Emprendedores

Bernhard Niesner, CEO de Busuu: “Nuestro sueño es revolucionar el aprendizaje de idiomas”

Escrito por Juan Calleja

Viajamos a la TechCity para entrevistar a Bernhard Niesner, CEO de Busuu.com, la red social para aprender idiomas online con mayor número de usuarios del mundo

Visitar la sede central de Busuu.com, la red social para aprender idiomas online con mayor número de usuarios del mundo, es como viajar al pasado y adentrarse en una pequeña Babilonia. Cuando atraviesas su particular “Puerta de Ishtar” -que a diferencia de la original carece de ese increíble azul tan característico, sino más bien todo lo contrario, es transparente y llena de diferentes palabras escritas en varios idiomas- te encuentras con un equipo de trabajo de unas treinta personas de doce nacionalidades distintas y que pueden llegar a hablar a diario hasta dieciocho idiomas diferentes. Probablemente la mayoría de esos idiomas que se escuchan en la moderna y espaciosa oficina situada en pleno corazón de la Tech City londinense, cerca de las oficinas de JobandTalent, se pueden aprender a través de Busuu ya que la red social oferta actualmente doce idiomas; los 35 millones de usuarios que navegan a diario por la plataforma accediendo desde más de 200 países, están aprendiendo desde chino, inglés o español, hasta la lengua africana que da nombre la compañía y que está en peligro de extinción.

Tras conocerse en el año 2007 mientras cursaban un MBA en el Instituto de Empresa de Madrid, el austriaco Bernhard Niesner y el suizo Adrián Hilti, Co-Fundadores de Busuu, empezaron a desarrollar la red social para aprender idiomas a raíz del proyecto de fin de máster que tenían que hacer. A razón de veinticinco horas por semana, haciendo estudios de mercado, analizando a la competencia y viendo qué se podía ofrecer tecnológicamente, se iban convenciendo a pasos agigantados de que ese business plan podía llegar a ser algo más que decenas de folios bien escritos y con números creíbles, sino que intuían un negocio incipiente. Seis años más tarde, su olfato para los negocios no les ha fallado.  Tras arrancar y desarrollar la startup en Madrid, desde agosto de 2012 dirigen desde Londres  una de las empresas tecnológicas líderes en el mercado del aprendizaje de idiomas e-learning.

Aunque tienen una media de 40.000 nuevos usuarios diarios, están a punto de lanzar un nuevo rediseño y han puesto el focus en implementar la última tecnología en Inteligencia Artificial para hacer seguimiento y progreso de los estudiantes, no les falta competencia: Livemocha ( cuenta actualmente con aproximadamente 16 millones de usuarios en todo el globo), Duolinguo ( más de 6 millones) o Babbel ( 10 millones de usuarios), luchan en la carrera por hacerse con un mercado gigantesco donde miles de millones de personas de todo el mundo estudian una segunda o tercera lengua y el uso de Internet para aprender un nuevo idioma se empieza a generalizar como un método de aprendizaje más económico y más cómodo –según el Language Barometer 2012 elaborado por Busuu entre 45.000 usuarios de 230 países, el 20% de los encuestados afirman que los métodos de aprendizaje de idiomas más eficaces son las web 2.0, por detrás de las inmersiones lingüísticas en el extranjero-.

“Para hacer crecer la empresa y dar un salto global decidimos mudarnos a Londres.  Vinimos con todo el equipo; alquilamos un camión para meter las doscientas cajas de material de oficina que teníamos en nuestra sede central en Madrid”.

Entre desarrolladores y diseñadores web y de apps, profesionales del marketing digital, periodistas, o expertos pedagogos en cursos de idiomas en diferentes lenguas, por destacar algunos puestos, se encuentran los fundadores de la startup, sentados junto con el resto del equipo en un lateral, al fondo de la amplísima oficina diáfana. Nos recibe Bernhard Niesner, Co-fundador y CEO de Busuu, quien nos hace un hueco a pesar de que tiene un buen pico de trabajo ya que acaba de llegar hace unos días de vacaciones y de celebrar su boda. Aunque no lo parezca, hasta los jóvenes y exitosos nuevos emprendedores de Internet como él arañan tiempo al tiempo para tener vida privada, a pesar de llevar a sus espaldas el gran peso de responder ante inversores internacionales, dirigir a un equipo multidisciplinar e in crescendo y tener que enfrentarse a las nuevas necesidades de millones de usuarios que quieren aprender idiomas online y en comunidad de una forma eficaz y a bajo coste.  Tenemos media hora, así que tras dar una vuelta por el nuevo cuartel general de Busuu, arrancamos con las preguntas. Y lo hacemos en español, lengua que Bernhard habla con un nivel prácticamente bilingüe y eso que desde que empezó a estudiar la lengua de Cervantes poco pudo aprender a través de plataformas e-learning online puesto que apenas existían y las que había eran costosas o algo primarias.

TICbeat. He leído en alguna de las entrevistas que os hicieron en vuestros comienzos que una de las razones por las que creasteis Busuu era porque estabais comprobando en vuestras carnes lo duro que es aprender una lengua extranjera y pensabais que se podía hacer más fácil y divertido a través de Internet. ¿Has utilizado alguna vez herramientas e-learning para aprender o mejorar un idioma?

Bernhard Niesner.  (Risas). ¡Yo llevo un tiempo aprendiendo portugués con Busuu! Como se dice en inglés: You need to eat your own dog food. Vamos, que es importante utilizar el producto que tú has creado ya que así lo conocerás mucho mejor. De hecho, nosotros tenemos una Busuu learning todas las semanas y ahí es cuando cada persona del equipo, si quiere, aprende un idioma con nuestra plataforma. Por otro lado, es cierto que cuando conocí a Adrián en un evento del IE coincidimos en lo duro y difícil que era aprender un idioma; en mi caso, era el español. Y por eso nació Busuu, para hacer del aprendizaje de idiomas algo más fácil y divertido a través de las nuevas tecnologías.

Tb. Como les sucede a muchos emprendedores al principio, empezasteis con la ayuda económica de family and friends y estuvisteis dos años sin tener un sueldo. Imagino que verte dirigiendo Busuu desde una ciudad como Londres impresiona…

BN. Por supuesto, ya de por sí Londres es una ciudad impresionante, hay muy pocas ciudades con tantas nacionalidades y tantos idiomas y a nosotros nos encanta estar aquí. En Madrid nacimos e hicimos crecer la empresa durante cuatro o cinco años y la verdad es que fue una base fenomenal para esa primera etapa. Pero luego para hacer crecer la empresa y dar un salto global decidimos mudarnos a Londres.  Vinimos con todo el equipo; alquilamos un camión para meter las doscientas cajas de material de oficina que teníamos en nuestra sede central en Madrid. Llegamos todo el equipo en agosto de 2012, unas diez personas más o menos, algunos con familias incluidas, y ahora mismo ya somos más de treinta personas y estamos trabajando en muchísimos proyectos y luchando todos los días para crear una plataforma mejor.

 “Los profesores van a ser siempre muy importantes y muchos ya están incorporando las nuevas tecnologías  a sus métodos de enseñanza porque eso no se puede parar. El aprendizaje ya no se da exclusivamente en el aula”.

Tb. ¿Por qué decidisteis trasladar vuestra sede a Londres y que os está aportando estar en Reino Unido?

BN. Nosotros hicimos una ronda de financiación con un inversor británico, Brent Hoberman, co-fundador de Lastminute.com,  y obviamente conviene estar cerca de él porque tiene muchos contactos y nos ayuda muchísimo, así como venir a Londres supone también trabajar en el núcleo de la industria de Internet en Europa. Además, aquí tenemos la oportunidad de contratar a profesionales que tienen muchos años de experiencia en el desarrollo de páginas web, aplicaciones móviles y experiencia de usuario; gente que ha visto mucho más que nosotros y, como sabes, el crecimiento de las empresas depende de tus empleados.

Tb. Has mencionado a Brent Hoberman, uno de vuestros principales inversores a través del fondo PROfounders Capital -del que es socio-. Una parte fundamental para que nazca y se desarrolle una startup son los inversores. Además de financiaros, que es lo principal, ¿qué relación de trabajo mantenéis con vuestros inversores?

BN. Es muy importante elegir un inversor que aporte mucho más que sólo el dinero y nosotros hemos ido muy afortunados. El primero fue Johann Hansmann, que es un business angel austriaco y que también vivía en España cuando estábamos en Madrid; fuimos su primer investment en empresas de Internet y actualmente tiene un portfolio de más de veinte empresas. Luego invirtió Martin Varsavsky, que es una persona muy importante para nosotros y que tiene muy buen olfato para los negocios. Martin nos ha aportado muchísimo valor porque tiene muchos contactos, es muy respetado por toda la industria de Internet, y la verdad es que es muy buena señal si Martin invierte en tu empresa ya que eso abre puertas. El día a día también es un give and take y cuando Martin puede le hago algunas preguntas sobre recursos humanos, sobre cómo manejaría una determinada situación y él simplemente por su experiencia te ayuda a resolver los problemas. En el caso de PROfounders Capital, y más concretamente refiriéndonos a Brent Hoberman, Brent ha visto muchas cosas ya que ha hecho una OPA con su empresa, por ejemplo, y conoce a todo el mundo aquí en Londres. Por ahora nosotros tenemos todavía todo el manejo de la empresa, pero lo hacemos siempre con el asesoramiento de nuestros inversores; ya no es tanto quién tiene X porcentaje de la empresa y quién decide qué contrato es bueno o malo, sino que nosotros intentamos siempre que gane la mejor idea llegando a un consenso y eso funciona muy bien.

 “En Londres está el núcleo de la industria de Internet en Europa. Aquí tenemos la oportunidad de contratar a profesionales que tienen muchos años de experiencia en desarrollo de páginas web, aplicaciones móviles y experiencia de usuario”.

Tb. Supongo que cuantos más inversores haya en la empresa, más presión tenéis por su parte para llegar al break even u obtener beneficios. Busuu se basa en un modelo freemium en el que ofrecéis herramientas y unidades didácticas gratuitas para todos los idiomas que ofertáis y,  obtenéis ingresos, principalmente, a través de suscripciones premium o mediante inserciones publicitarias. ¿Cómo van las finanzas de Busuu?

BN. Todavía hoy seguimos invirtiendo. Esperamos doblar las ventas de 2012 este año y probablemente en 2014 ya seamos rentables. Por supuesto que tenemos que tener un negocio viable y estable porque yo creo que ha habido muchas empresas de Internet que han tenido un gran éxito en número de usuarios, pero ningún modelo de negocio y por ello se han acabado. Obviamente nosotros lo que queremos es crear una empresa normal que sea capaz de pagar sus facturas y generar beneficios. Ahora tenemos muchos usuarios que lo utilizan de manera gratuita, pero también esta esa parte que paga. La clave es que si el servicio es bueno, el usuario aprende un idioma y ve que tiene un sentido,  está dispuesto a pagar. Para que te hagas una idea, hicimos hace tiempo una encuesta en España y como resultado salió que una persona se gasta de media casi 1.000 euros en el aprendizaje de idiomas a lo largo de su vida. Todavía hoy hay muchísima gente que va a las librerías y se gasta una fortuna en libros mientras que si se suscriben a una cuenta premium en Busuu, que supone entre 5 y 6 euros al mes, que en definitiva es lo que cuesta una copa, estamos convencidos de que habrá cada vez más usuarios dispuestos a pagar si les hacemos ver que realmente aprenden idiomas con Busuu y aportamos un valor añadido.

Tb. ¿Cuáles son vuestros siguientes pasos a nivel estratégico y de desarrollo de negocio?  ¿A qué retos os enfrentáis?

BN. Ahora mismo estamos creciendo mucho y muy rápido, sobre todo en países emergentes como Turquía, Colombia, Brasil,  pero todavía también en España e Inglaterra. El mercado de aprendizaje de idiomas es muy grande, hay 1.000 millones de personas que están aprendiendo inglés, por ejemplo, y sigue creciendo puesto que cada vez la gente es más consciente del impacto que supone aprender nuevos idiomas en su vida cotidiana y hay un uso progresivo y generalizado de los dispositivos portátiles con acceso a Internet para ello. Por ejemplo, un taxista de Río de Janeiro sabe perfectamente que si mejora su inglés tendrá más clientes durante las Olimpiadas y la Copa del Mundo. Nosotros, como plataforma, tenemos un buen producto pero podemos hacer muchísimo más. Estamos cambiando muchas cosas en nuestra empresa; ahora mismo estamos trabajando en un rediseño completo que vamos a lanzar en un par de meses, estamos poniendo mucho focus en las unidades didácticas para tener nuevo material audiovisual y, por último, el equipo está llevando a cabo un proyecto sobre inteligencia de aprendizaje. Con la Inteligencia Artificial  intentamos que el proceso de aprendizaje sea más fácil y más inteligente ya que hoy en día si te compras un libro de inglés en una librería es igual para todo el mundo y no existe un seguimiento; y la educación no debería ser así, la educación debería ser completamente basada en las necesidades y las capacidades de cualquier persona. Yo, por ejemplo, siempre hago los mismos errores con mi español y, en cambio, si tengo un programa que detecta mis debilidades y las mejora me iría mucho mejor. Nuestro sueño es revolucionar el aprendizaje de idiomas para que sea más motivador, más inteligente y fácil.

Tb. Contáis con 35 millones de usuarios y ofertáis 12 idiomas diferentes. ¿Cuál es el secreto de Busuu para implementar todo el sistema e-learning y desarrollar todo el material didáctico para cada lengua?

BN. Nosotros tenemos un concepto muy audiovisual que es el de aprender nuevo vocabulario a través de imágenes. Yo te muestro una foto de un perro y te digo que se dice hund en alemán pero también utilizo este recurso para aprender cómo se dice en inglés. En gramática obviamente es diferente, en eso estamos trabajando ahora mismo; contamos con expertos en los idiomas más importantes y que mucha gente quiere aprender  -inglés, alemán o español, entre otros- y ahí estamos desarrollando más explicaciones para que los usuarios puedan aprender más.  Por último, en nuestro equipo hay expertos en cursos de idiomas para cada una de las lenguas que ofrecemos y ellos son los que desarrollan todo el material didáctico.

Tb. En base a tu experiencia en la industria del e-learning y teniendo en cuenta a la velocidad con la que se están implantando los productos online en el campo de la enseñanza, ¿crees que en algún momento la figura del profesor desaparecerá o irá cediendo protagonismo a las “máquinas”?

BN. Yo creo que el sistema educativo va a cambiar porque que un profesor tenga delante de sí a 30, 50 o 100 alumnos es un concepto de enseñanza que viene de cuando se inventaron las universidades. El papel del profesor yo creo que evolucionará y pasará de ser la única fuente de conocimiento a la de un asesor; es decir, a alguien que también está supervisando en qué punto está un alumno durante el proceso de aprendizaje porque hasta el mejor profesor del mundo no se va a acordar exactamente qué vocabulario le falta a un alumno, por ejemplo, y eso se puede hacer sólo con tecnología o una máquina que está grabando todo el historial de aprendizaje. De todas formas, los profesores van a ser siempre muy importantes y muchos ya están incorporando las nuevas tecnologías  a sus métodos de enseñanza porque eso no se puede parar. Por otro lado, el aprendizaje ya no se da exclusivamente en el aula. El e-learning va a permitir al usuario no tener que estar permanentemente en el aula sino que mientras va en transporte, está en casa, etc, puede estar aprendiendo y estudiando. No es que de 3 a 5pm tiene que aprender inglés, sino que lo pueda hacer en el momento mejor le convenga.

Tb. En TICbeat estamos entrevistando en Londres a algunas de las startups que habéis nacido en España y que habéis dado un paso al frente para hacer crecer la empresa desde aquí. ¿Qué recuerdo guardas del inicio de Busuu en Madrid? ¿Crees que España puede ser un país interesante y de referencia para que se instalen empresas tecnológicas de cualquier parte del mundo?

BN. Nosotros tenemos recuerdos buenísimos de España y ya sólo mirando a la ventana, como sabes, en España el tiempo es muchísimos mejor (risas). Yo tengo mucha esperanza en España e incluso a nivel personal me imagino perfectamente volver, quizá para empezar de nuevo con otra empresa y vivir allí.  Es un país que está pasando malos momentos pero se tiene que intentar aprender de esos problemas. Sé también que hay muchos españoles que se están yendo e intentando buscar trabajo en otros países, pero creo que va a ayudar mucho el hecho de que todos los españoles que se han ido y que quizá vuelvan en un futuro van a llevar mucho talento y nuevos conocimientos y eso va a suponer un buen empuje y va a mejorar muchísimo la manera de cómo se trabaja en España. Claro, que aún hay que luchar por mejorar.

TB. Many thanks / Merci / Danke / Gracias Bernhard. ¡In bocca al lupo!

Sobre el autor de este artículo

Juan Calleja

Juan Calleja es periodista. Ha sido redactor jefe en la Fundación porCausa y fue director y cofundador de Babylon Magazine, revista internacional en inglés y en español sobre la actualidad de la cultura hispánica. Es impulsor de Los desmanes del fútbol, proyecto ganador del ‘II Taller de Periodismo de Datos’ organizado por Medialab-Prado. En 2007 ganó el Premio Joven de Comunicación de la UCM por la revista Babel.