Emprendedores

La revolución social: lo que tienen en común startups y activistas

Escrito por Autor Invitado

¿Qué es lo que pueden aprender las startups de los activistas? La lucha para que el mensaje llegue a todos es sólo el principio.

Da igual dónde vivas: Estos son tiempos interesantes desde una perspectiva económica, social y política. Una prueba de ello es el Founder Institute de Santiago, cuyo programa se tuvo que posponer por la oleada de protestas que azotaban el país.

Esto me hizo pensar, y me hizo llegar a una realización: Existen muchos parecidos entre los activistas y las startups.

Los dos comienzan con muchas cosas en contra: pocos recursos, competidores atrincherados/titulares, una barrera elevada para obtener atención… y la lista sigue. Sin embargo y a pesar de todo esto, los activistas y las startups tienen una ventaja estratégica – la ingenuidad. Normalmente son ‘novatos’ (por así decirlo) y no tienen miedo de los retos para resolver un problema. Cuestionan las visiones del mundo que otras personas aceptan como evangelio. No están condicionados por tradición, normas y la mentalidad de ‘así es como se hacen las cosas’ que pueden atascar a los lentos y gigantes titulares. Por ponerlo de forma simple, los activistas y las startups ven un problema y como resultado, buscan una solución, sin tener en cuenta el precio. Para ellos, la lucha por el cambio es mejor que aceptar un status quo que les desagrada.

Todo esto, por supuesto, es loable. Pero en un juego de ganadores y perdedores, normalmente no es suficiente.

Leí este artículo del New York Times describiendo los métodos de protesta estudiantil y quedé impresionado. Por aclarar algo, no se nada sobre los temas políticos y la violencia implicada en el tema es una desdicha, pero me abrumó el coraje y la creatividad de los activistas en su búsqueda por ser escuchados. En lugar de los piquetes convencionales con el coro de “No, no, no nos iremos”, estos estudiantes lideraron huelgas de hambre, “Kiss-ins” (miles de parejas besándose de forma simultánea en las principales plazas públicas) y hasta una coreografía zombi masiva en las calles al ritmo de ‘Thriller’ de Michael Jackson. Sus esfuerzos, como muestra el artículo anterior, llevaron a una concienciación global. Hay una lección que pueden aprender los activistas y las startups: la idea normalmente no es suficiente. Para poder ganar, también necesitas ser escuchado. Para poder ganar, tienes que ser audaz.

Como activista, es probable que pierdas la batalla tanto si tus ideas son buenas como si no lo son. Los titulares tienen todo el poder, o puede que tuviesen razón todo ese tiempo. Pero ser atrevido te da una mejor oportunidad para ser escuchado y finalmente para alcanzar el éxito.

Adelante entonces y ¡protesta por tu startup! De forma literal y metafórica, lánzate a la calle. Pero no te dediques a protestar haciendo círculos con mensajes de cartón pegados a palos de madera. Se audaz.

Por Jonathan Greechan, Partner del Founder Institute y TheFunded.com. Puedes seguirle en Twitter @jonnystartup. Artículo original: http://fi.co/posts/365

Foto cc ROSS HONG KONG

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado