Emprendedores

Plataformas web de microservicios

10euros
Escrito por Marcos Merino

¿Es el futuro de los profesionales autónomos ofrecer pequeñas tareas a muy bajo precio? Cuanto menos, una opción a explorar…

Internet supuso una de las mayores transformaciones para el funcionamiento del mercado laboral en muchos sectores. Pero recientemente, ha habido otro elemento que lo ha modificado aún más profundamente: la crisis económica.

Muchos profesionales que habían estado en nómina en los últimos años se veían de pronto en el paro, y con las opciones de emprender en un proyecto que requiriera alta inversión inicial cortadas por la limitación de los créditos. ¿Qué hacer, entonces?

Pues hacer de la necesidad virtud, y volver a apoyarse en Internet para buscar nuevos nichos de mercado. Así surgieron los microservicios, y las plataformas que los posibilitan. Se basan en la idea de vender unidades pequeñas y desgranadas de servicios o productos a costes, obviamente, reducidos. Un ejemplo real: “Instalo una plantilla en tu blog por 10 euros”. Típico ejemplo de tarea demandada para la que, obviamente, nadie va a recurrir a un agencia. De golpe, hemos derribado la barrera económica de acceso a nuestros servicios, sin que esto nos impida, como veremos más adelante, ofrecer soluciones más completas.

En España, por ejemplo, la principal alternativa para ofrecer y encargar microservicios (o nanoservicios, como los llaman ellos) es Diez-Euros.com. Fue creada recientemente por José María Jiménez Shaw y Sonia Rujas.

Su nombre ya resulta descriptivo: 10 euros es el precio mínimo de cada microservicio, pero pueden añadirse complementos (de 10 en 10 euros) a cada servicio. En el ejemplo anterior, el profesional que ofrece el servicio podría añadir la opción de editar la plantilla para personalizarla por otros 10 euros más, o de instalar además un determinado plugin por un total de 30 euros. En muchos casos, la rentabilidad proviene de los servicios complementarios, por lo que es importante establecer adecuadamente la combinación de servicios, para animar al cliente a no quedarse únicamente con el servicio básico.

Pero, a nivel internacional, Diez-Euros tiene un rival: Fiverr, un referente que destaca por su antigüedad (nació en 2010, tres años antes que la plataforma española), su variedad (frente a la apuesta de Diez-Euros por los sectores del marketing, el diseño y la comunicación, Fiverr toca casi todos los sectores), su fama, y alto número de usuarios. En este caso, los microservicios tienen un precio base de 5 dólares americanos (aproximadamente 4 euros). Y se diferencia también de su competidor en el hecho de ofrecer una app móvil.

Ésta se lanzó en diciembre para iPhone y iPad, y ha sido liberada esta semana en su versión para Android en Google Play. La app nos permite enviar mensajes, recibir notificaciones y navegar a través de los casi cuatro millones de servicios publicados y las 120 categorías de microservicios. Sin embargo, cuenta con la importante limitación de no poder publicar anuncios de nuestros servicios desde el móvil, estando obligados a recurrir al sitio web para ello.

[Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=hKYQgNL6efQ]

La lentitud de Fiverr para traducir su plataforma al español (lo hizo hace unos meses) permitió que en ese tiempo proliferasen los clones en nuestro idioma, con particular éxito entre el público hispanoamericano: Mercadillo5, Comprita, Geniuzz…

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.