Emprendedores

Lo que necesita un negocio online ahora se llama growth hacking

Escrito por Manuela Astasio

Este nuevo perfil combina conocimientos de marketing y programación para ayudar a las startups a conseguir clientes.

Lo de growth hacking, dice el profesor Óscar Fuente, es una de esas cosas “que existen desde hace tiempo, pero de repente se le pone un nombre”. El growth hacker es, según las escuelas de nuestro país que ya ofertan cursos relacionados, un perfil “ilustrado” que combina conocimientos en marketing online con otros de programación para potenciar el crecimiento de usuarios en negocios online.

Fuente, que imparte clases sobre el tema en la escuela de negocios IEBS, define este puesto como el de alguien “que diseña y desarrolla estrategias de crecimiento para aquellas startups que están en fase semilla y necesitan un gran volumen de usuarios”.

Perfiles de entrada variopintos

El profesor, que además ha sido mentor de SeedRocket, explica que un growth hacker debe contar con conocimientos técnicos “como mínimo, a nivel de usuario”, pues solo de esa forma podrá ser más ágil y no depender del departamento tecnológico. Al mismo tiempo, si su formación es más técnica o programática, el growth hacker deberá saber cómo redactar y vender. Los perfiles de entrada pueden ser muy variopintos, “desde el programador que aprende marketing y redacción hasta el periodista que empieza un blog y termina metiéndose en temas de usabilidad, diseño y programación”.

“Su objetivo es maximizar cada etapa del embudo de una startup: desde la atracción del tráfico hasta la reflexión, la conversión y la finalización. El growth hacker puede influir en el desempeño de cada una de esas etapas mediante la usabilidad y la analítica del tráfico”, detalla.

¿Qué va a pasar con los community managers? “Un growth hacker debe conocer las herramientas del social media a la perfección”, advierte Fuente, “y un community manager puede evolucionar hasta convertirse en un growth hacker”.

Si no sabes que se puede hacer, nunca lo harás

Fuente ubica la función del growth hacker en el momento del “¿y ahora qué?”; esto es, cuando un emprendedor ya ha hecho todos sus deberes pero aún no tiene usuarios y necesita conseguirlos. “Es un perfil muy atractivo porque aglutina competencias muy interesantes, como configurar códigos, tocar el html, diseñar estrategias de crecimiento, viralizar contenidos… Si conoces estás técnicas, puedes hacer cosas a nivel de marketing que, si no sabes que se pueden hacer, nunca se te ocurrirían”, explica Fuente.

“El growth hacker no solo debe dominar múltiples competencias, sino que además ha de ser capaz de aplicarlas en el momento necesario, con la cantidad necesaria y a la velocidad necesaria”, indica.

El profesor del IEBS considera que este tipo de perfil profesional se va a desarrollar notablemente en nuestro país, debido a su filosofía de “menos es más” y su apuesta por el poder de lo simple, fácil de integrar en el mundo de las lean startups. “No tenemos más remedio que orientar nuestro modelo al de país de conocimiento y servicios, así que estos perfiles jugarán un papel muy importante”, señala.

Todavía queda, eso sí, “mucho que aprender”.

Foto cc: Pierre François Pirlet

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.