Empresa

10 estrategias del supermercado para que te gastes más dinero

supermercado

Vas a comprar leche y vuelves con cuatro bolsas llenas de comida…Si esto te ha pasado has sido víctima los trucos del supermercado para hacerte gastar más dinero.

A casi todos nos ha pasado alguna vez que hemos hecho una visita rápida al supermercado y de alguna manera sus pasillos llenos de productos han logrado atraparnos, convirtiéndonos en víctimas de las estrategias psicológicas de marketing para aumentar el consumo.

De verdad, no eres el único que ha caído en esta trampa y ha vuelto a casa con un carro lleno y un gasto innecesario en la cuenta. Y es que, ir sólo a comprar un producto en concreto es muy complicado debido a las técnicas que usan los supermercados para hacernos gastar más dinero.

¿Sabes cuáles son las marcas más consumidas del supermercado?

Conocer las estrategias de los supermercados para vender más nos permitirá identificarlos, haciéndonos más fuertes y ayudándonos a ahorrar dinero en la siguiente visita al supermercado. Tu bolsillo vacío lo agradecerá, y tu nevera llena también.

  1. Degustaciones gratuitas: Vas paseando por el super y de repente, “¡oh, queso gratis!“. Acabas de caer en la primera trampa del supermercado, un mordisco de ese queso y antes de que te des cuenta estás pagando el taco entero en la caja.
  2. Caprichos cerca de la caja: Tras un buen rato recorriéndote el super recolectando productos sanos llegas a la cola y te encuentras con una estantería llena de chocolatinas, revistas, chicles y otros “caprichitos” que puedes darte por ir a hacer la compra. Debido a lo cerca que están de la caja no tienes mucho tiempo para pensártelo y te dejas llevar por el impulso, pero la realidad es que no necesitas ese Twix.
  3. Precios altos a altura media: La colocación de los productos en el supermercado no es aleatoria, y tampoco está pensado para hacerte la vida más fácil. Los productos caros están colocados a la altura de tus ojos, para que sea lo primero que veas y cojas. Es un esfuerzo extra, pero agacharte para ver los productos de las baldas de abajo, o ponerte de puntillas para alcanzar los que están más elevados te ayudarán a ahorrar dinero en tu siguiente compra.
  4. Los productos básicos bien escondidos: Fíjate, entras al supermercado y lo primero que encuentras no es el pan. Tendrás que recorrerte medio local para encontrarlo, ya que los productos básicos que casi siempre tienes apuntados en la lista de la compra están atrás del todo, precisamente para que te enamores de algún otro alimento u objeto superfluo por el camino.
  5. El famoso 0,99 céntimos: Todos conocemos esta técnica de marketing para hacernos gastar más, pero aún así muchos seguimos cayendo en la trampa. La próxima vez que veas un 0,99 párate un segundo y pregúntate si ese producto realmente es tan económico como parece.
  6. Los cambios sutiles pero efectivos: Llegas al tercer pasillo donde jurarías que antes había legumbres y te encuentras patatas; no te estás volviendo loco, es una trampa del supermercado para incitar el consumo. En muchos locales de alimentación cambian la colocación de los productos de vez en cuando para que te topes con cosas que no buscabas realmente. Para evitar esto fíjate en los carteles de cada pasillo y asegúrate de que lo que buscas no se ha mudado a otro lado.
  7. Las ofertas fugaces: El cartel de oferta nos engaña a todos, y ya si es por tiempo limitado ni te digo. La próxima vez que veas ofertas o rebajas piensa bien si necesitas ese producto y si realmente vas a usarlo.
  8. La música: Ese tono lento y relajante que suena en los supermercados tal vez pase desapercibido para ti, pero no para tus oídos y tu mente.La música del supermercado suele ser muy calmada, haciendo que pasees tranquilamente por el local, llenando tu carrito de cosas innecesarias sin darte cuenta. La música siempre se usa en las tiendas para incrementar el consumo, pudiendo usar distintas técnicas según la intención del vendedor; por ejemplo, en algunas tiendas de ropa ponen música rápida para que te aceleres y cosas más cosas en menos tiempo. Así, algunos expertos mantienen que la música clásica nos hace fijarnos en productos más caros.
  9. Juegos con los sentidos: La iluminación, los olores…todo está pensado. En muchos supermercados colocan la panadería a la entrada para que nos atraiga el olor a bollería recién salida del horno, además de las estrategias de marketing olfativo. Así, las luces realzan las cualidades del producto; por ejemplo, la carnicería tiene una luz rosada para que la carne parezca más roja, y la iluminación en la pescadería hace que el pescado parezca más fresca.
  10. Combinaciones perfectas: “Mira que simpáticos, la salsa boloñesa al lado del espagueti”. Mas que simpáticos, listos. Eso está muy bien si querías comprar salsa boloñesa, pero se trata de una técnica más del supermercado para aumentar las ventas. Los productos combinables suelen estar muy cerca, para que al comprar uno cojas el otro. Por ejemplo, cerca de las bebidas siempre suele haber patatas, aceitunas o cualquier tipo de aperitivo, ¿casualidad? No creo.

Vía | Eatthis

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!