapos de cocina a lavar de manera regular. Si están muy desgastados, tíralos sin remordimientos.
  • Limpia mientras vas cocinando, así evitarás acumular una importante pila de cacharros al final del cocinado.
  • El microondas también requiere un hábito de limpieza. Procura hacerlo después de cada uso.

Trucos para recoger el comedor

Consejos para mantener el comedor recogido
  • Limpia la mesa donde has comido o cenado después de usarla. Un buen momento es aprovechar los anuncios o pausas comerciales de nuestro programa de televisión favorito o entre capítulo y capítulo de cada serie para hacerlo.
  • Coge la costumbre de ordenar el sofá y de sacudir los cajones después de haber estado sentado.
  • Emplea una caja grande para ir recogiendo todo lo que esté en el medio. Después ve colocándolo en el lugar que corresponda.
  • Barre o pasa el aspirador antes de limpiar el polvo, puesto que al barrer es probable que se levante suciedad y se acumule en los muebles.
  • Si tienes que tender la lavadora dentro de casa, el comedor es buen lugar al ser una habitación amplia y no interrumpe el paso. Eso sí, no dejes para el día siguiente la tarea de recoger la ropa tendida.

Conseguir un recibidor acogedor

Perchero entrada de casa
  • Para evitar que se convierta en un cajón de sastre con un montón de ropa, bolsos y zapatos acumulados, destina un espacio para cada objeto. Esto te facilitará enormemente cada vez que vayas a coger algo.
  • Procura tirar la basura y el reciclaje cada día o cada dos dias. Así evitarás acumular suciedad en casa.
  • Es cierto que cada vez recibimos menos cartas pero aún algunas nos llegan a casa. Coge el hábito de mirar el buzón cada día.
  • También marca un día a la semana para llevar un control de los gastos.
  • Si vienes del gimnasio, nada más llegar a casa saca la ropa de deporte de la mochila.

Con esta guía de 25 sencillos trucos para limpiar la casa conseguirás mantenerla recogida durante el máximo tiempo posible

Sobre el autor de este artículo

María Lázaro