Empresa

11 compañías TIC, multadas con 30 millones de euros por crear un cártel en los contratos con la Administración

El 1% de España posee la cuarta parte de la riqueza del país

Indra, Software AG, Atos, IBM, Everis o Accenture son solo algunas de las once empresas TIC que han sido multadas por la CNMC. Todas ellas habrían pactado precios y condiciones comerciales en los contratos y licitaciones públicas.

Hay cárteles de la droga y cárteles de la tecnología. En este segundo grupo encontramos el que han conformado once empresas TIC en nuestro país, las cuales decidieron ponerse de acuerdo en el suministro de servicios de informática y tratamiento de datos a la Administración Pública.

Así pues, en lugar de repartirse las rutas de la cocaína o distribuirse los mejores barrios de venta, las prestigiosas firmas digitales se repartieron los clientes, “pactaron los precios y las condiciones comerciales, e intercambiaron información comercial sensible para encarecer la contratación pública”. 

En esta trama ilegal no hay un solo Pablo Escobar, sino dos: Indra y Software AG. Ambas compañías son señaladas por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia como las “instigadoras” de todo este lío, en el que participaron también otras nueve empresas con distintos grados de responsabilidad: Atos, Connectis, IBM, Everis, Babel, Cibernos, Gesein, Accenture y Next. A esta lista hay que sumar otras tres empresas para las que no existen pruebas suficientes.

La operación contra este cártel comenzó el pasado 8 de marzo de 2015, fruto de una denuncia externa a la CNMC. La investigación posterior demostró que esta trama delictiva habría maniobrado fuera de la Ley para alterar las condiciones de contratación pública o inflar los precios de las adjudicaciones en organismos como la Agencia Tributaria, la gerencia de informática de la Seguridad Social, y el Servicio Público de Empleo (SEPE), entre otras.

La CNMC sanciona a Telefónica con 3 millones de euros por inflar el alquiler de sus líneas

El “fraude”, como lo tilda la CNMC, incluye la creación de UTE (Uniones temporales de Empresas) de carácter instrumental; la subcontratación preferente de determinadas empresas a las que se aseguraba un porcentaje de facturación y unas condiciones más ventajosas que a otras empresas subcontratadas a cambio de que no participaran en ofertas alternativas en la licitación; la presentación de ofertas de cobertura para asegurarse la adjudicación de contratos adjudicados mediante concurso o procedimientos negociados; o la cesión de claves de patrimonio o en la inhibición de la presentación de ofertas por ciertas empresas en determinados concursos para asegurarse la adjudicación de los mismos.

Con todo ello, la CNMC ha impuesto una sanción conjunta de 29,9 millones de euros que se distribuye de la siguiente forma:

  • Indra Sistemas SA: 13,5 millones de euros
  • SAG (Software AG) España SA: 6 millones de euros
  • Atos Spain SA: 5 millones de euros
  • Connectis ICT Services SA.: 1,8 millones de euros
  • IBM (International Business Machines) SA: 940.000 euros
  • Everis Spain SL: 800.000 euros
  • Babel Sistemas de Información SL: 633.917 euros
  • Cibernos Consulting SA: 616.038 euros
  • Gesein SL: 320.969 euros
  • Accenture SL y Accenture Outsourcing Services SA: 300.000 euros
  • Next Computer Services SA: 46.760 euros

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.