Emprendedores

Un “porro electrónico” made in Holanda para fumar menos tabaco

Un porro electrónico made in Holanda para fumar menos tabaco
Escrito por Manuela Astasio

Hablamos con el creador de E-Njoint, una evolución del cigarrillo electrónico que presume de no contener nicotina ni toxinas, y que podrá ser recargado con cannabis.

Aunque sus riesgos todavía están por discutir, casi 30 millones de ciudadanos de la Unión Europea ya han probado el cigarrillo electrónico. Pero quien quiera hacer negocio ahora, señala Menno Contant, debe alejarse de los productos habituales, creando “algo único”. Por eso, este empresario holandés ha inventado lo que él mismo ha bautizado como un “porro electrónico”, lanzado hace apenas dos meses y disponible ya en discotecas y tiendas especializadas de lugares de nuestro país como Ibiza.

Pero que nadie se lleve todavía las manos a la cabeza. Aunque los holandeses sean, como reconoce Contant a TICbeat entre risas, “muy conocidos por el sexo, las drogas y el rock and roll”, la primera edición de E-Njoint imita el aspecto de los porros y cuenta con una hoja verde cannabis impresa, pero no contiene THC, tabaco ni nicotina.

Disponible, al estilo de las shishas o pipas de agua, en varios sabores frutales (manzana, fresa, sandía y cereza, entre otros), al igual que los cigarrillos electrónicos, E-Njoint está pensado para ayudar a los fumadores a reducir la cantidad de tabaco que fuman, ya que el hábito de los fumadores tiene que ver, muchas veces, piensa su creador, con el simple acto de sostener el cigarrillo, y no solo con el consumo de nicotina.

“Soy fumador y desde que lo uso fumo menos cigarrillos”, asegura Contant, que explica, también, que el producto se vende en estancos, discotecas y clubes frecuentados por un público de entre 18 y 45 años. “No queremos empujar a nadie a que empiece a fumar”, subraya.

Un porro “más saludable” que los de papel

Un porro electrónico made in Holanda para fumar menos tabacoEn cambio, la segunda y la tercera versión de E-Njoint, cuya salida al mercado se producirá próximamente, sí se podrán fumar como los porros que todos conocemos, ya que serán recargables –al contrario que la primera edición, que es descartable- con cannabis líquido y con marihuana seca.

Contant explica con calma que estas nuevas versiones de su “porro electrónico” serán comercializadas únicamente en aquellos países en los que el consumo de esta droga sea legal, como su propia tierra, Holanda, y como Canadá. El empresario se plantea también vender E-Njoint con aplicaciones médicas en aquellos lugares en los que esté regulado el consumo con fines terapéuticos, como algunos estados de Estados Unidos.

“No tenemos problemas legales con la disponibilidad de nuestro producto porque no lo lanzaremos en los países donde fumar cannabis sea ilegal”, indica. “Es una herramienta para fumadores de cannabis ya experimentados, no queremos empujar a nadie a que empiece a fumar”, insiste.

Para Contant, estas próximas versiones de E-Njoint cuentan con claras ventajas tanto frente a los porros tradicionales como ante los polémicos cigarrillos electrónicos, que ya han sido cuestionados por sus riesgos. En el caso de los primeros, el empresario señala que su porro electrónico “resulta más saludable que liar un cigarrillo de los de siempre, porque no lleva tabaco y por tanto nada de nicotina ni toxinas”. “Vaporiza el cannabis y el THC sin usar tanto humo pero sí aportando la sensación que buscan estos fumadores”, explica.

En cuanto a las diferencias entre su mecanismo y el empleado por los cigarrillos electrónicos, éstos últimos puede contener distintos niveles de nicotina. En cambio, asegura Contant, E-Njoint se limita a calentar el cannabis a 185 grados y a vaporizar así el THC, en forma de vapor de agua.

Lo que más enorgullece a Contant hasta ahora del impacto generado por su producto es el debate que despierta, que va más allá de la polémica desencadenada hace ya tiempo por el lanzamiento de los primeros cigarrillos electrónicos. “Cuando lanzamos nuestro comunicado de prensa nos complació ver que surgían discusiones y reflexiones en las redes sociales, con gente hablando sobre la conveniencia de legalizar el cannabis y sus aplicaciones médicas, y que sopesaba las ventajas de esta tecnología frente al lado negativo del tabaco tradicional”, señala. “Estoy muy satisfecho con la discusión generada”, confiesa, orgulloso.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.

  • Realmente interesante esta noticia, si ya tenemos un porro electrónico, ¿qué nos deparará el futuro? Nosotros preferimos el clásico cigarrillo liado, aquí http://www.contabaco.com/ puedes comprar hojas de tabaco natural para fumar y mucho más. Pero verdaderamente no se puede negar que este artefacto parece ser maravilloso. ¡Saludos!