Emprendedores

Emprender en España, una obligación más que una devoción

emprendedores
Escrito por Esther Macías

En España se emprende más por necesidad que por vocación. Así lo pone de manifiesto el Observatorio de Clima Emprendedor 2013 realizado por Iniciador y Sage.

El boom experimentado en los últimos años en el ámbito del emprendimiento en España es fruto de la necesidad, se trata de una clara reacción a la falta de oportunidades existentes en el mercado laboral tradicional más que de una vocación por ser empresario. Así lo pone de manifiesto el Observatorio de Clima Emprendedor 2013 realizado por Iniciador y Sage, elaborado a raíz de 800 encuestas contestadas por profesionales autónomos y creadores de pymes que llevan emprendiendo en los últimos 24 meses.

“Ganar más dinero no es, desde luego, una de las razones que esgrimen los encuestados a la hora de emprender. Es más, uno de los motivos de mayor peso es la salida de la crisis y de una situación de desempleo, de hecho éste es el factor que destaca un tercio de los encuestados”, explicó Juan Mora, director de Sage One en la presentación del informe. De hecho, gran parte de los encuestados –el 50% en el caso de los nuevos autónomos y el 45% de los nuevos empresarios encuestados– reconocen que ahora tienen un sueldo más bajo que el que tenían cuando trabajaban por cuenta ajena.

Además, casi la mitad de los autónomos y empresarios españoles que se han decidido a poner en marcha su propio negocio trabajaban por cuenta ajena en el sector de la industria (49%) y la construcción (44%), es decir, en dos de los sectores más afectados por la crisis económica y el paro consiguiente. Aunque también han optado por el camino del emprendimiento los profesionales que querían reorientar su carrera por falta de oportunidades en los sectores en los que habían trabajado con anterioridad como en el mundo del comercio (38%) y la hostelería (40%).

Emprender en España, por tanto, se hace más bien por pura obligación. Los encuestados, de hecho, no perciben este país como un área que fomente el emprendimiento. Por el contrario, casi nueve de cada 10 encuestados consideran que en España no se promueve el emprendimiento, “y ello a pesar de las iniciativas que han surgido en el último año relacionadas con este ámbito entre las que destaca la aprobación el pasado mes de septiembre de la nueva Ley del Emprendedor”, en opinión de Mora. Es más, muchos emprendedores desconocen esta ley: solo han oído hablar de ella el 42% de los encuestados. Y de los que sí la conocen, ocho de cada diez creen que no les ayudará en su negocio.

Emprender, un camino de obstáculos y también de satisfacciones

Aunque muchos se vean abocados a emprender por obligación, son numerosos también los que destacan los aspectos positivos que trae consigo emprender. Entre los más mencionados en el estudio se encuentran la satisfacción de ver que se crean nuevos puestos de trabajo y la valentía de tirar para delante en un momento como el actual. Además, claro está, de otros aspectos como el hecho de que el emprendedor es su propio jefe, con las ventajas que eso conlleva, y una mayor flexibilidad en materia de horarios.

Claro que el camino no es fácil: las principales barreras son las económicas –la falta de financiación sigue siendo el gran obstáculo para sacar adelante un negocio para el 33% de los encuestados y la familia sigue siendo la principal promotora de fondos para el 42% de autónomos y el 45% de pymes–, las derivadas de las cargas fiscales, la escasez de ayudas públicas, los sacrificios personales que hay que hacer a la hora de poner en marcha un negocio y la incertidumbre de llevarlo a cabo con éxito.

El emprendedor debe tener mucha tenacidad y no darse vencido a la primera, esa es la gran clave para lograr el éxito, además de tener capacidad financiera y no gastar todo lo que tiene al principio”, en palabras de Lucas Rodríguez, fundador de Iniciador. Para Rodríguez, el hecho de que muchos emprendedores elijan este camino por necesidad no es un problema. “Que la salida a la crisis sea en muchos casos la vía de entrada a este camino no es negativo”. Tampoco lo es la falta de financiación: “Ahora existen muchas modalidades como el crowdfunding que posibilitan al emprendedor captar financiación de los potenciales clientes de su solución, además de ser un modelo para validar la viabilidad de la propia oferta”.

 

 

foto superior Shutterstock

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.