Emprendedores

A vueltas con el emprendimiento y la incubación de proyectos en España

debate-salon-miempresa
Escrito por Esther Macías

Sobre la temática ‘¿Hay demasiada incubadora para tan pocos huevos?’, Carlos Blanco, director de Conector, Javier Jiménez, director de Lanzadera, Jorge Dobón, fundador de Demium Startups, y Yolanda Pérez, directora de BStartup de Banco Sabadell, reflexionaron en una mesa redonda del Salón MiEmpresa, moderada por Miguel Galera, fundador y CEO de TICbeat.

“Demasiada incubadora para pocos huevos”. Esta frase, que Luis Martín Cabiedes, fundador de Cabiedes & Partners, sentenció el pasado año en el Salón MiEmpresa para mostrar la que es, a su juicio, la realidad del ecosistema del emprendimiento en España – la existencia de demasiados proyectos de incubación frente a la escasa existencia de iniciativas emprendedoras del país–ha inspirado uno de los debates que han tenido lugar en la última edición del citado congreso, celebrado esta semana en Madrid. Bajo el título de ‘¿Hay demasiada incubadora para tan pocos huevos?’, Carlos Blanco, director de Conector, Javier Jiménez Marco, director general de Lanzadera, Jorge Dobón, fundador de Demium Startups, y Yolanda Pérez Sáez, directora de BStartup de Banco Sabadell, reflexionaron y compartieron su visión en una mesa redonda moderada por Miguel Galera, fundador y CEO de TICbeat y fundador de Founder Institute Madrid.

Yolanda Pérez Sáez arrancó el debate indicando su disconformidad con esta acepción: “Yo creo que no hay demasiadas incubadoras ni pocas startups. Estamos en un momento de transición del modelo económico y de la relación de las personas en la vida laboral. El emprendimiento, como decía el emprendedor Carlos Barrabés recientemente, es un acto social. Gracias a Internet han cambiado las formas de relación con los medios de producción. Ahora las personas pueden montar negocios digitales y esto en sí mismo es un estilo de vida”. Para la directora del programa directora de BStartup de Banco Sabadell “no existe una burbuja del emprendimiento sino que estamos justo al principio de esto”. Además, en su opinión, es fundamental que el emprendedor esté bien relacionado con el ecosistema y para ello las incubadoras tienen un papel importante. “Claro que hacen falta más huevos, más empresas, pero es clave impulsar el ecosistema”, añadió.

 

No existe una burbuja del emprendimiento sino que estamos justo al principio de esto”, según Yolanda Pérez Sáez (Banco Sabadell)

 

Para Carlos Blanco, de Conector, la realidad es también muy distinta a la que define el título del debate: “En España hay pocas incubadoras y menos buenas. Y también hay pocas aceleradoras y pocas buenas”, apostilló. En cualquier caso, “los emprendedores tienen que tener muy claro para qué sirven las iniciativas de incubación, dirigidas a impulsar el lanzamiento de una idea y a convertir ésta en un producto, y las de aceleración, adecuadas para cuando el producto ya está en el mercado”. Blanco se refirió por otro lado a los proyectos de apoyo a los emprendedores que han ido surgiendo en el seno de las Administraciones Públicas, iniciativas que, especificó, “no hay que confundir con las incubadoras y las aceleradoras, son proyectos de impulso que han usurpado estos términos pero no son ni incubadoras ni aceleradoras, que no hay tantas”.

En opinión de Javier Jiménez, de Lanzadera, toda ayuda al emprendimiento es buena. “Por poner un ejemplo, de los más de 6.000 proyectos que hemos recibido en la primera y segunda edición de nuestra iniciativa [que Jiménez define como ‘financiación amistosa’] solo hemos podido apoyar a 35. Hay mucho talento en el territorio nacional y esta gente necesita el apoyo de alguien”. De hecho, recordó Jiménez, “la capacidad de emprender de España está fuera de dudas: solo hay que ver las grandes empresas que se han creado aquí en el mundo del retail, la industria textil, las universidades, el turismo…. Entre las mejores entidades de Europa en cada una de estas áreas siempre hay alguna española”.

 

Para Javier Jiménez (Lanzadera) “la capacidad de emprender de España está fuera de dudas”

 

El directivo aseveró que, en cualquier caso, se llamen como se llamen las iniciativas de apoyo a los emprendedores lo importante es que surjan no como beneficio propio sino del emprendedor. “Para nosotros toda aquella institución, pública o privada, que nazca con el fin de apoyar a los emprendedores es bienvenida. Cuantas más haya mejor”.

“En realidad se cuentan con una mano las incubadoras que realmente son incubadoras”, aseveró por su parte Jorge Dobón, de Demium Startups, quien precisó, no obstante, que “no todo vale para apoyar a los emprendedores”. Sobre la burbuja afirmó no estar de acuerdo con su existencia: “En España no se emprende demasiado. Hablar de burbuja no es real. Somos una sociedad poco emprendedora así que cualquier iniciativa estará bien. Lo que está claro es que si no hay incubadoras y aceleradoras no se crearán más empresas”. Dobón se refirió, en todo caso, a la necesidad de que estas entidades realicen un “aporte de calidad a los proyectos”.

El papel de los mentores

Otro de los temas del debate fue acerca del papel de los mentores en las incubadoras y aceleradoras. No es ningún secreto que muchos han dejado de formar parte de estos proyectos al no ver ningún beneficio a cambio. Precisamente por ello Blanco fundó Conector: “Vimos que los mentores no estaban motivados porque no percibían tener ninguna ventaja. Si observamos las aceleradoras americanas el panorama es completamente distinto: allí se incentiva al mentor con acciones, con descuentos en la ronda de inversión de las startups, etc. ¿Por qué en España no hemos copiado también esto?”, reflexionó, indicando que es una tendencia que por fin empieza a ver la luz. “Es más, en España deberíamos copiar muchas más cosas como la legislación que hay en otros países. Hay emprendedores muy buenos pero tenemos que jugar con una legislación peor que en los demás países”.

 

Hay emprendedores muy buenos pero tenemos que jugar con una legislación peor que en los demás países”, según Carlos Blanco (Conector)

 

“Nuestro modelo es distinto –afirmó Jiménez–. Nuestro principal mentor es Juan Roig, fundador de Mercadona, y el resto de mentores no cobran sino que dedican su tiempo a ayudar a otros a emprender. Afortunadamente hay personas con espíritu altruista”.

En el caso de BStartup que, según Pérez Sáez, no se define como una aceleradora sino que ayuda a empresas en fase seed pero con cierta tracción, el principal mentor es Didac Lee, de Inspirit. “Se trabaja mucho la mentorización personalizada y de cada empresa y, sobre todo los contactos y el networking. En este sentido, el emprendedor debe estar dispuesto a escuchar”, aseveró la portavoz.

“La dedicación de los mentores en una incubadora o aceleradora debe ser total y absoluta –señaló Dobón–. No somos partidarios de los mentores florero”. “En mi opinión –añadió Blanco–, mientras que en la incubadora la mentoría debe darse de forma interna en la aceleradora esto es diferente. De hecho, hay incubadoras que ni siquiera usan mentores, como Rocket Internet, la más grande del mundo”.

“La idea no vale para nada”

¿Qué aspectos son claves para lograr el éxito siendo emprendedor? “El éxito pasa en un 99% por la sudoración y un 1% por la inspiración”, afirmó Jiménez, para quien “la idea no vale para nada”, lo fundamental es que haya un equipo que sepa llevarla a cabo.

“Lo básico para que un proyecto tenga éxito es que tenga detrás un buen líder, que sepa comunicar y que tenga un conocimiento muy transversal, tanto técnico como de negocio. Obviamente el sector donde quiera emprender debe ser interesante y su equipo muy bueno, no tiene que cojear”, según Blanco. Este es, a su juicio, uno de los grandes motivos de fracaso de los proyectos: el equipo. “Los curriculums de los fundadores de startups de éxito como es el caso de Atrápalo o Wallapop son excepcionales. Cuando la gente buena se junta los proyectos funcionan. El problema es que el talento no siempre sabe unirse bien”.

“Es que por definición una startup es algo imperfecto”, recordó Pérez Sáez, reconociendo, no obstante, que “el equipo es la clave”. Y en este sentido las incubadoras pueden ayudar a que los emprendedores enfoquen su tiempo a lo que es importante.

 

El buen líder debe ser humilde”, afirmó Dobón (Demium Startups)

 

El ‘quid’: elegir entre ser rico o ser el rey

La cuestión que todo emprendedor debe plantearse, según Blanco, es “si quiere ser rico o quiere ser el rey. En mi caso, cuando fundé Akamon fiché a un CEO. Hay que saber retirarse y fichar a gente mejor que tú y, si quieres contratar a un CEO bueno hay que tener claro que hay que darle parte de la empresa, al menos entre un 5 y un 10%”.

El problema es que el CEO suele ser siempre el que pone la idea o los 3.000 euros para constituir la empresa –abundó en este aspecto Jiménez–, y no puede ser. El ego es el principal problema del emprendedor. De hecho, el común denominador de las startups de éxito son el líder y el equipo, no la idea”. “Es más –reflexionó Blanco–, no conozco ningún caso de un buen líder sin un buen equipo detrás. Los que son muy buenos se dan cuenta antes de esta realidad”. “El buen líder debe ser humilde”, en palabras de Dobón. “Y muy generoso”, según Pérez Sáez.

Hacia la especialización de las incubadoras y las aceleradoras

A medida que pasa el tiempo se observa una tendencia en el mundo de las incubadoras y las aceleradoras: la especialización. “Se tiende cada vez más a buscar aceleradoras verticales con partners específicos –señaló Blanco–. Iremos al modelo de Estados Unidos”. En esta línea, uno de los verticales donde esto está tomando más fuerza, según Yolanda Pérez Sáez, es el ámbito de la salud.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.

  • Ana

    Hola, he visto que hay un concurso para emprendedores muy interesante, con 4000 euros en premios que no está nada mal. Es un curso sobre el elevator Pitch (discurso del ascensor) que viene genial para aprender a vender nuestro negocio y para darlo a conocer.

    Os dejo el link por si os interesa: http://www.myelevatorpitch.es/