Empresa

10 cosas que negociar en una oferta de trabajo, más allá del salario

que puedes negociar mas alla del salario en oferta de trabajo

A la hora de aceptar un puesto en una nueva empresa, hay muchas cosas más allá del salario que puedes pactar. Te contamos las diez cosas que puedes negociar en una oferta de trabajo y que aportarán mucho más valor a tu perfil profesional.

Uno de las cuestiones más críticas en los procesos de selección es abordar el tema salarial. Por parte de la empresa es de esperar que pretendan ahorrarse todo lo posible, y por parte del futuro empleado, este hará mostrar toda su valía para poder obtener la franja más alta posible.

Es habitual que las ofertas de trabajo anunciadas indiques una franja salarial, que estará en función de la experiencia o el valor del empleado contratado finalmente. Por ello es salario es uno de los elementos que más fácil y más habitualmente se tiende a negociar.

A veces, incluso, en la propia entrevista de trabajo ciertos reclutadores tienden a demandar al entrevistado cuál es su rango salarial actual. Nuestro consejo: no dejes nunca saber a la empresa lo que esperas ganar antes de saber lo que quieren pagarte.

Piensa que si por casualidad indicas un salario bastante inferior al que estaban pensando en ofrecerte puedes ponerle en bandeja la negociación y hacer que la empresa considere pagarte menos.

Acostúmbrese a decir “Lo siento, mi antigua empresa me pidió que mantuviera la información confidencial” o simplemente “No me siento cómodo compartiendo esa información”.

Cuando alguien requiera tu información salarial, puedes decir simplemente que tus roles se enfocan dentro de un rango determinado Puedes practicarlo frente al espejo antes de acudir a una entrevista laboral hasta que la frase logre sonar convincente y contenga el aplomo  que requiere.

5 cosas que puedes negociar si trabajas como freelance

Pero más allá del salario, que es uno de los elementos claves que pueden llevarnos a estar interesados por una oferta de empleo concreta, existen muchos otros factores que son posibles negociar a día de hoy.

Piensa que en muchas ocasiones una vez negociado un salario, es posible que aún así pase un largo periodo hasta la finalización del proceso. Cuanto mayor es la importancia del puesto más puede alargarse el proceso.

Si esto ha sido así , nuestra recomendación es que antes de aceptar el rol ofrecido, vuelvas a repasar las obligaciones y condiciones de la oferta de trabajo. A veces ciertas empresas tienden una vez fijado el salario, incluir algunas tareas extra al rol.

Si esto es así, todos los expertos en temas de contratación recomiendan lo mismo, indica a la futura empresa que en el tiempo transcurrido en el proceso de selección el rol ha cambiado de posición, tus has adquirido más experiencias o logros y las tareas que parecen haber sido añadidas requieren una revisión salarial.

Pero además de esto, desde el portal de Forbes, nos recuerdan que a la hora de aceptar un puesto, más allá del salario existen otras muchas cosas que pueden ser negociadas en una oferta laboral.

Cómo analizar y negociar una oferta de trabajo para aceptarla o rechazarla

Aquí hay diez elementos que puede negociar en una entrevista de trabajo:

  1. Tiempo de vacaciones adicional por épocas de mayor volumen de trabajo
  2. Flexibilidad en su horario de trabajo
  3. La capacidad de trabajar desde casa
  4. Pago de formación que el puesto pueda requerir para mantenerse actualizado
  5. Cuotas o pagos de gastos ocasionados por el rol
  6. Asistencia  a conferencias, encuentros o   a expensas de la organización
  7. Título o cargo bajo el que desempeñar el rol
  8. Bonificaciones extras
  9. Bonificiación al finalizar el primer año por objetivos cumplidos
  10. Una asignación de automóvil de empresa si se ocupa un alto cargo o se requieren muchos desplazamientos.

Las 5 conductas que deberías evitar cuando negocias con clientes

Aunque puedan parecer demasiados aspectos e incluso algunos ser muy arriesgados, piensa que cada paso que das en tus logros fortalecerá no solo tu carrera, también tu propio carácter.

Recuerda que estamos hablando solo de cosas que negociar, nunca estás imponiendo nada, por lo que nadie debería molestarse si hablas en nombre de tu valor. Piensa que cuánto más valor alcances también mayor rendimiento y productividad se esperará de ti.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.