Emprendedores

Luces y sombras de la escena tecnológica rusa

teclado_cirilico
Escrito por Marcos Merino

Rusia vive un despertar de su sector tecnológico, pero desde el resto del mundo se perciben señalen contradictorias sobre su posible evolución.

Rusia lleva un tiempo asomándose a la actualidad tecnológica mundial: ya os hablamos aquí de Pavel Durov, el excéntrico emprendedor ruso que vendía la red social VKontakte al tiempo que lanzaba el hoy pujante servicio de mensajería Telegram.

Por eso merece nuestra atención el artículo que The Next Web publicó hace unos días: Lo que Occidente necesita saber acerca de la escena tecnológica rusa, firmado por Nick Davidov, director de Inversiones de iTech Capital.

Lo que Occidente “necesita” saber

El artículo comenzaba afirmando que “para muchos inversores de Occidente, hacer negocios en Rusia puede parecer un paso hacia lo desconocido. Sin embargo, estos temores son infundados (…) las diferencias en las prácticas de negocio entre el Oeste y el Este son cada vez más pequeñas”.

El autor aportaba una serie de datos para argumentar que Rusia podía terminar convirtiéndose “en uno de los mercados tecnológicos más atractivos del mundo para los inversores”:

Rusia posee el mayor mercado online de Europa: 66 millones de rusos con conexión a Internet, con un crecimiento esperado del 15-20% anual hasta 2018.

– En diciembre de 2013, las empresas de comercio electrónico protagonizaron el mayor aumento en ofertas de capital riesgo (un 33%). La industria multimedia y del software las siguió de cerca con un 22%.

– El mayor operador ruso de sistemas de pago electrónico, QIWI, salió a Bolsa en el NASDAQ en mayo de 2013, y desde entonces ha triplicado su tamaño.

El artículo aseveraba igualmente que los empresarios debían ser conscientes de que “en relación a garantizar las inversiones, las normas culturales son más o menos las mismas que en el Reino Unido o EE UU”. Sobre el marco legal vaticinaba que “aunque menos desarrollado, con el tiempo ofrecerá el mismo nivel de protección y transparencia que el de la UE”.

Interesante y prometedor panorama. Una pena que no se ajuste del todo a la realidad… y que los emprendedores digitales rusos sean los primeros en denunciarlo.

Lo que Occidente necesita saber

El 7 de agosto del año pasado, 37 líderes de startups rusas expresaron mediante una carta abierta su apoyo al candidato opositor Alexei Navalny a la alcaldía de Moscú. En ella dejaban claro que “sin Estado de Derecho y elecciones libres no podemos poner en marcha negocios modernos y sostenibles”.

Kamil Kurmakayev, fundador de Wikimart (un supermercado online) y firmante de la carta, expresa sus razones para participar: “La situación de Rusia se está deteriorando más allá de todo límite: el Gobierno puede hacer cualquier cosa y nadie está protegido de él (…) a empresas como la mía les resulta cada vez más difícil atraer inversión extranjera porque los potenciales inversores están preocupados por la falta de protección de los derechos de propiedad… y nuestros empleados están pensando en mudarse a Silicon Valley“.

No es habitual este tipo de tomas de posición por parte de hombres de negocios en Rusia (y cuando se dan, suelen acabar con empresarios encarcelados). Quizá eso explique la ausencia de los fundadores de VKontakte o Yandex, los gigantes tecnológicos de Rusia, entre los firmantes de la carta.

[Imagen de Kecko en Flickr]

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.