Emprendedores

¿Que piensan tus clientes? Una nueva app de emoticonos ayuda a descubrirlo

Escrito por Natasha Bernal

Una app de emtrics que soluciona la falta de comunicación entre clientes y empresas.

Para los negocios tradicionales, saber las opiniones de sus clientes de forma acertada y eficiente puede ser una tarea difícil. La falta de comunicación puede significar que el equipo no sepa cómo mejorar su atención al cliente, qué está funcionando en el establecimiento, qué es lo que falta y quiénes son sus clientes.

Algunas aplicaciones móviles de reseñas (como es el caso de Yelp) pueden convertirse en una auténtica pesadilla para los dueños de establecimientos tradicionales. Su formato ‘foro’ significa que muchas veces la información es negativa y la información muy poco útil para poder hacer los cambios. ¿Qué hacer si una empresa no tiene una gran presencia online?

Los clientes siempre van a querer dar su opinión sobre un servicio: ahora existe una aplicación móvil que les permite hacerlo de forma fácil e útil para conseguir el feedback que tanto se valora. Se llama emtrics y ayuda a las empresas tradicionales a entender a sus clientes. Antes de su lanzamiento, el equipo ya había conseguido más de 50.000 respuestas , 10.000 opiniones y 4.000 comentarios. Funciona a través de subscripciones, con el producto básico desde 30 euros al mes.

Está especialmente dirigida a los negocios tradicionales: restaurantes, utilidades, hoteles, transportes, telecomunicaciones, operadoras, bancos, empresas de seguros y tiendas de retail.

¿Cómo funciona?

Con un smartphone, el proceso es muy fácil: todo empieza con un código QR que pueden escanear los clientes en el establecimiento.

Los clientes escanean el código con el móvil: con las tres caras de opinión (rojo negativo, amarillo indiferente y verde positivo), dan su opinión a las cinco preguntas generales sobre su experiencia. Los negocios pueden analizar toda la información en una plataforma online de forma rápida, donde pueden comparar sus resultados a los de la competencia.

El software decidirá qué preguntas son las más relevantes en cada momento, por lo que ningún aspecto de negocio pasaría desapercibido. Con estos datos, el mánager puede identificar y corregir cualquier problema en su empresa, haciendo que los clientes se sientan más contentos. Los creadores de la app apuntan que pronto se dispondrá de un canal de comunicación anónimo entre los clientes y las empresas para poder contestar a cualquier comentario o sugerencia de forma fácil.

Eduard Giménez, CTO y cofundador e Iñigo Serrano, CEO y cofundador de emtrics

 

Las mentes tras los emoticonos

Entrevistamos a Iñigo Serrano, CEO y cofundador de emtrics, quien nos contesta a las preguntas más frecuentes sobre el proyecto:

¿Cuáles fueron los retos a la hora de hacer vuestra idea una realidad?

Quizás el principal reto fue crear un producto muy usable y al mismo tiempo encontrar un equilibrio entre lo que precisaban los negocios y los clientes. Mientras lo creamos, tuvimos que validar que realmente existía una necesidad en el mercado, y por tanto tenía sentido lo que estábamos desarrollando.

¿Cuáles son los problemas fundamentales que soluciona emtrics?

Nuestro servicio resuelve dos problemas. Por una parte, pagando una cuota mensual baja (desde 19€/mes), cualquier negocio puede recoger la opinión de sus clientes en el momento que le presta un servicio o le vende un producto, y por otra, facilita al cliente el proceso de opinar, ya que lo hace desde su teléfono móvil y en unos pocos segundos.

¿A qué negocios va dirigida la app?

Nuestro servicio se adapta muy bien a todo tipo de negocios. Entre otros tenemos hoteles, restaurantes, gimnasios, tiendas de ropa, aseguradoras, telecomunicaciones, farmacias, fabricantes de coches, tiendas online y así hasta más de 20 sectores de actividad.

¿En qué países está disponible y en qué idiomas?

El servicio está ahora disponible en 8 idiomas: Español, Catalán, Gallego, Inglés, Francés, Alemán, Portugués e Italiano, y gracias a ello, tenemos establecimientos con emtrics en 14 países.

¿Pueden elegir las preguntas las empresas?

Sí, el negocio puede elegir entre crear sus propias preguntas o seleccionar entre las que tenemos definidas para su sector de actividad. Nosotros recomendamos que escojan esta última opción, pues de esta forma el comercio no tiene que perder tiempo en crearlas y traducirlas.

La app se accede a través de un código QR: ¿No existe la posibilidad para que los usuarios accedan a todos los negocios y den sus opiniones?

(Ríe). Si, el QR es el medio más común, pero se puede acceder desde cualquier medio que enlace a una URL (email, SMS, otra web, una app móvil etc). La posibilidad de que usuarios accedan a distintas URL existe, pero las combinaciones de caracteres en las URL de acceso a las encuestas permiten hasta varios trillones de posibilidades. Además, nuestra plataforma permite detectar usuarios que están dando opiniones en distintos puntos, por lo que podríamos actuar si se diera el caso.

¿Cómo se consiguió la financiación para vuestro proyecto?

Inicialmente, la financiación la asumimos los fundadores. Posteriormente se incorporaron Wayra y Mola.com al accionariado, por lo que tenemos la suerte de haber incorporado dos inversores importantes.

¿Cuáles han sido los resultados tras el lanzamiento oficial del año pasado?

Estamos muy satisfechos tras los 9 meses desde nuestro lanzamiento comercial y en la coyuntura económica actual, tenemos ya más de 500 establecimientos con nuestro servicio. Hemos conseguido incorporar como clientes a empresas líderes en su sector de actividad, y hemos recogido ya más de 300.000 comentarios y opiniones de clientes. Lo más importante de todo es que el servicio está cuajando entre los negocios y les está aportando mucho valor.

¿Cuáles son vuestros planes de cara al futuro?

Tenemos muchos, entre ellos consolidar el equipo, desarrollar el mercado español y empezar la presencia en otros mercados, pues estamos convencidos que nuestro servicio es muy escalable y va a tener también muy buena aceptación fuera de España.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal