Emprendedores

GE se suma al movimiento Lean para seguir liderando la innovación

general-electric
Escrito por Javier García

GE impulsa desde hace tiempo un programa de formación y capacitación de su personal en metodologías Lean Startup, que le permitan hacer las cosas de forma más rápida y flexible y funcionar como una ‘startup’ pero conservando la potencia de una multinacional.

Necesitamos empresas grandes. Para ser más concretos, necesitamos empresas que nazcan, crezcan y se vayan consolidando como motores de actividad económica. Como diría Michael Mandel, responsable del área de economía del Progressive Policy Institute (PPI), think tank de referencia internacional, y que ya cité en un artículo en Sintetia: si queremos transformar la sociedad y abordar los grandes problemas a los que nos enfrentamos en ámbitos tan complejos como la sanidad, la energía, la tecnología o el calentamiento global, es decir, para seguir generando progreso económico a través de la innovación, necesitamos empresas con capacidad de “tracción”, que estén acostumbradas a gestionar la complejidad; que aporten seguridad, que tengan solvencia financiera y técnica. Las empresas grandes son imprescindibles para crear entornos de emprendimiento y dinamismo a su alrededor y, en ese ecosistema, convertirse en verdaderos tractores de generación de riqueza y empleo.

La primera tesis de Mandel es que “lo grande ha vuelto, lo grande es inteligente”. Esta tesis, en cambio, parece que choca con la efervescencia de las startups, de lo “Lean” (ágil, ligero), de lo “pequeño” y flexible. El proceso de destrucción creativa en el ámbito empresarial es muy intenso, el 89% de las compañías que estaban en la lista Fortune 500 hace 50 años, ahora ya no lo están. Han surgido y explotado compañías jóvenes, con nuevos modelos de negocios, transformando mercados y aprovechando la potencia de la digitalización de la economía.

Las grandes empresas corren el riesgo de convertirse en conglomerados burocráticos que inhiben la creatividad y la capacidad de reinventarse. De hecho, Mandel hace hincapié en los trabajos de investigación que ponen de manifiesto la menor frecuencia de innovaciones radicales en la gran empresa respecto a la pequeña. Las nuevas ideas que rompen “las reglas del juego” suelen darse en empresas con estructuras más flexibles y adaptables, en empresas que empiezan y apuestan (arriesgan) por crear algo nuevo. Pero las grandes empresas empiezan, obviamente, por ser pequeñas… pero no tienen verdadero impacto social y económico hasta que sus modelos de negocio se consolidan y son verdaderas locomotoras de creación de valor, de resolución de problemas.

agilidad

Por lo tanto, sí, el tamaño no es ninguna garantía de éxito. Pero sí, el tamaño importa porque el tamaño tiene también ventajas competitivas en la forma en la que se gestionan los recursos, el acceso mismo a esos recursos, el talento interno que es capaz de atraer y retener así la vocación global de estas compañías.

La directora mundial de recursos humanos de General Electric lo dejó muy claro: “Si no somos capaces de conducir en la complejidad y ejecutar de una forma rápida, perderemos nuestro mercado”. Y aquí quería llegar, General Electric (GE) y, una vez más desde su fundación (1892), ha mostrado el camino para gestionar las grandes multinacionales en el siglo XXI. GE ya lleva tiempo impulsando un profundo programa de formación y capacitación de su personal en metodologías Lean Startup. Tener poco presupuesto, descubrir los problemas a resolver, prototipar soluciones, experimentar, preguntar e interactuar con los potenciales clientes, cambiar y buscar la mejor solución, en definitiva, toda una caja de herramientas que tanto se utiliza para las jóvenes startups sin recursos, como una manera abordar la complejidad y la dificultad de dar con el producto (solución) de una forma rápida y sin grandes inversiones. Se trata de poner en marcha el lema de “fracasa rápido y no te mueras en el intento”.

Las razones de la apuesta de GE por Lean Startup

¿Por qué una empresa líder como General Electric se involucra en este proceso? Lo primero que pensé es que podía ser algo de marketing, pero los datos me demostraron de forma aplastante que estoy equivocado, y Business Week me ha explicado por qué.

Primero, es la cúpula de General Electric quien tiene interés en hacer las cosas de forma más rápida, más flexible y funcionar como una startup, evidentemente conservando toda la potencia de una multinacional. Además, el propio Eric Rise en persona, quien quizás es EL referente en esta metodología Lean, al menos desde un punto de vista mediático, es quien se encargó de explicar y motivar en qué consiste esta metodología a los principales ejecutivos de GE. Él mismo se sorprende que una empresa como GE le pueda llamar para hablar de estos temas, a pesar de que considera que estas metodologías sirven para toda tipología de empresas, si se usan de forma adecuada.

Anuncio de GE en los años 50.

Anuncio de GE en los años 50.

GE creó, además, un proyecto, que se llamó FastWorks. Este proyecto es la médula espinal para introducir la lógica ágil en toda la organización. Lo usan tanto para sacar nuevos productos en bombillas como para turbinas de gas de los refrigeradores. FastWorks ya ha permitido capacitar a 40.000 empleados, y se dice que es el proyecto más importante de la compañía desde su constitución, recuerden hace más de 120 años. El objetivo del proyecto es tratar de que GE funcione como una tupida red de startups que tratan de resolver una de las mayores enfermedades de las grandes corporaciones, la inhibición de la innovación y la creatividad debido a los férreos controles y burocracias.

Según los datos aportados por la propia compañía y resumidos en Business Week, se han conseguido resultados realmente impactantes: diseño de productos en un 50% menos de tiempo y coste y ahorros que se traducen en millones de dólares si se considera toda la cadena de valor/fabricación.

“Be water”

No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua, decía Bruce Lee en su mítica frase “be water. Pues esta filosofía tiene todo el sentido empresarial. Lógicas ágiles aplicadas a organizaciones con una gran trayectoria de mercado, con toda una red de proveedores, fabricación y de gestión de la complejidad y del riesgo muy bien trazada. Sus potenciales enfermedades, la paralización y ralentización en la forma de actuar son abordadas con un ‘chute’ de nuevas lógicas para crear, diseñar y producir. 

agua-590x260

General Electric aportó un gran valor al mundo del management en los años 80/90 con la forma en la que se podía aplicar la metodología Seis Sigma en los negocios. La clave está en el proceso, en la fiabilidad, en la eficiencia… Ahora las necesidades son otras, una vez que sabemos hacer las cosas de la forma más eficiente posible, resulta que para seguir compitiendo hay que crear los mecanismos necesarios para seguir detectando problemas (globales y locales) y aportar soluciones lo antes posible. Y vivimos en un contexto donde “las grandes pueden, pero las pequeñas lo hacen” y la competencia es global. Así que necesitamos empresas grandes, ágiles y globales. Necesitamos startups multinacionales.

 

 Imágenes: Shutterstock

Sobre el autor de este artículo

Javier García

Javier García (@JaviCIES) es socio y editor de Sintetia.com (@Sintetia), uno de los blogs de Economía de referencia en España. Licenciado en Economía, con estudios de doctorado, García ha sido profesor universitario, investigador y también emprendedor. Su última aventura es Alantis Seed Capital, firma de capital riesgo de la que es director general.