Emprendedores

HackForGood: es la hora de los piratas honrados

Escrito por Manuela Astasio

Mañana arranca la primera edición de un hackathon que busca promover herramientas y aplicaciones con conciencia social.

Muchos cantábamos de pequeños ese poema que habla de “un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado”. En respuesta a un mundo que parece estar tan al revés como los versos de José Agustín Goytisolo, mañana arranca en seis ciudades españolas la primera edición de HackForGood, un evento que reúne y premia los mejores proyectos de hackers sociales.

Como, por ejemplo, una aplicación móvil que permita a una persona mayor o enferma de Alzheimer encontrar el camino de vuelta a casa si se pierde. Esa es una de las propuestas que se presentan este año, que pueden consultarse en la web oficial del evento, que finaliza el domingo.

Uno de sus impulsores, Quique Quintas, define al hacker social como “un desarrollador comprometido que quiera contribuir con sus conocimientos a la construcción de herramientas que puedan cubrir necesidades sociales”. Quintas destaca el carácter multidisciplinar de muchos de los equipos que participan en HackForGood, que también busca la contribución de diseñadores, psicólogos y sociólogos, entre otros.

La Fundación Hazloposible, la Universidad Politécnica de Madrid y Telefónica organizan este hackathon, que se celebrará de forma simultánea en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Valladolid y León y Las Palmas de Gran Canaria. En él también participan varias ONG, que, de hecho, han sido las encargadas de proponer retos sociales para que los participantes se decidieran a resolverlos con proyectos innovadores.

Una oportunidad y una responsabilidad para los desarrolladores

 Quintas, que también es responsable de Sistemas de Hazloposible,  subraya que la cooperación al desarrollo se ha vuelto muy complicada  en un momento en el que la financiación pública “prácticamente ha desaparecido”. “Es básico que concienciemos a los ciudadanos de la oportunidad y de casi diría que la responsabilidad que tenemos de construir un entorno mejor que el actual”.

Las propuestas enviadas a HackForGood han sido agrupadas en cuatro grandes grupos –jóvenes y desempleo, discapacidad, envejecimiento activo y nuevas formas de participación en la innovación social-, aunque la convocatoria estaba abierta a cualquier idea.

La respuesta a esta iniciativa, que empezó a gestarse en Navidad, ha sido “increíble”, según reconoce Quintas. Hasta la fecha, la organización ha recibido 60 retos o propuestas de herramientas y aplicaciones con conciencia social.

Quintas menciona una de ellas, llamada “Art & Kids”, que busca construir una web que funcione como un escaparate de proyectos sociales que se financiarán con dibujos de niños, por los que cualquiera podrá realizar una microdonación.

Además, se presentan otras ideas, como una plataforma de prevención de la violencia escolar, un localizador GPS para personas con discapacidad intelectual y un dispositivo para personas dependientes que detecte sus caídas y sea capaz de avisar automáticamente de ellas.

Premios y futuro para las mejores aplicaciones

Serán los propios hackers sociales que participan en el evento quienes escojan el mejor proyecto en cada ciudad, que recibirá un premio de 2.000 euros y, además, contará con el apoyo de Telefónica para acceder a próximos programas de emprendimiento de la compañía.

Por otro lado, se concederán los galardones “Think Big Jóvenes España”, que proporcionarán acceso directo al programa “Think Big” a seis proyectos, y el premio “UEIA Impacto Social”, mediante el cual la aceleradora UEIA escogerá una idea y le proporcionará asesoría en materia de start-up social.

Para estos distintivos se valorará el impacto social de los proyectos, la creatividad de sus ideas y su viabilidad y sostenibilidad.

Cartel e ilustración de Rubén Núñez Chumillas cedidos por HackForGood

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.