Emprendedores

Gonzalo Cebrián (Mercantis): “Antes lo sexy eran las finanzas. Hoy lo sexy es emprender”

G. Cebrián (Mercantis): “Antes lo sexy eran las finanzas. Hoy lo sexy es emprender”
Escrito por Manuela Astasio

TICbeat charla con el CEO y socio-director del Grupo Mercantis, especializado en el desarrollo de negocios online, que en 2014 cumplió diez años de trayectoria.

En 2014 Grupo Mercantis, especializado en la creación y desarrollo de negocios online, cumplió diez años de trayectoria, todo un hito en un sector tan dinámico como el suyo. TICbeat ha hablado con su CEO, Gonzalo Cebrián (en la imagen, el primero por la izquierda), quien hace balance de cómo han cambiado las cosas en esta década y ofrece algunos consejos a todos aquellos que quieran dar impulso a su propia startup.

“Hace diez años todo era muy diferente”, recuerda Cebrián. En sus inicios, cuando eran tres amigos jóvenes que decidieron empezar, confiesa, “a partir de un pacto de sangre en un botellón”, había, literalmente, “dos angels investors (padrinos inversores) en España”, asegura el hoy socio-director del grupo propietario de negocios como Destinity, ClubKviar y Triavip, quien añade que “conceptos como pitchear o crear un deck eran inexistentes”. También se vendía “solo con publicidad”. “No existían los compradores”, afirma.

Sin embargo, hoy el elemento vital para la venta son las reseñas de los consumidores, que construyen eso que ahora llamamos reputación online, y casi nadie presta atención a los anuncios en las webs. “La ceguera de banners”, sentencia Cebrián, “es absoluta”. La publicidad y el marketing online han cambiado, y mucho. Por ejemplo, en 2004 Adwords, la herramienta de publicidad patrocinada de Google, “era rentable en todos los sectores”. “El coste era de solo cinco céntimos por clic y cualquier palabra clave se podía pujar. Una auténtica maravilla”, relata con nostalgia. Ahora, en cambio, nos dice, “el 80% de los nichos de Adwords es branding y su rentabilidad es nula”, a no ser que quien lo utilice se dedique por completo al mega long tail (nichos especializados de bajo volumen).

“Durante estos diez años, nos hemos llevados dos tipos de sorpresas: las sorpresas como todos las entendemos, y las sorpresas constructivas. Éstas últimas, que en su momento parecen el fin, son las que nos retaban y nos enfrentaban a esas situaciones límites de donde se obtienen dosis extra de aprendizaje”, reflexiona ahora Cebrián. Y recuerda cómo, apenas tres años después de la fundación de Grupo Mercantis, ya contaba con “el mayor departamento de SEO del país, con 26 personas”. Pero “de pronto aterrizó el maldito pingüino de Google (en referencia al algoritmo ‘Penguin’ del buscador lanzado en abril de 2012) y nos fastidió”. Pese a ello, señala hoy, la experiencia les hizo “más profesionales”.

Lo próximo: un algoritmo de blogueros de moda

Ahora mismo, Cebrián se declara “completamente centrado” en el proyecto Le Guide Noir, un algoritmo que él mismo ha diseñado “para medir la influencia de las blogueros de moda a nivel global”. La define como “una empresa de Big Data que ayuda a las marcas del mundo a mejorar su retorno de inversión a la hora de trabajar e invertir en bloggers”. El socio-director de Mercantis confiesa que está inmerso en el B2B y el Big Data, que define como “fascinante”, y afirma de este último que “va a cambiar por completo la forma que tenemos hoy en día de ver las cosas”.

Cebrián también explica a TICbeat que considera el mundo de Internet “equiparable al mundo de la moda”. Ambos tienen en común que “no se puede esperar a crear una tecnología y patentarla, porque no sirve de nada. Gran parte de éxito se basa en el proceso continuo de crear-medir-aprender”, y cita el manual The Lean Start-up, de Eric Ries.

Proyección internacional, innovación y ventaja competitiva

Áreas tan distintas como la gastronomía de lujo, la salud, el triatlón y los productos de belleza conforman algunas de las líneas de negocio de Mercantis. No obstante, Cebrián parece tener bastante claras las condiciones que un proyecto debe reunir para que apueste por él. La proyección internacional debe ser “absoluta”; el modelo tiene que ser innovador, porque “hoy en día no funciona ser un copycat”, nos cuenta, y el CEO debe estar “relacionado con algún aspecto del modelo de negocio”. Por último, agrega, Mercantis “confía mucho en la tecnología como ventaja competitiva”. “Siempre que decidimos empezar un nuevo venture identificamos cómo lo diferenciamos tecnológicamente”, indica.

Además, estos años de experiencia en el management han llevado a Cebrián a elaborar su propia lista de bases con las que, a su juicio, cualquier startup debe contar. “Antes, el mundo de las finanzas era lo sexy. Hoy lo sexy es ser emprendedor y montar startups”, diagnostica.

En primer lugar, la creación de objetivos ha de ser “constante, a corto, medio y largo plazo”. Al mismo tiempo, es importante que estos objetivos “sean realistas” y que se comuniquen bien al equipo. En las startups, continúa, el enfoque debe estar puesto “en el proceso, no en el plan”. Él mismo reconoce que es complicado modificar y mejorar constantemente los flujos de trabajo, pero asegura que, si se lleva a cabo, “se alcanza antes el éxito”. “En ClubKviar”, asegura, “pivotamos el modelo hasta 12 veces”.

“El servicio al cliente”, subraya también, “es clave”. En este sentido, Cebrián recomienda la creación de un puesto dedicado exclusivamente a la recepción del feedback de la clientela, que tome sus sugerencias y necesidades y sea capaz de ayudar, a partir de éstas, “a cambiar y mejorar el modelo de negocio”.

“Contrata despacio, despide deprisa”

Por otra parte, Cebrián destaca la importancia del coaching y de definir bien cada puesto de trabajo y sus funciones. Él sostiene que es vital tomarse el tiempo necesario en contratar, y cochear constantemente, y cita algunas de sus frases favoritas: “contrata despacio, despide rápido”; “eres tan bueno como la gente que contratas” y “los problemas crónicos se deben a malos procesos, no a malas personas”.

Hoy Grupo Mercantis reúne en total, con sus empresas participadoras, a 224 trabajadores, de los que más del 50% son extranjeros. La compañía define su filosofía como “multicultural”, y contar con una plantilla así, afirma Cebrián, “crea un ambiente de trabajo infinitamente más interesante, creativo, ambiguo y heterogéneo”. Así, dice, “todos aprenden de otros tanto personal como profesionalmente, por la diferencia de backgrounds, formas de pensar y puntos de vista, tanto por la forma de trabajar, el conocimiento, las ideas o la forma de expresarse”. Es, a su juicio, “una manera de crear un trabajo único”.

Puedes seguir a Gonzalo Cebrián a través de su perfil en Twitter.

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.