Emprendedores

¿Qué formación necesito para emprender?

Timothy Grieg (http://www.flickr.com/photos/timothygreigdotcom/4975771901/sizes/z/in/photostream/)
Escrito por Juan López

No existe una formación para ser emprendedor, defiende Juan López, sino una que ayuda a emprender mejor.

La respuesta es fácil: no necesitas ninguna formación, simplemente dar el paso y lanzarte. Creer que no estás suficientemente formado es sólo una excusa para no atreverte. Así de simple.

Sin ser tan tajante, es cierto que necesitas formación para emprender mejor, pero saltar de un programa para emprendedores a otro no te convierte en emprendedor. Puedes considerar que has empezado a emprender si de forma consciente y deliberada enfocas tu formación hacia potenciar al máximo tus habilidades para desarrollar esa idea de negocio que te ronda la cabeza.

Juan López Sierras (@juanlopez27) es emprendedor y multitasker. Gestor de Contenidos en eMOTools, empresa especializada en consultoría y formación sobre gestión de la I+D+i. Más información en su perfil de colaborador

Esta determinación sólo puede partir de que tengas lo más claro posible qué tipo de formación necesitas tú en concreto y no conformarte con el primer curso que se te cruce por delante. Créeme, yo he hecho varios y tener la sensación de que pierdes el tiempo es peor que no hacer nada.

En la actualidad existen gran cantidad de opciones que puedes elegir, incluso puede que demasiadas, tienes que tener claro cuál va a ser la mejor para ti. Para averiguarlo hemos creado una serie de preguntas que te ayuden a determinar lo que necesitas y elegir el programa que mejor te venga.

¿Tienes dudas y miedos y no te decides a dar el paso?

Te conviene entonces intentar conocerte un poco mejor a ti mismo y acudir a talleres donde, puede que con algo de coaching, te ayuden a despejar tus dudas. Por tu cuenta, busca ejercicios y libros que te permitan analizar donde estás ahora y dónde quieres llegar.

¿Tienes ya una idea de negocio?

Para aprender a generarlas necesitas técnicas de creatividad, resolución de problemas e innovación y también te puede venir bien profundizar en áreas de tu especialidad que te interesen especialmente. Aquí puedes también atreverte a buscar cursos o jornadas que no estén relacionados con “lo tuyo” pero que te ayuden a abrir tu mente y pensar cómo podrías desde lo que conoces ayudarles a resolver sus problemas. En este campo está muy de moda el Design Thinking.

¿Qué sabes de la gestión y finanzas una empresa?

Lo primero es saber qué es una empresa y por qué se crea. Te conviene conocer los tipos y la diferencia con ser autónomo. Después lo más importante son las “finanzas para no financieros”. Tienes que tener cierta idea de cómo interpretar información contable, qué son beneficios, ingresos, un balance, financiación e intereses, diferencia entre gastos e inversión, liquidez y rentabilidad. No se trata de que seas un experto porque lo ideal es que te lo lleve una asesoría, pero tienes que saber lo justo para saber si estás ganando o perdiendo dinero y cuánto.

¿Cómo se te dan el marketing y las ventas?

Si saber si estás ganando o perdiendo es importante, conseguir clientes y vender no se queda atrás. Cursos o talleres sobre técnicas de ventas y negociación siempre serán rentables. Debes saber cómo desarrollar tu estrategia de marketing, desde lo estratégico (segmentación de clientes, marca, logo, estilo, comunicación o las 4 pes), hasta, si lo necesitas, lo más operativo (blogs, redes sociales, cómo escribir, diseño gráfico, inserciones en medios).

¿Qué actitudes son útiles?

Por ejemplo, busca algún taller o lecturas que te ayuden a desarrollar tu empatía para conectar con los demás (y saber negociar mejor), motivación e inteligencia emocional (para gestionar tus propias emociones), liderazgo (una habilidad directiva fundamental) o resiliencia (adaptación al cambio).

¿A quién conoces?

Por último, una de las razones principales para realizar algunos de los cursos, jornadas e incluso masteres es conocer gente. Hacer networking, como lo llaman ahora. Nunca sabes qué contactos pueden serte útiles así que si encuentras alguna formación sobre algo que ya conozcas pero en la que podrás conocer a alumnos o profesores que te convengan, es una buena razón para hacerla (y probablemente pagar por ella). Eso sí, una vez que estés allí aprovecha, habla, reparte y recoge tarjetas y diestro y siniestro.

Sobre el autor de este artículo

Juan López

Juan López Sierras (@juanlopez27) es emprendedor y multitasker. Gestor de Contenidos en eMOTools, empresa especializada en consultoría y formación sobre gestión de la I+D+i. Fundador y CEO de Groupyme, primera startup española de flash sales segmentadas para autónomos y pymes. Es periodista, ingeniero, investigador sobre nuevos medios e imparte formación para emprendedores y comunicadores.