Empresa

10 ideas para concentrarte cuando tu productividad está por los suelos

Escrito por Lara Olmo

Ya sea porque no duermes bien, porque te distraes fácilmente o porque te sientes desmotivado. Son muchas las razones por las que un profesional pasa rachas en las que no rinde como debiera. Aquí te damos ideas para que tu productividad no se resienta.

Hay días en los que estás disperso, desganado o simplemente cansado porque no has dormido bien la noche anterior. Cuando arrancas así la jornada, sabes que será casi imposible enderezarla y que ni siquiera un café (o dos) cargado te servirá de mucho.

La productividad en este estado parece casi inalcanzable, y así que sólo te queda esperar que la jornada termine cuanto antes y que al día siguiente te levantes con las pilas cargadas, para sacar adelante todo lo que no pudiste el día anterior.

Pero puede que no sea cuestión de un día o dos, sino que lleves una temporada desmotivado o con la sensación de que te cuesta concentrarte en tus tareas. En ese caso, te conviene pararte a pensar si no será porque estás en un trabajo tóxico o que ya no te aporta los alicientes suficientes para seguir desempeñando tus funciones con predisposición.

Otra opción es que seas un procrastinador natoes decir, alguien que posterga o aplaza las tareas pendientes y que se distrae con el ruido de una mosca.

Chris Bailey, speaker y consultor, ha probado distintas actividades y dinámicas a lo largo de su vida para ver cuál le ayudaba a ser más productivo. En fases como la que comentamos, de baja motivación o desgana, a él le han funcionado estas ideas:

1. Fíjate objetivos: no importa tanto que sean metas complejas sencillas, la clave está en fijarse una serie de tareas que quieras ver cumplidas al final de la jornada o de la semana (en función de cómo te organices). La famosa “To-do list”cobra todo el sentido en épocas de baja productividad, porque te ayudará a medir mucho mejor lo que has hecho y a no dispersarte.

2. Trabaja más despacio: si estás cansado o desganado, te servirá de poco intentar hacer tus tareas en menos tiempo. Bailey recomienda que (a no ser que el deadline de algún proyecto se te eche encima) trabajes con más calma y abarcando pocas tareas a la vez; esto te ayudará a concentrarte, a fijarte un propósito y a cumplirlo.

3. Internet, lo justo: cuando estás desganado es mucho más fácil desconcentrarse. Por eso trata de recurrir a Internet sólo para lo estrictamente necesario, y cierra y silencia cualquier aplicación que pueda distraerte (aquí entran redes sociales, notificaciones de emails, etc).

trabajador cansado

4. Usa un bloqueador de distracciones: si no puedes evitar consultar tu email cada dos por tres o la pestaña de Facebook no hace más que tentarte, lo mejor que puedes hacer es utilizar un bloqueador de sitios web y apps como Freedom. Cuando lo instales, no podrás acceder a las webs que previamente hayas marcado.

5. Usa apps para concentrarte: la oferta de aplicaciones para incentivar la concentración y ser más productivo es enorme, y algunas incluso tienen su versión equivalente en forma de extensión para navegadores, para que también puedas usarlas desde el ordenador. Una de ellas es Forest, que recurre a la gamificación, premiando al usuario por no mirar el móvil, y otra Quitter, que directamente cierra aquellos programas que no usas.

6. Recurre a la cafeína: no es ningún tópico, la cafeína aumenta el rendimiento mental y físico en casi todos los sentidos. Aunque como todo, es buena en su justa medida. En este post te contamos cuánta cantidad máxima es recomendable tomar al día.

7. Haz descansos más a menudo: en artículos anteriores te hemos hablado de la técnica Pomodoro, consistente en fragmentar las tareas en otra más pequeñas, tomando descansos entre una y otra. Cuando pases por momentos de baja productividad, llévala a su mayor exponente, alargando un poco más las pausas. Bailey explica que cuanto más dispersos estamos, mayor es la capacidad de enlazar ideas dispersas y somos más creativos, así que puedes aprovechar estas pausas para dar rienda suelta a tu imaginación.

usuarios comienzan cansarse Windows 10

8. Reduce tu jornada: si tu horario es flexible o tienes menos trabajo del habitual, reduce tu jornada. Es preferible que funciones durante menos tiempo pero mejor empleado, a que estés sentado en la silla sin hacer nada o sin que te cunda.

9. Organízate según tu reloj interno: a lo largo de la mañana (o de la tarde), hay momentos en que nos sentimos más o menos productivos. Tú sabes cuáles es tu reloj interno, así que trata de amoldar tus tareas en función de él, dejando lo que más concentración o esfuerzo requiere para los momento en que estés más espabilado.

10. Aprende algo nuevo: una estupenda forma de recuperar la productividad y las ganas de hace cosas es aprendiendo algo nuevo (y que te guste). Si es una habilidad o herramienta que te sirva después en el trabajo, mucho meJor, aunque no es necesario. Puede ser un curso online o vídeotutoriales de YouTube. Lo que sea que te motive y obligue a tu mente a activarse.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.