Emprendedores

Microsoft quiere “convertir a los emprendedores en empresarios”

edad-emprendedores
Escrito por Esther Macías

Hasta la fecha el programa para emprendedores de Microsoft y sus socios ha beneficiado a más de 1.700 startups españolas. Ángel Sáenz de Cenzano, director de Plataforma, Desarrollo e Innovación en Microsoft Ibérica, explica a TICbeat los pormenores de la iniciativa y sus expectativas de futuro.

Microsoft inició hace siete años en España un programa de apoyo y soporte a emprendedores que permite a las empresas de nueva creación acceder de manera gratuita a productos, servicios y recursos ofrecidos por la compañía tecnológica y sus socios en la iniciativa. Hasta la fecha ésta ha beneficiado a más de 1.700 startups españolas, según destacaba hoy en Madrid la actual presidenta de la compañía, María Garaña, con motivo del Día del Emprendedor, una jornada que la tecnológica ha celebrado junto a algunos socios en esta materia como la entidad pública empresarial Red.es, Telefónica Open Future, Barrabés o K Fund.

La propuesta de Microsoft para los emprendedores, como explica en una entrevista con TICbeat Ángel Sáenz de Cenzano, director de Plataforma, Desarrollo e Innovación en Microsoft Ibérica, “es empresarial y deliberadamente interesada. Nuestro objetivo es identificar talento para que éste trabaje con nuestra tecnología. No buscamos hacer una acción de RSC (responsabilidad social corporativa) ni popularidad, sino que las compañías que trabajen con nosotros y que ahora están empezando tengan una buena experiencia de trabajo con Microsoft. Además, creemos que así podemos ‘infectar’, en el buen sentido de la palabra, a la organización del espíritu emprendedor”.

El programa Bizspark, que es como se llama la iniciativa de la empresa de Redmond en este sentido (de hecho es un programa de carácter global) tiene tres patas, como explica Sáenz de Cenzano. Una consiste en dar a las startups acceso a la tecnología de la empresa de software mientras son startups. “De hecho, en función del uso que haga de ésta, cada empresa de reciente creación puede beneficiarse hasta de más de 100.000 euros”, asevera el portavoz. El segundo pilar consiste en poner en contacto a estas compañías de reciente creación en contacto con el resto de socios del programa, más de 30 empresas, que ofrecen diversos recursos como asesoría gratuita, formación e incluso financiación (en el caso de Microsoft la ayuda es con tecnología). Y, finalmente, el tercer pilar es, explica Sáenz de Cenzano, “darles entrada a nuestro ecosistema de clientes y partners. Esto no es una iniciativa de marketing, es real. Ayudamos a los participantes a pasar de ser emprendedores a empresarios, esa es nuestra vocación”.

 

Ángel Sáenz de Cenzano, director de Plataforma, Desarrollo e Innovación en Microsoft Ibérica.

Ángel Sáenz de Cenzano, director de Plataforma, Desarrollo e Innovación en Microsoft Ibérica.

 

Objetivo: trabajar con 800 ‘startups’ más este 2015

Las startups participantes tienen, además, la posibilidad de formar parte de las siete aceleradoras con las que cuenta Microsoft en India (Bangalore), China (Pekín), Europa (Berlín, Londres, París), Estados Unidos (Seattle) e Israel (Tel Aviv). “Este año integraremos 800 startups en el programa en España”, asegura el portavoz, que defiende el “modelo diferente” por el que ha optado Microsoft para apoyar a los emprendedores.

Es un modelo distinto, no somos un fondo ni una aceleradora, ayudamos con tecnología -desde la más básica como el sistema operativo Windows hasta nuestros servicios cloud, de colaboración y los relacionados con los dispositivos- y con nuestro ecosistema”, añade Sáenz de Cenzano. Éste hace hincapié en el hecho de que la propuesta para los emprendedores impulsada por Microsoft contemple la colaboración de más socios del mercado. “Pero lo más importante es que se traslada de forma real al mercado, es uno de los programas para emprendedores que pone sobre la mesa más elementos tangibles”.

Además, recalca el portavoz, es “superabierto”. “Nuestro filtro para que las startups entren en el programa es muy pequeño. Lo único necesario es que no tengan más de cinco años en el mercado y no facturen más de un millón de euros al año”.

 

“En España tenemos un ADN innovador que desconocemos”

Sáenz de Cenzano no cree que el espíritu emprendedor sea inferior en España respecto a otros países. “Es más España está indudablemente mejor en este sentido. En este país la densidad de emprendedores es muy alta. Tenemos un ADN innovador que desconocemos y una creatividad muy elevada. En innovación y emprendimiento no tenemos nada que envidiar a otros países”.

Por poner un ‘pero’, el directivo destaca el miedo a la internacionalización de muchos emprendedores. “Quizás falta arrojo, y esto es un freno muchas veces. Lo que no hay es un problema de financiación, porque actualmente hay dinero para invertir”.

Sí existe, asevera Sáenz de Cenzano, cierta burbuja en esto de emprender. “Hay demasiadas iniciativas. Además, se tiende a hacer creer que todos los emprendedores serán exitosos cuando esto no es así. Aunque sí es cierto que hoy en día hay más oportunidades que nunca para los emprendedores. Ya se han eliminado muchas barreras. No obstante, aún hay modelos de la economía tradicional que tienen que evolucionar pues tienen fecha de caducidad”.

Aunque para el directivo de Microsoft toda aquella empresa que implique procesos de cocreación y coinnovación tiene visos de triunfar, donde percibe más oportunidades es en las áreas de machine learning y del Internet de las cosas.

 

El caso de Exovite

Entre las empresas beneficiadas del programa de emprendedores de Microsoft y sus socios destacan algunas como la compañía de voto electrónico Scytl, de las primeras en entrar en Bizspark, así como la Fundación Síndrome de Dravet, un ejemplo de emprendimiento social en el que la entidad -creada por un empleado de Microsoft- ha utilizado tecnologías en la nube para revolucionar los mecanismos de análisis de los datos genéticos, acelerando el diagnóstico de enfermedades raras, y Exovite, una empresa de biotecnología que ha diseñado un sistema en 3D que permite rehabilitar huesos rotos y músculos a través de la impresión 3D y la telemedicina.

 

Juan Monzón, fundador de Exovite.

Juan Monzón, fundador de Exovite.

 

Esta última, que comenzó su actividad hace un año y medio, ha podido acceder al programa de aceleración de startups de Microsoft en su sede de Tel Aviv. Como explica a TICbeat su fundador, Juan Monzón: “Nos fuimos a Israel con las ideas y hemos vuelto con productos terminados”. La startup, que usa (obviamente) la tecnología de Microsoft, sobre todo Azure, está ubicada en Zaragoza y está a punto de firmar un contrato con su primer cliente. “Nuestro próximo paso será la búsqueda de financiación”, asevera Monzón, quien tiene claro que el éxito del proyecto pasa por la internacionalización, sobre todo a Estados Unidos donde la salud “mueve mucho dinero”, aunque, añade, “el ADN de la empresa es español y, por eso, nuestra idea es fabricar todo en España; además, una parte de nuestro desarrollo lo donaremos a algunas asociaciones de enfermedades degenerativas”.

Desde luego, la relación entre la tecnología en la salud es cada vez más estrecha. “Hay estudios que afirman que no habrá suficientes médicos para tratar a todas las personas de aquí a 2020, así que el uso de la tecnología será esencial para resolver esta necesidad”, afirma. Pero esta ya es otra historia.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.