Emprendedores

Claves para no perder la cabeza emprendiendo

hub-universidad-europea
Escrito por Redacción TICbeat

Antes de lanzarse a emprender hay algunos consejos básicos que merece la pena tener presentes. Abordamos algunos de ellos que también se tratan en el programa HUB Emprende de la Universidad Europea, cuyo plazo para presentar solicitudes acaba el 8 de febrero.

Emprender es un camino sacrificado y aquellos que lo recorren no siempre cuentan con las herramientas para desenvolverse con éxito. Se ha escrito mucho en libros, en Internet, se ha hablado en conferencias, en los medios de comunicación sobre lo que hay y no hay que hacer, pero nada de eso se puede comparar con vivir la experiencia por uno mismo. Antes de lanzarse a la piscina, sin embargo, hay algunos consejos básicos que merece la pena tener presentes.

Ni que decir tiene que lo primero es hacer un estudio previo de mercado. Es necesario tener claras las posibilidades que tiene la idea, qué valor aporta frente a la competencia –la cual a estas alturas debe quedar identificada– y, sobre todo, asegurarse de que existe un público objetivo para esa idea.

Una vez aclarado que existe un negocio para explotar, los expertos recomiendan centrarse en lo que aporta el principal valor al proyecto, sin preocuparse en exceso de la monetización. Y es que todos los negocios son deficitarios en un principio. El caso de WhatsApp resulta flagrante para ilustrar este comportamiento. La aplicación apenas ingresaba y por supuesto no obtenía beneficio, pero Facebook pagó por ella alrededor de 19.000 millones de dólares. Su valor reside en el número de usuarios y el uso que estos hacen del servicio.

Definir una estrategia, un calendario y un plan de trabajo es fundamental. Emprender normalmente supone enfrentarse a lo desconocido. Son muchos los giros que puede dar un proyecto nuevo. Esta inestabilidad, que puede conllevar resultados positivos, también puede llegar a ser desquiciante. Por eso cuanto más organizado esté el proyecto desde el comienzo mejor se podrán afrontar los trastornos futuros.

En lo que se refiere a las meteduras de pata (que las habrá), ya lo decía Mark Zuckerberg: “No te preocupes de los errores demasiado. La verdadera cuestión es cómo aprender de ellos”. El fundador y CEO de Facebook señalaba que muchas veces los emprendedores se fijan demasiado en lo que hacen mal, cuando lo que de verdad importa es lo que hacen bien. Y, en realidad, ¿quién se acuerda ahora de las cosas que Zuckerberg ha hecho mal?

Otra figura notoria salida del panorama de las startups, Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn, afirma la necesidad de contar con un plan B… y con un plan Z. El primero es imprescindible. Todo emprendedor debe contar con una alternativa al camino que se ha marcado. Forma parte de la flexibilidad necesaria que tiene que tener un proyecto para poder sortear dificultades evitando los callejones sin salida. En cuanto al plan Z, Hoffman lo define como el último salvavidas al que uno se puede acoger si las cosas van mal. El cofundador de LinkedIn cuenta que cuando puso en marcha su primera empresa le preguntó a su padre si podría vivir con él en caso de que acabara forrado de deudas. Su plan Z era encontrar un trabajo y quedarse en casa de su padre hasta que terminara de pagar lo que debería.

Todas estas y otras cuestiones se tratan en el programa HUB Emprende. Es la segunda convocatoria de la incubadora de empresas de la Universidad Europea, donde pueden participar todos aquellos interesados en poner en marcha su plan de negocio. Durante los cinco meses que dura el programa los participantes reciben una formación especializada y asesoramiento de la mano de expertos, como los procedentes de la aceleradora Cink Emprende.

El plazo para presentar solicitudes acaba el 8 de febrero y hay que hacerlo a través de un formulario en la web de la Universidad Europea. A partir de ahí un jurado selecciona a 20 finalistas, que presentarán el 25 del mismo mes su proyecto. De ahí saldrán los 10 ganadores, que podrán acceder a los recursos de la incubadora desde marzo. En el siguiente vídeo que te mostramos se recoge un resumen de la primera edición.

Incubadoras como HUB Emprende constituyen una forma controlada de acercarse al mundo del emprendimiento. Los participantes en este tipo de iniciativas disponen de una guía para pulir sus proyectos y evitar algunos errores de libro. El ambiente creativo que se respira sirve para que los futuros emprendedores se estimulen mutuamente y se enriquezcan, aunque sus áreas de negocio sean divergentes. El cuadro se completa con la posibilidad de hacer contactos para acceder a inversión, una de las vertientes más espinosas, especialmente en España.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.