Emprendedores

Un nuevo impulso para emprendedores de la mano de Safari Crowdfunding

Crowdsourcing
Escrito por Iván Durán

Una nueva plataforma de financiación colectiva sale al mercado en España: Safari Crowdfunding. La iniciativa pretende dar una vuelta de tuerca a los proyectos ya existentes en esta línea al combinar el micromecenazgo con el abastecimiento colectivo de servicios y recursos o ‘crowdsourcing’.

Un nuevo impulso para pymes, microempresas, startups y, en general para emprendedores, llega al mercado este mes de mano de un nuevo actor en el mercado: Safari Crowdfunding. Se trata de una plataforma que unifica dos conceptos a su idea de negocio: la financiación colectiva o crowdfunding con el abastecimiento colectivo de servicios y recursos o crowdsourcing. Además, la compañía, dirigida no solo a la cofinanciación de pequeñas empresas sino también de proyectos científicos, ofrece servicios de consultoría, asesoría jurídica e incluso un portal de empleo propio con el objetivo de dar visibilidad tanto a las ofertas de crowdsourcing para iniciativas en proceso de financiación como a necesidades de recursos humanos de proyectos ya financiados.

Safari Crowdfunding, según lo definen sus responsables, es “una plataforma flexible y dinámica, compuesta por diferentes modelos de financiación y abierta a nuevas propuestas cuando los proyectos así lo demanden”.

Modelo de ‘crowdfunding’ en Safari

El modelo de financiación de Safari Crowdfunding pretende ir más allá del tradicional. Consiste en seleccionar y hacer públicos proyectos necesitados de recursos, con el objetivo de conseguir inversores y que, a cambio de su confianza y aportación, reciban una recompensa de diferentes formas. La primera modalidad puede ser en forma de producto o servicio. Si lo que se va a crear es un producto, la recompensa puede ser el propio producto o un descuento en el mismo. De esta manera, si los inversores están indecisos de si quieren o no decidirse por tu proyecto, inclinarás un poquito más la balanza a tu favor.

La segunda modalidad es el equity, es decir, ofrecer participaciones de la empresa a los inversores. Es el promotor del proyecto quien decide el porcentaje que quiere proporcionarles. Y, finalmente, la tercera manera en la que los inversores pueden ayudar al lanzamiento de un proyecto puede ser en forma de donación, sin esperar nada a cambio del proyectista, ni servicios, ni productos, ni participaciones. Además, sin ningún tipo de deducción sobre el IRPF excepto para aquellos proyectos que cumplan las normativas vigentes.

Objetivo del ‘crowdsourcing’

En cuanto a la otra gran área que sustenta el modelo de negocio de Safari, el crowdsourcing, éste no es sino la sustitución de financiación económica por otra en forma de talento, de modo que se consigue fomentar la creación de relaciones profesionales y ofrecen al inversor una vía de promoción de sus propios servicios o productos. Además, de esta manera los usuarios del servicio logran mejorar las estimaciones de gasto o inversión proyectadas, impulsar la creación de relaciones profesionales y brindar al inversor profesional una vía de promoción de sus propios servicios o productos.

Una vez realizado el plan de viabilidad, la persona que lanza el proyecto decidirá qué partidas estarán sujetas a crowdsourcing, indicando la estimación de euros para cada una de ellas. Solamente los usuarios registrados en Safari pueden participar en el crowdsourcing.

Un mercado en boga

El surgimiento de las plataformas de financiación colectiva está en auge. A las iniciativas más conocidas, las americanas Kickstarterque recientemente daba a conocer impresionantes cifras como que en 2013 tres millones de personas aportaron 480 millones de dólares para proyectos anunciados en el sitio web, lo que equivale a aportar 1,3 millones de dólares al día o 913 dólares por minuto- o Indiegogo, se han unido otras de sabor local como Ilovescience, plataforma española centrada en el micromecenazgo de proyectos de carácter científico y que en un futuro quiere ampliar sus campos de actuación a otros segmentos como Arqueología e Historia, Astronomía y Física, Salud y Medicina, Ecología y Medio Ambiente, Comunicaciones e Informática, Ciencias Sociales y Economía.

Sobre el autor de este artículo

Iván Durán

Nacido en Madrid allá por el 1992. Periodista formado en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada. Aprendiendo a redactar y especializándome en contenidos tecnológicos en TICbeat