Emprendedores

El futuro de la tecnología, en la ciudad ‘tech’ de Londres

Escrito por Natasha Bernal

Descubrimos ‘Tech City’, un ecosistema de emprendedores y grandes firmas tecnológicas en Londres. Un barrio de oportunidades, networking y posibilidades comerciales

En el corazón de una de las capitales más grandes del mundo, se encuentra ‘Tech City’, un ecosistema de emprendedores y grandes firmas tecnológicas en Londres. En cada edificio de la zona de Shoreditch se pueden encontrar startups y grandes empresas nacionales e internacionales creando un barrio de oportunidades, networking y posibilidades comerciales.

La nueva ciudad tecnológica de Londres es ahora el hogar de más de 600 compañías nacionales e internacionales. La ciudad, impulsada por la agencia promocional London and Partners, ha ayudado a más de 130 compañías tech a crear sus sedes dentro de un mismo ecosistema, creando un núcleo tecnológico importante en Europa.

Es cierto —la ciudad tech puede parecer a primera vista una réplica tardía de Silicon Valley, la Meca de muchos emprendedores tecnológicos– pero no es oro todo lo que brilla en el valle.Como bien saben las startups, no es suficiente poder mudarse a un sitio con reputación si no existe la oportunidad de codearse con otras empresas. En Londres, ganar visibilidad internacional y conocer a las empresas interesantes en el entorno sin tener que superar innumerables obstáculos no solo es posible, sino algo normal. Se trata de una opción más fácil para los emprendedores que buscan reconocimiento internacional sin los obstáculos que conlleva establecerse fuera de Europa.

Londres es ya la ciudad preferida de las empresas de software y TI; según London and Partners, cuenta con el triple de compañías en comparación con cualquier otra ciudad europea. El éxito atrae más talento: ésta es la fórmula que le está funcionando al ecosistema de emprendimiento de la ciudad, que está creciendo a pasos agigantados.

¿Qué es lo que atrae a las empresas a esta comunidad? John Bradford, de Tech Stars, opina: “Es un ecosistema que se autogenera. Tiene la infraestructura para llevar a cabo eventos”.  También se trata de mentalidad. “Para los emprendedores de la ciudad, ser un emprendedor es una “verdadera opción profesional que quieren hacer para el resto de sus vidas”, apunta.

“Las empresas en fase de desarrollo están consiguiendo reconocimiento internacional. Ésta es una de las mejores ciudades del mundo en términos de convergencia”, explica Joanna Shields, CEO de la Organización de Inversión de Tech City, en un encuentro con la prensa.

El entorno ha atraído a todo tipo de inversión internacional; la presencia de Google con un campus dedicado a la innovación y al emprendimiento es un gran indicador del interés que atrae el lugar. Para Google Campus, este oasis significa un abanico de oportunidades empresariales que explorar: “Tuvimos 868 eventos el primer año de Google Campus”, apunta Ezequiel Vidra, director de Google Campus en Londres. El campus, que es un edificio open source, es el núcleo de muchos de los eventos para emprendedores de la capital. “No solamente nutrimos a la comunidad, sino que animamos a las personas a ser emprendedores”, dice.

“Hay mucho apoyo corporativo a este movimiento: muchas grandes empresas están intentando conseguir un trozo de esta tarta. Son unas circunstancias únicas. Tech City es el corazón palpitante de este movimiento”, dice Shields. “Las grandes empresas quieren jugar con las startups, no al revés”, incide Bradford. Las comunidades han evolucionado: las organizaciones se han dado cuenta de que la generación futura de emprendedores traerá a las empresas del futuro.

Londres, dominio de emprendedores tecnológicos

La ciudad europea ha sabido jugar bien sus cartas a la hora de persuadir a los emprendedores a apostar por ella. No solamente ofrece un ecosistema óptimo en el que las startups podrán codearse con los mejores inversores, la ciudad también cuenta con importantes ventajas a la hora de constituir y hacer crecer empresas semilla. El visado para emprendedores intenta quedarse con el talento que habría volado a otras partes del mundo en busca de oportunidades, mientras que las reducciones en impuestos para los emprendedores que necesitan espacio para crecer dan un respiro a los que más lo necesitan.

La comunidad de emprendedores está intentando hacer correr la voz sobre estas ventajas. “Si nadie habla de ello, no servirá de nada”, apunta Dan Wood, director de comunicación de Ukie. “Cuando tienes a tantas personas inteligentes en un mismo lugar, es imposible no tener una idea”, añade Vidra.

 

El mundo no necesita otro valle, necesita puentes como los que ofrece Tech City

 

El dominio de Silicon Valley ha muerto. Muchas de las empresas que se lanzan desde Europa ya no necesitan el aprobado de EEUU para poder alcanzar el éxito en el resto del mundo.

Para los que han apostado por Londres como puerta tecnológica a Europa (y al resto del mundo), anima ver el incremento en tecnología que se está produciendo en el lugar además de la audiencia global desde el primer día. “Los datos de los consumidores son el objetivo de muchas de estas iniciativas”, explica Shields. “Si una compañía quiere probar sus productos para descubrir el rendimiento que obtendrá en un mercado más grande (como en la nación o en Europa), Londres es el lugar ideal para poner un producto o servicio nuevo a prueba”.

La economía digital en Londres es importante; supone el 8% del PIB nacional, el más grande del mundo per cápita. La tecnología es una parte creciente de la economía y un 30% de los beneficios están en tecnología. El crecimiento de este sector es aproximadamente un 14% por año, con nuevas oportunidades emergentes como la virtualización e impresión digital.

La próxima generación de emprendedores

Para que este ecosistema pueda crecer de forma definitiva, hace falta que nuevo talento crezca en la ciudad. Se trata de una nueva presión sobre el sistema educativo europeo para encontrar a personas cualificadas en las últimas tecnologías. La falta de talento en nuestro continente hace que la demanda para encontrar las personas con capacidades técnicas para el futuro sea una tarea casi imposible para las startups pequeñas con pocos recursos.

Aunque el movimiento hacia el emprendimiento en el Reino Unido está creciendo, aún no existe una gran cultura de emprendimiento como futuro laboral para los jóvenes en el país. Como ocurre en España, muchos estudiantes no consideran que formar su propia empresa sea la opción más inteligente a la hora de comenzar su carrera profesional. “El emprendimiento no es algo que los padres animen. Necesitamos más modelos a seguir”, opina Shields.

Uno de los grandes obstáculos para la reputación del emprendimiento es ver que en muchas ocasiones, las startups creadas ahora sólo alcanzan los 20-30 empleados como máximo crecimiento. Se trata del efecto ‘satélite’ en el que las empresas sólo son capaces de crecer hasta un punto, necesitando la ayuda de ‘ganadores’ para poder expandirse.

El mercado está cambiando poco a poco con el flujo de una nueva generación de emprendedores. “Ser una startup en Londres hoy en día es algo muy normal”, apunta Bradford. “Es una alternativa real para alguien, como una carrera”.

Aunque en España el emprendimiento está cobrando mayor importancia al entender el valor de la innovación para alcanzar la prosperidad, una ciudad tecnológica respaldada por el Gobierno no existe. El éxodo masivo de talento y la falta de apoyo elimina muchas de las posibilidades de prosperidad en nuestro país; más allá de las incubadoras privadas de startups dispersas en las grandes ciudades que muestran algunos éxitos, hay poco movimiento. Para los emprendedores españoles, esta podría ser una alternativa viable para alcanzar el mercado anglosajón sin atravesar el atlántico.

Imágenes cortesía de visitlondon.com

 

 

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal